Ir al contenido principal

Me hubiera gustado...


Me hubiera gustado decirle tantas cosas
pero las ganas se me detuvieron
el subconciente es más sabio
reacciona más veloz.

Quise darle marcha atrás
meter la reversa,
si sigo el rumbo de ese deseo
término insultandola
y eso es algo que no me perdonaría jamás
me sentiriá extraño
como si no fuera yo.

No acostumbro a ofender lo que mas quiero
aunque a veces como el Chavo del ocho
sin querer queriendo
lo he hecho
y es algo de lo que no me ufano
por el contrario
es un karma negro
que evito y no quiero vuelva a suceder
prefiero salir huyendo
y como Napoleón
ganarle a Ella la batalla
yéndome en silencio
con un desdén en mi rostro
aunque dice Unamuno:

"A veces el silencio es la peor mentira"

¿ Será verdad ?....

Me hubiera gustado decirle tantas cosas
pero me arrepentí a tiempo ...

Comentarios

  1. Lo que pasa es que es mejor callar cuando no estamos lo suficientemente calmados para llevar quizás una discusión, suelen las palabras matar más que las balas y tenemos que reconocer que tantas veces nos equivocamos y decimos tantas y tantas tonterías por enojo y quizás en una de esas se claven tan profundo en el pecho que las heridas no sanen y se quede amor en las distancias para siempre y a causa de unas pocas palabras se termine una bonita relación.
    El que calla otorga!!! así es O__O

    ResponderEliminar
  2. A veces nos buscamos problemas sin quererlo, ¿verdad?. A mí me ocurre, aunque no recuerdo la última vez, digamos me ocurría a menudo. No sé por qué salía el desconocido beligerante escondido entre las sombras e increpaba gratuítamente, y aveces de forma sutil. Creo que desde entonces he aprendido a tenerme más respeto, y por eso no me ocurre ya. El mejor remedio, para mí, ganarse la vida de fondo, haciendo cosas saludables para alimentar de forma positiva el subconsciente. Por ejemplo, leer a menudo, eso siempre. Y rodearse de gente noble.

    Pero a veces saltamos, y la rabia nos puede.

    Un abrazo de corazón a corazón.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente mis queridos amig@s , la mejor discución es la que no se da , ja ja ja ja , aunque a veces como dice mi buen Ursus , somos muy irónicos y sutiles y hay miradas que lo dicen todo ; el mejor consejo es como dice mi linda Hada , callar y contar hasta cien o mejor hasta mil y una ....noches jajajajaja

    Mis abrazos para mis amados amig@s , saludos !!

    ResponderEliminar
  4. El silencio siempre es un arma de doble filo...
    Un abrazo querido amigo

    ResponderEliminar
  5. Hola...

    El silencio es la mejor manera de evitar decir cosas de las que después tendríamos que arrepentirnos, pero no en todos los casos, porque a veces el que calla otorga y el silencio se puede convertir en mentira.

    En fin, es como un arma de doble filo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ... Y de la prudencia Mtx
    Néstor, Unamuno tenía toda la razón del mundo. El silencio puede ser la peor mentira... Y la más dolorosa pero la mayoría de las veces, la más necesaria y prudente
    Un abrazo viejo amigo

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué cosa con los silencios amigo...! Si alguien sabe de eso, más que Unamuno, soy yo. Pero nada de mentiras; sólo callan verdades que pueden lastimar aún más, quizás. Tu escrito me parece hermoso y profundo, Chapulín :-) Y agradezco el poder leerte hoy. Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  8. nunca me arrepentí de haber callado alguna vez, si de hablar...un abrazo querido amigo

    ResponderEliminar
  9. Mtx , asi son los silencios , ¡ un abrazo amiga !
    Rafael , poeta de la raza , sabias tus palabras , ¡ saludos !
    Pepe ,mi valiente amigo ,así es , ¡ un abrazo gigante !
    Nonna , mi bella abuela frescotona , como siempre eeres muy sabia , ¡ saludos !

    ResponderEliminar
  10. Anónimo :Estoy seguro que los silencios te pertenecen y tus verdades me dan miedo , pero cuando tengas que decirlas : ¡ NOTECALLES!....
    Hoy soy yo el que te agradece poder leerte .
    ¡ Mi abrazo , mas que gigante , SENTIDO !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …