Ir al contenido principal

Soberbia


Las aldabas estaban soldadas por el tiempo, el óxido había hecho su trabajo; así lo descubrí después de escurrirme por una de sus ventanas, no sin antes haber quebrado todos sus vidrios, cosa que lamento. 

Antes de entrar, pasé un buen rato intentando abrir con una ganzúa la chapa de sus puertas, ignoraba que había sido cerrada también por dentro, el que lo hizo debía estar dentro de ella, pero después de tantos años de hacerlo, de seguro estaba en esqueleto.
La casa estaba casi en ruinas, pero como cosa rara, segura.
Las hojas de enredadera se trepaban hasta los techos colgándole melenas, parecían con capul y muchos de sus tallos se metían sin permiso por las rendijas, pero la falta de luz los marchitaba en sus intentos. Era como si el exterior se camuflara con el monte queriendo esconder su pasado, huir de quién quisiera llegar a ella.
El jardín se resistía a desaparecer, lo mas probable es que sus flores fueron sembradas con amor. Cuando el amor toca una semilla no solo germina sino que también cosecha vida eterna, sólo las manos de un atarbán las puede volver un triste recuerdo.

No era abril ni mayo pero estaba florecido y aunque el paisaje parecía una lagrima envuelta en una esfera de cristal, sonreía el rosal, las gardenias, las siemprevivas, las altivas violetas y dos trepadoras orquídeas catleyas que se habían aferrado al tronco de una ceiba.

Llegué hasta acá porque me trajo un secreto, la leyenda de dos amantes que murieron al mismo tiempo mientras hacían el amor. 
Dicen en el pueblo que cuando esto ocurrió, se formaron en el cielo imágenes con nubes de mil colores como retratos de ellos que iban dibujando los extasiados vientos de ese instante. 
Todos los que intentaban llegar hasta aquí se perdían en el camino, andaban en círculos fantasmas, y un impulso misterioso les devolvía con un soplo sus pasos. Este camino estaba vedado hasta el día de hoy, que por una extraña razón, hoy se me abre a mí; cargado me trajeron unas huellas, sentí como si volaba entre algodones...

Esa misma  extraña razón no me permite contar más por hoy, me dice que debo callar porque un silencio pasa; ya será luego que lo haga, si ella me lo permite y este silencio que pasa...

Comentarios

  1. Precioso, precioso mi Geme. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias mi Geme , viniendo de ti es un honor .

    ResponderEliminar
  3. Pero amigo sigue, sigue quiero leer más ¿si? por fiiiiii

    Mis besazos grandes y más

    ResponderEliminar
  4. ▒▒▒▒▒█▓▒▒▓█▓▓▓▓▓▓▓█▓▒▒▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓█▓▓▓▓▓▓█▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓██▓▓▓▓▓██▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒█▓█▒▒▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒███▒▒▓▒▒▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒▒█▒▒▒▓▒▒▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▒▒▒▒▒▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓███▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒█▓▓▓█▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓█▓▓▓█
    ▒▒██▓▓▓█▓▒▒▒██▒██▒▒▒▓█▓▓▓██
    ▒█▓▓▓▓█▓▓▒▒█▓▓█▓▓█▒▒▓▓█▓▓▓▓█
    █▓██▓▓█▓▒▒▒█▓▓▓▓▓█▒▒▒▓█▓▓██▓█
    █▓▓▓▓█▓▓▒▒▒▒█▓▓▓█▒▒▒▒▓▓█▓▓▓▓█
    ▒█▓▓▓█▓▓▒▒▒▒▒█▓█▒▒▒▒▒▓▓█▓▓▓█
    ▒▒████▓▓▒▒▒▒▒▒█▒▒▒▒▒▒▓▓████
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒████▓▓▓▓▓█▓▓▓▓▓████
    ▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒████████▒▒▒████████
    Pasa este osito a las personas qe quieres muchisimo y no quieres que cambien nunca. (espero recibir el osito).
    Si recibes entre 2-4 ositos te quieren
    Si recibes entre 4-8 ositos te quieren mucho
    Si recibes entre 8-10 ositos te quieren muchiiiisimo
    Espero qe yo sea una de ellas!!

    Multiplica x 10 Besazos

    ResponderEliminar
  5. Qué intriga... ya sé cómo me quiero morir! jaja
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Silencios : Seguro que si , seguirá .
    mi Geme : Multiplicados .
    Ursus polaris : Es una linda y buena forma de morir ja ja ja ja ja ¡ saludos !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …