Ir al contenido principal

Me hubiera gustado...


Me hubiera gustado decirle tantas cosas
pero las ganas se me detuvieron
el subconciente es más sabio
reacciona más veloz.

Quise darle marcha atrás
meter la reversa,
si sigo el rumbo de ese deseo
término insultandola
y eso es algo que no me perdonaría jamás
me sentiriá extraño
como si no fuera yo.

No acostumbro a ofender lo que mas quiero
aunque a veces como el Chavo del ocho
sin querer queriendo
lo he hecho
y es algo de lo que no me ufano
por el contrario
es un karma negro
que evito y no quiero vuelva a suceder
prefiero salir huyendo
y como Napoleón
ganarle a Ella la batalla
yéndome en silencio
con un desdén en mi rostro
aunque dice Unamuno:

"A veces el silencio es la peor mentira"

¿ Será verdad ?....

Me hubiera gustado decirle tantas cosas
pero me arrepentí a tiempo ...

Comentarios

  1. Lo que pasa es que es mejor callar cuando no estamos lo suficientemente calmados para llevar quizás una discusión, suelen las palabras matar más que las balas y tenemos que reconocer que tantas veces nos equivocamos y decimos tantas y tantas tonterías por enojo y quizás en una de esas se claven tan profundo en el pecho que las heridas no sanen y se quede amor en las distancias para siempre y a causa de unas pocas palabras se termine una bonita relación.
    El que calla otorga!!! así es O__O

    ResponderEliminar
  2. A veces nos buscamos problemas sin quererlo, ¿verdad?. A mí me ocurre, aunque no recuerdo la última vez, digamos me ocurría a menudo. No sé por qué salía el desconocido beligerante escondido entre las sombras e increpaba gratuítamente, y aveces de forma sutil. Creo que desde entonces he aprendido a tenerme más respeto, y por eso no me ocurre ya. El mejor remedio, para mí, ganarse la vida de fondo, haciendo cosas saludables para alimentar de forma positiva el subconsciente. Por ejemplo, leer a menudo, eso siempre. Y rodearse de gente noble.

    Pero a veces saltamos, y la rabia nos puede.

    Un abrazo de corazón a corazón.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente mis queridos amig@s , la mejor discución es la que no se da , ja ja ja ja , aunque a veces como dice mi buen Ursus , somos muy irónicos y sutiles y hay miradas que lo dicen todo ; el mejor consejo es como dice mi linda Hada , callar y contar hasta cien o mejor hasta mil y una ....noches jajajajaja

    Mis abrazos para mis amados amig@s , saludos !!

    ResponderEliminar
  4. El silencio siempre es un arma de doble filo...
    Un abrazo querido amigo

    ResponderEliminar
  5. Hola...

    El silencio es la mejor manera de evitar decir cosas de las que después tendríamos que arrepentirnos, pero no en todos los casos, porque a veces el que calla otorga y el silencio se puede convertir en mentira.

    En fin, es como un arma de doble filo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ... Y de la prudencia Mtx
    Néstor, Unamuno tenía toda la razón del mundo. El silencio puede ser la peor mentira... Y la más dolorosa pero la mayoría de las veces, la más necesaria y prudente
    Un abrazo viejo amigo

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué cosa con los silencios amigo...! Si alguien sabe de eso, más que Unamuno, soy yo. Pero nada de mentiras; sólo callan verdades que pueden lastimar aún más, quizás. Tu escrito me parece hermoso y profundo, Chapulín :-) Y agradezco el poder leerte hoy. Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  8. nunca me arrepentí de haber callado alguna vez, si de hablar...un abrazo querido amigo

    ResponderEliminar
  9. Mtx , asi son los silencios , ¡ un abrazo amiga !
    Rafael , poeta de la raza , sabias tus palabras , ¡ saludos !
    Pepe ,mi valiente amigo ,así es , ¡ un abrazo gigante !
    Nonna , mi bella abuela frescotona , como siempre eeres muy sabia , ¡ saludos !

    ResponderEliminar
  10. Anónimo :Estoy seguro que los silencios te pertenecen y tus verdades me dan miedo , pero cuando tengas que decirlas : ¡ NOTECALLES!....
    Hoy soy yo el que te agradece poder leerte .
    ¡ Mi abrazo , mas que gigante , SENTIDO !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…