Vistas a la página totales

lunes, 4 de mayo de 2009

Uno dos tres... un dos tres... un dos tres...


Hay silencios que son elocuentes,
Que no callan, y cuando hablan
Dibujan en la mente siluetas de pecado. 
Sus voces son una orden,
Sus palabras bendición o condena.

Eslabones de pétalos en cadenas de flores
Aprietan, ahogan, dan respiración boca a boca al besar.
Tiempo de vals danzan en el salón... 
Uno dos tres... un dos tres... un dos tres...

Cuando La Mar busca la calma
Se oculta en unos ojos, 
El abrazo de su mirada
Duerme sus furias. 
De azul se pintan
Las verdes esperanzas, 
Del dorado de sus cabellos
Los caminos del destino.

El Sol que se cobija en el horizonte
pide permiso para hacerse noche.
El Silencio es mujer y una es la dueña 
Lo sabe la Luna, ella es su cómplice...
Uno dos tres... un dos tres... un dos tres...

Dicen que lo más parecido a Dios 
Es el Silencio porque es su esencia.
Entonces pregunto:
¿Amarte con adoración como lo hago será pecado? 
Sí es así ¡debo ser castigado!: 
Dame un desdén silencioso
como cadena perpetua, 
De las azules aguas
De La Mar en tus ojos
Desata la furia en calma
Ahoga la pasión y el deseo
Y, a este amor... 
¡Dile al Sol que lo sepulte en el horizonte! 
La noche no dirá nada
Y la Luna como siempre... 
Será su cómplice... 

Uno dos tres... un dos tres... un dos tres...

2 comentarios:

  1. Si pudiera bailar eternamente agarrada a la esquinita de la Luna....
    Si pudiera bailar en silencio mientras despiertas .....
    Si pudiera..... Si pudiera solo por un segundo ....

    Te Quiero Mi Poeta .....

    ResponderEliminar