Ir al contenido principal

El inventario


Una zozobra que no puedo con ella, pesa más que mi conciencia. El Sol entra por la ventana como pintando las baldosas, pero tengo frío. Al frente mío hay un reloj que no marca las horas, se canso de seguir el juego al tiempo, no quiere mas ser su juez y su verdugo.
Las mismas paredes me miran o mas bien yo las miro, no me dicen nada, son mudas, pero yo siento que me hablan, como me hablan estas malditas ganas de todo y de nada. Dualidad dicen algunos que se llama, otros la llaman incertidumbre, los mas cultos angustia existencial, los soñadores desilusión, los poetas desencanto,  yo las bautizo: ¡Fracaso! 

El inventario de mis posesiones me caben en los bolsillos... Son mis manos cuando las meto dentro de ellos a reblujar lo que está perdido. 

Hay algo que aún está en mi memoria, un deseo que asesinó el presente porque no quiso que el futuro lo vistiera de gala.

Alguien alguna vez me dijo con desprecio: -Las palabras no tienen dueño ¿A quién les pertenecen? ¿quién puede decir que son mías? ¿Será Shakespeare, Cervantes, Victor Hugo, Dante, Neruda, Ruben Dario,  Benedetti sus amos? ¡Mentira! Ellos sólo han sido unos sirvientes del lenguaje, el Idioma se las ha prestad, no son propiedad privada de nadie, las palabras están ahí, las tomas o las dejas, son como la felicidad o la miseria, son opcionales-
Lo que sí hacen los elegidos essellarlas, darles una marca especial como a los esclavos, distinguirlas de las otras porque las acompañan mejor, hacenn de ellas buenos compañeros de viaje aunque el camino esté  empedrado. 
Las palabras son como la vida, ni siendo tuya te pertenece; las palabras y la vida son las únicas posesiones que se resisten a las cadenas, si las encierras o las callas se vuelan por las rendijas y hablan hasta por los codos; ni la luz, ni la sombras las detienen, trasforman la materia a través de la mente en sueños y libertad.

Pero yo no quería hablar de las palabras y mucho menos de sus latidos aunque sean inevitables. 
Cuando uno habla de ellas se enreda con los cables como dice una amiga mía. Yo lo que quería era renegar de este momento, de decir algo con ironía, con ira; de gritar mi inconformidad, de hacer un inventario con mis checheres, de lo que me rodea; como por ejemplo de éstos muebles: Son seis estilo Ingles de madera en puro guayacán, forrados sus asientos en tela con dibujos de arabescos, pintados con laca China y que yo con mis propias manos taponé en barniz. Rodean uniformemente una mesa circular del mismo material y tiene en el centro una bandeja tallada en plata...
Hoy los echaré al fuego junto al bufete y todo lo demás, incluso con lo que tengo en los bolsillos y aquél cansado reloj que no marca las horas... Haré candela con mi inventario.

Comentarios

  1. De ti escuche las más bellas palabras, contigo escuche el latido de mi corazón, soñar, vivir, pensar, algún día guardare en mis bolsillos tus palabras, tus besos para que cuando hagan candela conmigo sigas conmigo.....

    Una vez Más ..... si, algún Día.

    ResponderEliminar
  2. Tus manos son como el río que fluye
    son tus manos agua mansa
    acariciando la arena...

    Tus manos son como el ave que vuela
    son tus manos gacela
    y una caricia avanza
    recorriendo las nubes.
    ...

    (No me sé el final)

    ResponderEliminar
  3. Silencios : Guardalos ya en tus bolsillos para que siempre te acompañen y los puedas sacar cada vez que los desees...¡ yá !

    ResponderEliminar
  4. Sonrisa triste
    "Imagino"
    Mirar de fuego
    Voz pausada
    Sueños de fantasía
    Baile con la poesía
    Palabras escondidas
    Rabia contenida
    .............

    ResponderEliminar
  5. Acuérdate que por lo menos los muebles son míos jaja y cuidado que el que juega con candela se puede quemar...
    besitos de bambi.

    ResponderEliminar
  6. Edmicara :Son tuyos , esos no los quemo jajajajaja , Besos para ti Gaviota !!

    ResponderEliminar
  7. Que buen desahogo, debería copiarte, si otro día pretendes hacer una fogata, avísame para vaciar mis bolsillos juntos contigo.
    Me encantó leerte, buena prosa, excelente el abrir de la mochila que a veces nos corva las espaldas. Verdad o ficción entró por mis ojos para quedarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Freya Hodar Nistal , la mas bella y grande poeta Chilena , que gran honor que hoy tu Cielo Claro ilumine este lugar .Esta fogata que ardió te envió mis señales de humo . ¡ Un abrazo enorme y sentido !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …