Ir al contenido principal

¡Me muero por besarte!


Todo era un misterio, desde el primer momento en que se llegaba y se abrían las puertas, un halo sosegado envolvía el ambiente, tocando en claroscuro cada rincón de la casa. Su luz intimista evocaba un fondo de un cuadro de Rembrandt, la esencialidad expresiva no necesitaba que los humanos la habitaran. El tragaluz y las sombras era el sello característico de la vivienda. Un olor a lavanda y pino silvestre, caduco y reprimido se aspiraba al entrar, tosigando levemente la garganta de partículas en polvo doradas, trasmutadas por el tiempo en un raro sabor a menta.

No eran común las visitas y menos de extraños que nada tenían que ver con su pasado. Por eso el enigma habitaba cabalmente como dueño absoluto de aquél lugar, los silencios eran su voz y los sonidos de la naturaleza al clarear el alba, sus cantos. En la noche,  los arrullos invitaban al letargo de lo incierto.
Dos amantes anónimos de la Internet se habían citado allí, debían cumplir una promesa hecha en la Red que registro la Web.Lo virtual iba camino a lo real...

Él, llegó primero, sus pies se habían tragado los kilómetros de la distancia, se le notaba la ansiedad a pesar de la aparente calma. 
Lo miro todo: un reloj jawaco que parecía no marcar el tiempo, el segundero tan lento como pasos de tortuga; un candelabro en lágrimas de Bacarat de luz tenue y perpetua... un soplo del viento que se colaba por las celosías de las ventanas limpiando de impurezas todo a su paso. 
Se detuvo en las escaleras de caracol, apoyando una de sus manos en el pomo del barandal, alzó su mirada queriendo alcanzar con ella, la entrada al cuarto principal con su alcoba labrada en madera de laurel negro, que según se cree, talló entrecruzada un antiguo dios del amor...

-¡Toc... toc... toc ...!-

Fueron tres toques que le devolvieron de la curiosidad a la realidad que llegaba. Aceleraron los latidos de su corazón que cabalgaba a la puerta que dejó entreabierta; volteó la mirada como de espanto y con su cuerpo dio dos, tres pasos, deteniéndose sin dejar de mirar fijamente la linea que lo separaba de la gloria...

Ella empujó suavemente la puerta que se fue abriendo lentamente como telón nuevo de una opera prima; asomó tímidamente la cabeza y una sonrisa nerviosa se dibujo en su rostro. Empezó a caminar la ya poca distancia que los separaba, el piso de carrara parecía de algodón, los pies le temblaban; y a él, que quieto, estoico e integro como una estatua estaba, también le temblaban pero las rodillas.

Frente a frente se quedaron mudos, ninguno de los dos se atrevía a romper la virginidad del silencio, éste era más elocuente que las palabras, no dejaban de mirarse... Ella, de uno de sus ojos le lanzó una estrella y él la recibió en los suyos con una lágrima...

-¡Me Muero por Besarte!- dijeron los dos a una sola voz, como una comunión cuando el silencio accedió a copular su misterio.

Comentarios

  1. Por abrazarte, por sentirte,por amarte,por agarrarte, por... por... por Besarte

    ResponderEliminar
  2. "por una mirada ,un mundo
    por una sonrisa un cielo,
    por un beso ....yo no sé
    que te diera por un beso !!"
    ( G. A. Becker ).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …