Ir al contenido principal

La falta que me haces...


La falta que me haces,
Hace que mi ser crezca diferente,
Que vaya dando tumbos contra el viento,
Más despacio aún,
Contra la corriente.

La falta que me haces
No tiene nombre, errante es.
Enjambre, hambre, voto.

Todo me reta:
El sueño que no quiere dormir
La sonrisa que se perdió de mis labios
El sol que se esconde cuando lo necesito,
Hasta la luna que se burla de mí.

Todo me reta:
La mirada de aquél gallo púrpura
Que pintó doña Juana en su figurita de cerámica.
El silencio repetido en la garganta del poeta,
Está olla de presión que pita como un tren que llega,
El grito del majadero asustando su propio eco.

¡Todo, todo me reta por la falta que me haces!
Esta presión que estalla contra está olla,
Ese tren que conmigo no marcha,
Este grito que canta más que el gallo,
La cerámica que volví pedazos,
La garganta que se ahoga porque se tragó al poeta,
La mirada de doña Juana que llora
Cuando este majadero le repite al eco:
La falta que me haces...

Comentarios

  1. Te voy a dejar un poema que me gusta amiguis.
    ahora tendre que aprender
    a vivir sola.
    pues este silencio se prolonga
    y ya se esta acabando la primavera
    el verano caliente lo calcina.

    y yo esperando aqui en la esquina
    en la cama mi amor donde compartiamos
    sigo clavada aqui como un castigo
    mientras a fuera llueve a cantaros.

    parece que nos quiere ahogar la lluvia
    los bramidos de la noche encapotada
    razgan el silencio y me asustan
    y quedo como una piedra callada.

    oyendo a los grillos cantar en la noche
    y las ranas dispuestas a seguirlos
    aqui en resumidas cuentas
    no hay nada,nadie
    solo yo y el reflejo de tu ausencia.

    ResponderEliminar
  2. "Todo me reta a mi :
    El sueño que no quiere dormir
    la sonrisa que se perdió de mis labios
    el sol que se esconde cuando lo necesito ....
    hasta la luna que se burla de mi"

    Casi me haces llorar, Poeta ..
    te quiero muito

    ResponderEliminar
  3. Vuelo de hada : hermoso y sentido el poema que hoy me compartes .¡ un beso mi bambi
    Silencios : mejor que no lloraste , me hubieras hecho sentir culpable de tus lagrimas , M2BSQJTF.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. A tanta ausencia... Otra, más grande -si cabe- por la tintura de rendición:

    AHORA...
    Que se han calmado los ladridos
    De los perros
    Que se ha quedado todo alrededor
    Helado
    Me encierro y me entierro

    Entre sábanas de camuflaje
    A pocas horas de la luz
    dejando que mi cuerpo se amortaje
    y lo descubras, así, tú.

    Ahora...
    Que me veo vertida en magia
    A punto de salir de tu sombrero
    La maquinaria late y presagia
    tus manos breves de aventurero

    Ahora...
    Que adormece el sueño
    Que me quiere imperar una epilepsia
    Echo mano de tus ojos de diseño
    Para verme en una caja
    Allá, en la Iglesia

    Esperando, solamente, tu presencia
    delante del ataúd inerte.
    Y tu forma de mostrarte a la evidencia,
    Ante el hecho -cierto- de mi muerte.

    Ahora...
    Que he decidido irme,
    Te imagino amasando mis flores.
    Habré de esperar que el monstruo
    Confirme mi intuición
    Y vea que me decores

    Con ellas, con sus olores
    Habré de esperar
    Cada aniversario
    Para verte aparecer
    Por los rincones
    Haciendo honor...
    Al calendario

    (Jam)

    ResponderEliminar
  7. JAM : ¡ MIS APLAUSOS ! MIS VENIAS A TUS VERSOS ! ¡ MIS BESOS PARA TI !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …