Ir al contenido principal

El inventario


Una zozobra que no puedo con ella, pesa más que mi conciencia. El Sol entra por la ventana como pintando las baldosas, pero tengo frío. Al frente mío hay un reloj que no marca las horas, se canso de seguir el juego al tiempo, no quiere mas ser su juez y su verdugo.
Las mismas paredes me miran o mas bien yo las miro, no me dicen nada, son mudas, pero yo siento que me hablan, como me hablan estas malditas ganas de todo y de nada. Dualidad dicen algunos que se llama, otros la llaman incertidumbre, los mas cultos angustia existencial, los soñadores desilusión, los poetas desencanto,  yo las bautizo: ¡Fracaso! 

El inventario de mis posesiones me caben en los bolsillos... Son mis manos cuando las meto dentro de ellos a reblujar lo que está perdido. 

Hay algo que aún está en mi memoria, un deseo que asesinó el presente porque no quiso que el futuro lo vistiera de gala.

Alguien alguna vez me dijo con desprecio: -Las palabras no tienen dueño ¿A quién les pertenecen? ¿quién puede decir que son mías? ¿Será Shakespeare, Cervantes, Victor Hugo, Dante, Neruda, Ruben Dario,  Benedetti sus amos? ¡Mentira! Ellos sólo han sido unos sirvientes del lenguaje, el Idioma se las ha prestad, no son propiedad privada de nadie, las palabras están ahí, las tomas o las dejas, son como la felicidad o la miseria, son opcionales-
Lo que sí hacen los elegidos essellarlas, darles una marca especial como a los esclavos, distinguirlas de las otras porque las acompañan mejor, hacenn de ellas buenos compañeros de viaje aunque el camino esté  empedrado. 
Las palabras son como la vida, ni siendo tuya te pertenece; las palabras y la vida son las únicas posesiones que se resisten a las cadenas, si las encierras o las callas se vuelan por las rendijas y hablan hasta por los codos; ni la luz, ni la sombras las detienen, trasforman la materia a través de la mente en sueños y libertad.

Pero yo no quería hablar de las palabras y mucho menos de sus latidos aunque sean inevitables. 
Cuando uno habla de ellas se enreda con los cables como dice una amiga mía. Yo lo que quería era renegar de este momento, de decir algo con ironía, con ira; de gritar mi inconformidad, de hacer un inventario con mis checheres, de lo que me rodea; como por ejemplo de éstos muebles: Son seis estilo Ingles de madera en puro guayacán, forrados sus asientos en tela con dibujos de arabescos, pintados con laca China y que yo con mis propias manos taponé en barniz. Rodean uniformemente una mesa circular del mismo material y tiene en el centro una bandeja tallada en plata...
Hoy los echaré al fuego junto al bufete y todo lo demás, incluso con lo que tengo en los bolsillos y aquél cansado reloj que no marca las horas... Haré candela con mi inventario.

Comentarios

  1. De ti escuche las más bellas palabras, contigo escuche el latido de mi corazón, soñar, vivir, pensar, algún día guardare en mis bolsillos tus palabras, tus besos para que cuando hagan candela conmigo sigas conmigo.....

    Una vez Más ..... si, algún Día.

    ResponderEliminar
  2. Tus manos son como el río que fluye
    son tus manos agua mansa
    acariciando la arena...

    Tus manos son como el ave que vuela
    son tus manos gacela
    y una caricia avanza
    recorriendo las nubes.
    ...

    (No me sé el final)

    ResponderEliminar
  3. Silencios : Guardalos ya en tus bolsillos para que siempre te acompañen y los puedas sacar cada vez que los desees...¡ yá !

    ResponderEliminar
  4. Sonrisa triste
    "Imagino"
    Mirar de fuego
    Voz pausada
    Sueños de fantasía
    Baile con la poesía
    Palabras escondidas
    Rabia contenida
    .............

    ResponderEliminar
  5. Acuérdate que por lo menos los muebles son míos jaja y cuidado que el que juega con candela se puede quemar...
    besitos de bambi.

    ResponderEliminar
  6. Edmicara :Son tuyos , esos no los quemo jajajajaja , Besos para ti Gaviota !!

    ResponderEliminar
  7. Que buen desahogo, debería copiarte, si otro día pretendes hacer una fogata, avísame para vaciar mis bolsillos juntos contigo.
    Me encantó leerte, buena prosa, excelente el abrir de la mochila que a veces nos corva las espaldas. Verdad o ficción entró por mis ojos para quedarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Freya Hodar Nistal , la mas bella y grande poeta Chilena , que gran honor que hoy tu Cielo Claro ilumine este lugar .Esta fogata que ardió te envió mis señales de humo . ¡ Un abrazo enorme y sentido !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…