Ir al contenido principal

El Balance.

Empecé a esforzarme acomodando mi sonrisa, de tanta dicha que tenía no me cabía en la cara, desdibujaba mis gestos, no debía incomodarme pero lo hacía, lo mas racional era ajustarla en su medida normal. 
Hice varios intentos, incluso le ayude con mis manos, pero los Ja ja ja ja´s salían a borbotones, la risa se apoderó de mi rostro.

Traté de encontrar la razón a tanta felicidad, el éxtasis no me dejaba concentrarme, solo sabía con seguridad que eran mas las desventajas, que las ventajas para estar triste, que para ser feliz. Pero, ahí estaba una sonrisa que no me cabía en la cara, no podía hacer nada para alejarla, me parecía al bobo del pueblo riendo, riendo sin saber porqué, ni pudiendo parar de reír

No se después, porque me fui sintiendo culpable. La risa se tornó nerviosa, tanta alegría no es normal sin justa causa y mucho menos en los humanos enseñados a espantar la dicha a patadas. Algo de ella los incomoda, cuando se ven así sienten envidia de si mismos. Es como ganarnos la lotería y que nos de miedo ir a cobrarla; por eso dicen que la risa es remedio infalible, porque saben que estamos enfermos.

De todas maneras lo mejor fue hacer un balance, de pronto ahí estaban las claves de la felicidad. Debe haber un motivo para que una carcajada aparezca así no mas, de pronto es un 'flash dance' tardío como lo llaman o como dice el refrán: "El que ríe solo de sus picardías se acuerda"; lo malo era que no recordaba ninguna.

Primero que todo no soy rico ni millonario, tengo mucho dinero pero para conseguir, y si lo fuera y lo tuviera, eso no es suficiente para ser feliz.
Segundo, aunque el amor esta ahí, unas veces activo otras en 'stand by'... yo quiero más porque de ello soy muy ambicioso.
Tercero, la salud no es la mejor, los años no vienen solos y los achaques hacen mella; estoy en la edad del cóndor: Con dolor aquí... con dolor allá...
Cuarto, las deudas están a montones, desde que se adquieren embargan por anticipado la tranquilidad. Los recibos, las letras junto a los acreedores no dan espera y acosan mas que un parto provocado.
Quinto, ¡No hay Quinto malo como dice el dicho! y ese punto es la realidad, el que pone los pies en la tierra ¡Soy Humano! imperfecto hasta los tuétanos y en esto de reír nos diferenciamos de los animales, pero nos duele ser felices. Si nos sabemos alegres debe ser porque en algo somos culpables y algún delito hemos cometido, el mismo destino y sus implacables leyes nos castigan por eso. 
Desde un principio nos sentenciaron a ganarnos el pan con el sudor de la frente y a parir la alegría con dolor... Lo mejor es seguir haciéndonos los tontos cuando una sonrisa cubra EL rostro, no vaya a ser que nos cobren por ventanilla tantos Ja ja ja ja´s.

Definitivamente tenemos que aprender a vivir con aquella filosofía de Garrick (famoso actor de Inglaterra) y es que en esta vida es mejor Reír Llorando para curarnos en salud y que la garúa de las espontáneas alegrías nos coja siempre confesados.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …