Ir al contenido principal

¡He vuelto!


He vuelto
Como una sombra en la maraña, ojeando ceñudo como el águila a quiénes están falsificando los arco iris.
De negro visten mis atavíos, voy a pisar mas fino que de costumbre.
He nacido en muchos siglos, todas las épocas conocen de mis muertes ¡Soy Alfa, soy Omega de yo mismo!

¡He vuelto!
Buscando el beso perdido, el que se extravió en los labios; los abrazos en los círculos invisibles, las miradas que se esconden detrás de una pantalla; las ganas de destrozarlo todo, los impulsos contenidos, los arrebatos hechos flores...

¡He vuelto!

A decirte que te quiero con un aliento suicida, sin corazón atravesado por flechas de cupido; a dar testimonio nuevamente de lo dicho, a decirte que te amo sin pena ni rubores delante de mil y un cibernauta, con mas formas en las palabras y el mismo sinónimo en su significado.

He vuelto
Con una poesía nueva que se alimenta como la antigua de sueños e ilusiones pero no cree en dragones que echan fuego con la lengua.
¡Aquí estoy! mírame por los cuatro rincones, siente mi respiración en el centro... si metes el dedo en la Internet : ¡Me chuzarás los ojos!

¡He vuelto y qué!

Una vez mas me le escapo al Can Cerbero de uno de los círculos de Dante; tu amor es mas llamativo que mi infierno, no hay Hades que se le compare, me gustan más tus llamas, mi carcelero tendrá que esperarme un poco mas, si es que vuelve a atraparme... sólo me estorba este grillete que no pude romper cuando reventé mi cadena...¡Córtalo... córtalo ya!

Comentarios

  1. Que alegre que has vuelto. Y vaya que cómo. Felicitaciones. Tu texto genial y sobretodo que alegría volver a saber de ti.

    Bien venido mi Geme. No estaremos leyendo. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Quise decir: Nos estaremos leyendo. Perdón por la equivocación. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Mi Geme , a ti no sólo te perdono todo sino que también te hago dueña , por lo tanto eres mi Geme y tienes todas mis licencias , mi blog es tu blog , haz lo que a bien tengas y siempre estará todo bien hecho .¡ saludos y un gran abrazo y la alegría es mía de que estes acá !

    ResponderEliminar
  4. Poeta Bienvenido a este mundo de sueños y verdades. Espero que disfrutaras de tus vacaciones. Si es que no has estado por el esos mundos de Dios tan peligrosos.

    Como siempre amigo tu escrito es limpio y preciso.
    Mis besos amigo
    TQ

    ResponderEliminar
  5. Me he preguntado qué sería de ti. ¿Fueron vacaciones? ¿O un pequeño retiro? De todos modos, el solaz del guerrero... Con tu segura reaparición, ganamos en valores.
    Muchos abrazos amigo.

    ResponderEliminar
  6. Y mas te vale que hayas vuelto! jajaj ya nos hacias falta carajito.
    Besitos de bambi que no le habia podido volver a dar a nadie.

    ResponderEliminar
  7. Ah! ¿Pero te habías ido y no me he dado ni cuenta? O mi ensimismamiento con tus escritos ha durado hasta ahora?...
    Creo que lo segundo

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  8. Acá estoy nuevamente mis amig@s , estas ausencias son obligadas y necesarias a la vez , no las puedo evitar , deber y voluntad obligan , pero siempre cerca de espiritu y corazón con Ustedes , ¡ un beso para todos mis cómplices !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …