Ir al contenido principal

Soberbia


Las aldabas estaban soldadas por el tiempo, el óxido había hecho su trabajo; así lo descubrí después de escurrirme por una de sus ventanas, no sin antes haber quebrado todos sus vidrios, cosa que lamento. 

Antes de entrar, pasé un buen rato intentando abrir con una ganzúa la chapa de sus puertas, ignoraba que había sido cerrada también por dentro, el que lo hizo debía estar dentro de ella, pero después de tantos años de hacerlo, de seguro estaba en esqueleto.
La casa estaba casi en ruinas, pero como cosa rara, segura.
Las hojas de enredadera se trepaban hasta los techos colgándole melenas, parecían con capul y muchos de sus tallos se metían sin permiso por las rendijas, pero la falta de luz los marchitaba en sus intentos. Era como si el exterior se camuflara con el monte queriendo esconder su pasado, huir de quién quisiera llegar a ella.
El jardín se resistía a desaparecer, lo mas probable es que sus flores fueron sembradas con amor. Cuando el amor toca una semilla no solo germina sino que también cosecha vida eterna, sólo las manos de un atarbán las puede volver un triste recuerdo.

No era abril ni mayo pero estaba florecido y aunque el paisaje parecía una lagrima envuelta en una esfera de cristal, sonreía el rosal, las gardenias, las siemprevivas, las altivas violetas y dos trepadoras orquídeas catleyas que se habían aferrado al tronco de una ceiba.

Llegué hasta acá porque me trajo un secreto, la leyenda de dos amantes que murieron al mismo tiempo mientras hacían el amor. 
Dicen en el pueblo que cuando esto ocurrió, se formaron en el cielo imágenes con nubes de mil colores como retratos de ellos que iban dibujando los extasiados vientos de ese instante. 
Todos los que intentaban llegar hasta aquí se perdían en el camino, andaban en círculos fantasmas, y un impulso misterioso les devolvía con un soplo sus pasos. Este camino estaba vedado hasta el día de hoy, que por una extraña razón, hoy se me abre a mí; cargado me trajeron unas huellas, sentí como si volaba entre algodones...

Esa misma  extraña razón no me permite contar más por hoy, me dice que debo callar porque un silencio pasa; ya será luego que lo haga, si ella me lo permite y este silencio que pasa...

Comentarios

  1. Precioso, precioso mi Geme. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias mi Geme , viniendo de ti es un honor .

    ResponderEliminar
  3. Pero amigo sigue, sigue quiero leer más ¿si? por fiiiiii

    Mis besazos grandes y más

    ResponderEliminar
  4. ▒▒▒▒▒█▓▒▒▓█▓▓▓▓▓▓▓█▓▒▒▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓█▓▓▓▓▓▓█▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓██▓▓▓▓▓██▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒█▓█▒▒▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒███▒▒▓▒▒▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒▒█▒▒▒▓▒▒▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▒▒▒▒▒▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓███▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒█▓▓▓█▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓█▓▓▓█
    ▒▒██▓▓▓█▓▒▒▒██▒██▒▒▒▓█▓▓▓██
    ▒█▓▓▓▓█▓▓▒▒█▓▓█▓▓█▒▒▓▓█▓▓▓▓█
    █▓██▓▓█▓▒▒▒█▓▓▓▓▓█▒▒▒▓█▓▓██▓█
    █▓▓▓▓█▓▓▒▒▒▒█▓▓▓█▒▒▒▒▓▓█▓▓▓▓█
    ▒█▓▓▓█▓▓▒▒▒▒▒█▓█▒▒▒▒▒▓▓█▓▓▓█
    ▒▒████▓▓▒▒▒▒▒▒█▒▒▒▒▒▒▓▓████
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒████▓▓▓▓▓█▓▓▓▓▓████
    ▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒████████▒▒▒████████
    Pasa este osito a las personas qe quieres muchisimo y no quieres que cambien nunca. (espero recibir el osito).
    Si recibes entre 2-4 ositos te quieren
    Si recibes entre 4-8 ositos te quieren mucho
    Si recibes entre 8-10 ositos te quieren muchiiiisimo
    Espero qe yo sea una de ellas!!

    Multiplica x 10 Besazos

    ResponderEliminar
  5. Qué intriga... ya sé cómo me quiero morir! jaja
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Silencios : Seguro que si , seguirá .
    mi Geme : Multiplicados .
    Ursus polaris : Es una linda y buena forma de morir ja ja ja ja ja ¡ saludos !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…