Vistas a la página totales

viernes, 12 de junio de 2009

Sin Nombre ( I ) (Una nueva filosofía de vida)


¡HEY TÚ!... ¡SÍ TÚ!... ¡El mismo que está leyendo ahora estás líneas! ¿No eres acaso un habitante de este siglo XXI?¿Por qué andas como una rueda suelta?
¡Desprende esos viejos moldes y engánchate a este carro que rueda hacía la felicidad! ¡Tómate unos minutos y lee estos principios básicos de la nueva filosofía de vida, te interesará! ¡No te lo pierdas! después no digas porqué no te lo advertí.

No creía en la fidelidad, había sido engañada tantas veces, que sus lágrimas formaron surcos en su faz. Su  bello rostro y joven aún tenía impreso las huellas del desencanto, lloró tanto por cada vez que le fallaron que se le secó el lagrimal.
Cuando llegaba la noche, acostada en su cama, pensaba siempre en la traición. En una obsesión se le había convertido este ritual. En ese instante, visualizaba aquellos -sus falsos amantes- que faltaron a su juramento de amarla para siempre. Los veía en el noveno circulo de Dante, enfangados de mierda ocre hasta los tuétanos, respirando podredumbre y olores innobles sin poder desprenderse un sólo segundo de tanta escoria como lo eran ellos. El aceite hirviendo no les podía faltar a su alrededor quemándole los pies y haciéndolos saltar eternamente y sin descanso pidiendo a ella perdón y clemencia por el dolor causado.

-¡NO!- Decía ella . -¡Quién engaña debe sufrir para siempre!-

Se deleitaba con esas escenas, sólo así podía conciliar el sueño. De tanto hacerlo se convenció de que la fidelidad no existe e inventó una nueva filosofía de vida donde afirma que es una utopía y que el perdón es mentira, quién perdona ¡Miente y se miente!
Dice que la fidelidad fue un invento que crearon a través de un mandamiento los primeros humanos para controlar a otros, adueñarse de la mente, voluntad y piel de otro ser igual a ellos y quizás hasta mejor. Una especie de esclavitud disimulada e inteligente; dominando la masas con mimos y regalos, otras con palabras celestes de alto vuelo, donde impera el miedo disfrazado de amor, pero al fin y al cabo siempre con engaños. La fidelidad desde sus comienzos fue fundada con mentiras, engendrada por la ambición; por lo tanto se cae por su propio peso, tiene pies de barro ¿Porqué no lo vimos antes?
Ella empezó solo a creer en otra clase de fidelidad, una a la que había que encontrarle un nombre que no estuviera gastado ni arrastrara los eslabones de los celos, de los llantos y el dolor. Una que aun sin nombre se identificara al placer y a los sentimientos, que son los únicos merecedores de serles fiel, sin compromiso con nadie y para siempre. Es como un talento que si no se aprovecha se pierde y su luz va a iluminar al infierno. Talento perdido le llaman.
Aprendió con su nueva filosofía de la fidelidad después de tantos cachos, que para no ser embestida, no debía ser de alguien, sino compartir lo que se siente y se desea en ese instante, con ese alguien y sí ese alguien así lo quiere y lo desea; de lo contrario nada le funciona, ni el amor, ni el deseo, ni la pasión. Si no hay libertad de expresarse abiertamente, sin temor, sin represión, se está presto a engaño y su futuro huele a formol.
A alguien, quién así piense y se le haya secado el lagrimal, hay que creerle... y seguir. Por eso me hice su amigo; en el fondo también así lo pienso, creo que en cuestiones sexuales, de amor y afines, fuimos históricamente mal educados y hay que ajustar los genes. Uno es fiel como el hábito hace al monje y cuando se presenta la tentación se desviste de él. Mejor dicho: Uno es fiel hasta que se presenta la ocasión... Unos dirán que no, que hay que ser fuertes; incluso al estar leyendo estas líneas se estarán rasgando los negos pensamientos de la mente, se daran golpes de pecho y entrepecho umando bendiciones entre cada lamento... Allá ellos, yo de carnes soy débil y no me resisto ante un buen momento y un gran recuerdo para mi vejez, que estoy seguro que al recordar me hará brotar de mi rostro una pícara y enorme sonrisa y evitará en él una arruga mas.
En fin, yo sólo quería contar algo de mi amiga y terminé hablando de su filosofía y algo de mí. Fue inevitable, ya somos dos que pensamos casi igual en relación a éstos menjurjes y cócteles lujuriosos, tentempies y bendiciones divinas que nos guían al paraíso.
A ella y a mí nos están funcionando, nos alejan del sufrimiento, en cada ensayo que hacemos los resultados son evidentes, quisiera contarles con mas detalles pero no es de caballeros. 
Muy pronto terminaremos de desarrollar por completo esta teoría de que la fidelidad no existe, sólo es para tontos e ingenuos y entonces, les pondremos en bandeja de plata los principios básicos hacía la felicidad. No olvidemos que la propiedad, los celos, eso de que  Tu eres mía Yo soy tuyo"  han causado mas violencia, mas guerras y mas muertes que el meteorito que destruyó a los dinosaurios.
Ahora por último y para despedirme, debo decirles que si no te he convencido, puedes seguir leyendo toda esa clase de libros sobre como ser fiel e infiel, de la fidelidad, del amor y sus secuaces y otras teorías mas, de seguro no encontrarás las respuestas que necesitas para no sufrir, son fondos vacíos y estarás sin salida de ese circulo vicioso en que nos metieron las santas escrituras y el legado de un sátrapa ambicioso, cruel y avaro, que quiso su harem para el solito y no compartirlo...Y en cambio, sí he despertado en ti esa semillita que quiere germinar, únete a los que corregiremos esos errores que no nos dejan vivir en paz.

¡La verdadera filosofía de vida, es la que estamos por descubrir!

¡Bienvenidos a la Nueva Sodoma y Gomorra! 

2 comentarios:

  1. Me gusta tú sátira amigo, ¿soy fiel? Noooooo o siiiiiiiii, ¿quien sabe? esto siempre debe quedar en la intimad ...
    Ay!!! Poeta ¿que te pasó? no conseguiste dejar de mirar la fotografía ...

    Mis besos que jamás te falten

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gusta esta sátira , negra y burlesca , la he disfrutado como un parto sin dolor jajajaja , visualizo los ojos prohibidos que la lean , grandes y queriendo salir de sus órbitas jajajaaj .... la foto ¡ uufff !

    ResponderEliminar