Vistas a la página totales

sábado, 25 de julio de 2009

Cuernos de Luna


Era habitual, cada vez que pasaba cerca de la cañada sentía que algo volaba sobre mi rozando con manos suaves mi cabeza. Yo intentaba agacharme, cerraba los ojos y el miedo me dejaba quieto como una estoica figura, no me atrevía a moverme y menos aún de alzar la mirada, creía que si de pronto lo hacía me convertirían en una estatua de sal.

Cuando, al leve zumbido que acompañaba un tintineo de abalorios de cristales de swarovski se los iba tragando el eco del viento, veía en ello la señal de que ya podía moverme y abrir los ojos. Imágenes de pequeños destellos iguales a chispas de diamantes caían a mi alrededor como gotas de lluvia y un olor sensual , silvestre y desnudo se apoderaba de mis sentidos rezumando los más hondos pecados.

Eran casi las doce de la noche, todos los fines de mes ese era mi paso obligado para llegar a mi refugio: Un camino bordeado de jazmines de la noche que emanan un extraño perfume de inquietud y sosiego, de almizcleña dual, y se mueven danzando con los aires como si fueran fantasmas alegres; parecen hacer venias con sus ramas invitando con los dedos de sus hojas a caminar el sendero.

A la mayoría de los habitantes de este lugar les da miedo cruzar después de esas horas, preferían dar un rodeo largo y fatigoso monte arriba así se tarden más en llegar a sus hogares. A mi también me da miedo pero me arriesgaba, me había acostumbrado desde niño al peligro, a lo misterioso y a lo extraño, además lo que sentía después de que ese "algo" volaba sobre mí se me había convertido en un vicio, necesitaba aspirar ese perfume del deseo.

Contaba los días con ansiedad, mi ábaco los asaltaba de dos en dos, les robaba un día de por medio para que el tiempo del mes trascurriera en su ciclo más ligero; al llegar al 30 o el 31 -si era la ocasión- brincaba la canalita acosando las horas, empujando los minutos, arreando los segundos sin parar. Llegado el momento emprendía la marcha, cogía la trocha y llegaba al camino embrujado donde corazón y miedo,  ansiedad y deseo galopaban con paso fino. Cuando me acercaba al lugar exacto donde ese "algo", las piernas se debilitaban, las rodillas como canilleras empezaban a temblar... 

Está vez estaba dispuesto a no cerrar los ojos, ni agacharme, ni a quedarme quieto; iba decidido a descubrir el tal misterio y a confirmar mis dudas, estaba casi seguro que una mujer era la dueña del aroma, porque  fuera de volar, también bailaba en las nubes.

Dicho y hecho, en lo habitual no falló, llegó puntual, lo único que cambio fue mi actitud ¡Que Mujer Dios mío! no estaba equivocado, me petrifiqué al mirarla; hasta se me había quitado el temor de ser una estatua de sal, ya no temía a nada de lo que pudiera pasarme, me dispuse a beber de su hechizo, a embriagarme de su encanto, de hoy en adelante sería su esclavo... o su amo.

Detenida en su escoba desafiaba a la gravedad, sonreía como castañuelas de Tuna; su hermosa cabellera, abundante y pelirroja se movía inquieta, dibujando en su enmarañado pelo siluetas de Hadas que la peinaban y despeinaban al antojo; su ancho sombrero puntiagudo  en terciopelo negro, le hacía caer un ala en la frente dándole un aire de mas coquetería, era la bruja mas sensual que habían visto mis ojos, mis arrebatados instintos babeaban de ganas desprendiéndose de los moldes. Traía puesto un corsé café mosquil ceñido a la cintura con los senos al descubierto, aquí tuve que coger aliento... Cuando le vi el rostro no lo pude describir, era tan hermoso que hacerlo con palabras es faltar a la verdad; y ahora, sus senos, me dolía el alma de solo verlos, firmes, moldeados como cuernos de luna con sus pezones listos a embestir.

