Ir al contenido principal

¿Qué es el amor?


Hay quienes hablan del amor  como si fueran los dueños, casi por lo regular son los que del amor menos saben. La mayoría se desbarata en explicaciones cantinflescas, llenan textos enteros de estupideces, filosofías baratas de interpretaciones superfluas, psicologías extensas en un sin fin de palabras huecas que solo revuelcan la mente. 

Otros, más osados, proponen guías con pasos enumerados a seguir, estos gurús pretenden que siguiendo cada etapa, las huellas del amor vuelven a retroceder. Planifican de tal forma sus recetas que hacen creer al ingenuo que la verdadera sazón está en ellas. Se les abona su buena intención, su granito de arena, pero les falta individualizar.
El amor como la verdad no tiene una respuesta en general y nadie aún ha inventado la panacea en la que todos estemos de común acuerdo. De pronto hubo un tal Jesús que nos explicaba con las palabras exactas, las correctas, las precisas la esencia divina del amor pero lo callamos ¡Y de qué manera!

Los poetas hacen vanos intentos en lograrlo, se desviven en frases de sumo intelecto donde la inspiración acomoda las palabras en reglas métricas, de ritmo y tono, rima y asonancias; hasta en versos libres tratan de enmarcar en letras de oro que es el amor. Cabalgan en versos, alas y galopes golpean en sus sonetos, risas a sus coplas, llantos en los poemas. Unos se lucen más que otros porque hacen de una metáfora un mundo nuevo, escarcean una idea tejiendo la trama como un bordado en una red de sirenas, aquellas mismas que cosen con sus cantos. Pero el amor sigue ahí esperando como un pasajero que lo recoja el tren que no ha de llegar.

Los escritores inventan sus novelitas, unas se quedan clavadas en la memoria y suenan muchas veces como los clavos de Cristo en los suspiros de los amantes furtivos, otras se arraigan en las raíces como un ejemplo a seguir, emulando su tatuaje de alma, son muy bonitas no se puede negar, pero el amor sigue ahí, esperando, esperando a través de los siglos.

Y ni que decir de la religión, ¡Esa si que ha sido la asesina del amor! ¡Mejor ni hablemos! 
Todas en sus santos relatos lo han esclavizado y han hecho de la mujer un objeto y del hombre un pobre pelagatos, asaltador de coronas, rey embustero o en último caso un pobre plebeyo que tiene que matar a medio mundo para lograr su objetivo y después termina durmiendo con sus concubinas.

¿Qué es el Amor?... ¡Yo no sé la respuesta para un común! sólo sé que hay un libro, un libro que habla del verdadero amor y ese libro es el que haces tú, el que tú escribes a diario; no se encuentra en guías, catálogos, librerías o estanterías. 
Es el libro de tu amor, de como  lo vives; nadie te lo enseña,  a sus hojas en blanco tú le escribes las letras, lo llenas de colores o de lágrimas; en ese libro está tu respuesta, no en el libro de los demás. 
El amor se vive como cada cuál lo entiende, lo siente; equivocado o acertado tenemos ese derecho de vivirlo, el amor se aprende del amor.
Nuestro libro del amor tiene lo que yo quiero leer, no tendrá tu respuesta pero en él encuentro la mía.

Mi historia de Amor no será como la de Romeo y Julieta (título machista, debería ser primero por educación, galantería y respeto: Julieta y Romeo),  Beatriz y Dante, Fermina y Florentino, Eva y Hitler, Saba y Salomón, Narciso y su Reflejo, Ana Bolena y Enrique VIII, Eurídice y Orfeo, Cleopatra entre dos como un sandwich, Los amantes de Teruel... 
No será así mi historia de Amor, pero si sé que la de aquella, la de aquél, la tuya y la mía son dignas de respeto y deben ser valientes, no hay espacio para el amor cobarde; el amor cobarde es una farsa que se disfraza de amor.

Comentarios

  1. Es la excusa perfecta para vivir.
    Es una palabra que persigue un sueño.
    Es un sueño lleno de vida.
    Es aliento.
    El mejor invento.

    ResponderEliminar
  2. Cariño el Amor es vida, es muerte, es un fruto, es la constancia, la verdad, la fuerza, el dolor, es .........
    Mi historia de amor, es un sueño, es la realidad del día, es .... bueno es Amor.

    M4BQJTF

    ResponderEliminar
  3. El amor es ....
    El amor es como la Santa Trinidad , ( Padre , Hijo , Espirítu Santo , tres seres distintos y un solo Dios verdadero ).
    El amor son muchas respuestas en una sola verdadera .
    El amor es la respuesta .
    El amor es ....
    El amor es ....

    ResponderEliminar
  4. Vaya, yo si que no tengo claro qué es.
    Me atrevo a decir, quizás se trate de una luz que ilumine el camino. Es activa porque se regala, y es pasiva porque se recibe amablemente. Es una actitud, es una sensibilidad, qué sé yo... mañana lo diré más rotundamente.
    Un abrazo Néstor.

    ResponderEliminar
  5. Ursus Polaris ,un abrazo mejor ,jajajaja !!

    ResponderEliminar
  6. Dejemos de intentar definirlo. Hablemos mejor de amar...

    ResponderEliminar
  7. El amorrrrrrrrrrrrrrrr ay Dios que cosa mas maravillosa.
    besitos amiguis y ay el amorrrrrrrr

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …