Ir al contenido principal

¿Qué es el amor?


Hay quienes hablan del amor  como si fueran los dueños, casi por lo regular son los que del amor menos saben. La mayoría se desbarata en explicaciones cantinflescas, llenan textos enteros de estupideces, filosofías baratas de interpretaciones superfluas, psicologías extensas en un sin fin de palabras huecas que solo revuelcan la mente. 

Otros, más osados, proponen guías con pasos enumerados a seguir, estos gurús pretenden que siguiendo cada etapa, las huellas del amor vuelven a retroceder. Planifican de tal forma sus recetas que hacen creer al ingenuo que la verdadera sazón está en ellas. Se les abona su buena intención, su granito de arena, pero les falta individualizar.
El amor como la verdad no tiene una respuesta en general y nadie aún ha inventado la panacea en la que todos estemos de común acuerdo. De pronto hubo un tal Jesús que nos explicaba con las palabras exactas, las correctas, las precisas la esencia divina del amor pero lo callamos ¡Y de qué manera!

Los poetas hacen vanos intentos en lograrlo, se desviven en frases de sumo intelecto donde la inspiración acomoda las palabras en reglas métricas, de ritmo y tono, rima y asonancias; hasta en versos libres tratan de enmarcar en letras de oro que es el amor. Cabalgan en versos, alas y galopes golpean en sus sonetos, risas a sus coplas, llantos en los poemas. Unos se lucen más que otros porque hacen de una metáfora un mundo nuevo, escarcean una idea tejiendo la trama como un bordado en una red de sirenas, aquellas mismas que cosen con sus cantos. Pero el amor sigue ahí esperando como un pasajero que lo recoja el tren que no ha de llegar.

Los escritores inventan sus novelitas, unas se quedan clavadas en la memoria y suenan muchas veces como los clavos de Cristo en los suspiros de los amantes furtivos, otras se arraigan en las raíces como un ejemplo a seguir, emulando su tatuaje de alma, son muy bonitas no se puede negar, pero el amor sigue ahí, esperando, esperando a través de los siglos.

Y ni que decir de la religión, ¡Esa si que ha sido la asesina del amor! ¡Mejor ni hablemos! 
Todas en sus santos relatos lo han esclavizado y han hecho de la mujer un objeto y del hombre un pobre pelagatos, asaltador de coronas, rey embustero o en último caso un pobre plebeyo que tiene que matar a medio mundo para lograr su objetivo y después termina durmiendo con sus concubinas.

¿Qué es el Amor?... ¡Yo no sé la respuesta para un común! sólo sé que hay un libro, un libro que habla del verdadero amor y ese libro es el que haces tú, el que tú escribes a diario; no se encuentra en guías, catálogos, librerías o estanterías. 
Es el libro de tu amor, de como  lo vives; nadie te lo enseña,  a sus hojas en blanco tú le escribes las letras, lo llenas de colores o de lágrimas; en ese libro está tu respuesta, no en el libro de los demás. 
El amor se vive como cada cuál lo entiende, lo siente; equivocado o acertado tenemos ese derecho de vivirlo, el amor se aprende del amor.
Nuestro libro del amor tiene lo que yo quiero leer, no tendrá tu respuesta pero en él encuentro la mía.

Mi historia de Amor no será como la de Romeo y Julieta (título machista, debería ser primero por educación, galantería y respeto: Julieta y Romeo),  Beatriz y Dante, Fermina y Florentino, Eva y Hitler, Saba y Salomón, Narciso y su Reflejo, Ana Bolena y Enrique VIII, Eurídice y Orfeo, Cleopatra entre dos como un sandwich, Los amantes de Teruel... 
No será así mi historia de Amor, pero si sé que la de aquella, la de aquél, la tuya y la mía son dignas de respeto y deben ser valientes, no hay espacio para el amor cobarde; el amor cobarde es una farsa que se disfraza de amor.

Comentarios

  1. Es la excusa perfecta para vivir.
    Es una palabra que persigue un sueño.
    Es un sueño lleno de vida.
    Es aliento.
    El mejor invento.

    ResponderEliminar
  2. Cariño el Amor es vida, es muerte, es un fruto, es la constancia, la verdad, la fuerza, el dolor, es .........
    Mi historia de amor, es un sueño, es la realidad del día, es .... bueno es Amor.

    M4BQJTF

    ResponderEliminar
  3. El amor es ....
    El amor es como la Santa Trinidad , ( Padre , Hijo , Espirítu Santo , tres seres distintos y un solo Dios verdadero ).
    El amor son muchas respuestas en una sola verdadera .
    El amor es la respuesta .
    El amor es ....
    El amor es ....

    ResponderEliminar
  4. Vaya, yo si que no tengo claro qué es.
    Me atrevo a decir, quizás se trate de una luz que ilumine el camino. Es activa porque se regala, y es pasiva porque se recibe amablemente. Es una actitud, es una sensibilidad, qué sé yo... mañana lo diré más rotundamente.
    Un abrazo Néstor.

    ResponderEliminar
  5. Ursus Polaris ,un abrazo mejor ,jajajaja !!

    ResponderEliminar
  6. Dejemos de intentar definirlo. Hablemos mejor de amar...

    ResponderEliminar
  7. El amorrrrrrrrrrrrrrrr ay Dios que cosa mas maravillosa.
    besitos amiguis y ay el amorrrrrrrr

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…