Le repasé de pies a cabeza, me embelesé en sus poros, le conté sus lunares, le dí un millón de besos con mis ojos. Ella no dejaba de sonreír, encogió sus pies abrazándolos al palo de su escoba, la moldura de sus piernas semidesnudas alimentaron más mis deseos salvajes que viajaban velozmente por sus curvas buscando llegar con afán a la meta de la dicha y el contento , donde mi boca anhelaba calmar su sed...

No recuerdo más que pasó esa noche, desperté al otro día cansado y sonriente en medio de un jardín donde estaban floreciendo las "bella a las once". Una corte de capachos, camelias, gladiolos, orquídeas, pensamientos y azahares, dos rosas y una azucena hacían del entorno mas colorido; dejaban ver por el suelo un amuleto de bisutería con sus cuentas de nácar y muranos rotas, chispitas de cristal de swarovski brillando por todas partes... Mi piel tenía ese perfume silvestre desnudo impreso con un tatuaje en la espalda, unas marcas como arañazos que dibujaban la estrella de David...

9 comentarios:

  1. mmmm. El aroma del azahar es delicioso. Sería eso lo que encantó a la bruja? Me gusta tu texto, mucha pasión mi GEME. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Qué habilidad! Con lo difícil que es transmitir suspense, y tú lo has conseguido. Y no sólo eso, pasas de él al erotismo, con pinceladas de humor y poesía. Siento decírtelo, pero este texto me lo imprimo para aprender a hacer relato. Eres un mestro. Un guiso ingenioso, hábil y tan efectivo como nu zurdazo en la mandíbula.
    Un abrazo amigo, cómo me gustaría dar un paseo en caballo contigo. Algo me dice que eres un profundo conocedor del campo.

    ResponderEliminar
  3. Hola passofinno creo que me confundiste con otra Yaiza, al menos yo no te recuerdo, jaja tengo mala memoria pero no creo que tan mala.
    Gracias por tu visita a mi desván.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Mi Geme : Aroma y Pasión son inevitables , el mejor de los duetos .¡ saludos !
    Ursus polaris :Mi buen Arial , que ánimo brindan tus palabras , motivas y haces enrojecer a la vez ; algún día podrá ser pósible ese paseo a caballo contigo y creo que tu tienes una gran visión y comtemplación de la naturaleza y el campo , aprendería yo mas de ti .¡ un abrazo amigo !
    Yaiza : pensé que eras Yaiza17 la de Linkara , disculpa , pero fue una maravilla haber estado en tu desván y con tu permiso me volveré habitual en el , me encanto leerte ¡ saludos !

    ResponderEliminar
  5. Bueno amiguis te quiero decir que yo también mantengo a ratos haciendo mis vuelos nocturnos jajaj de pronto me encuentras también en aquellas noches pero no te embrujo no te preocupes, te guio para que agarres el camino correcto y pa la casa carajo jajaja
    Y luego te quejas que te hechizan y bue...
    jaja me divierto mucho con tus escritos parece que los viviera entonces.
    Mis besitos de bambi.

    ResponderEliminar
  6. Un escrito de calidad absoluta, suspenso, erotismo y todos los ingredientes necesarios para abstraernos sólo a tu relato. Aplausos y felicitaciones. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Mi linda amiguis , sé de tus vuelos jajajaja pero sin escoba , con alitas dobles y tintineo de campanitas , siempre te veo cuando me pierdo , eres mi guía , mil besos para ti !!

    Alma Mateos Taborda : Es un honor para mi el que visites está página y dejes esas palabras tan motivadoras y sinceras , gracias por ello ¡ mis saludos y mis respetos !

    ResponderEliminar
  8. Te has superado amigo. Que deleite leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mtx : lo mismo digo de ti , es una pasión el leerte , ¡ un abrazo !

    ResponderEliminar