Ir al contenido principal

Relatos de un difunto (I)


 (Dibujo : Passofinno)

Mi teniente y yo pertenecíamos al cuarto pelotón de la compañía Caldas, del cual, él era su comandante. El nombre del batallón no deseo recordarlo, o más bien -de tanto ignorarlo- ya lo olvidé, igual como lo hice con otros momentos amargos que allí viví y que poco a poco, uno a uno hasta lograrlo; los fui borrando de mi memoria como se borran los recuerdos dañinos que no dejan dormir: ¡ahogándoles en los duerme velas!

Un día, -que ese sí no pude olvidar por haber experimentado en mi ser una gran sensación de libertad- al verme fuera por primera vez en varios meses de esa cloaca que aspiraba a cuartel, sálimos con el fin de cumplir una misión; La primera para mis lanzas y yo, y la no sé que de tantas para mi teniente, al que respetábamos y admirábamos por considerarlo un verdadero oficial del ejército, a pesar de sus malos tratos que solo eran de palabra, pues nunca llegaba al punto de agredirnos físicamente inculcándonos así el respeto mutuo. Su carácter fuerte tenía corazón de gelatina, nos enseñaba con rudeza para poder sobrevivir. Constantemente nos decía que en esta tierra la violencia se fermenta con sangraza, que el entrenamiento debía ser tan fuerte para que la guerra fuera un descanso, que deberíamos dar la vida por nuestra patria, siendo preferible primero que los enemigos dieran su vida por la patria de ellos. 

Mi teniente era, en una sola palabra un hombre a carta cabal. Habíamos aprendido en poco tiempo a estimarlo en demasía, a tal grado; que en cierta ocasión en el curso de adiestramiento seguíamos muy chochos sin lograr acoplarnos en el paso de la marcha - que solo sabíamos a medias- y que debíamos hacer perfecto como autómatas a una sola orden dada. Hasta al hablar era evidente el gargajo de recluta.

Un oficial de mayor grado, que era Coronel o algo así por el estilo; descontento en la supervisión con nuestro desempeño, nos amenazó con hacer trasladar a mi teniente como comandante de otro pelotón y, he ahí el milagro obrado de esa amenaza. Por no querer sentirnos desprotegidos de la seguridad que brindaba la sola presencia de mi teniente, decidimos -sin ponernos de acuerdo- en no defraudarlo y, en muy pocos días este cuarto pelotón, desboque de reclutas, se convirtió en verdaderos robots soldados, capaces hasta con un solo grito al unísono de tumbar los muros del rancho, o a la voz de: !A discreción, firrr! o ¡descanso Arrr! hacer temblar la plaza de armas bajo nuestras botas.

Ese fue uno de los tantos hechos que hicímos ejemplar con mi teniente, su valor influía en nuestro miedo haciéndolo natural. Su porte, confianza, coraje y firmeza, todos queríamos emular y debido a esto fué desapareciendo el tembleque, la debilidad; nos hacíamos hombres y más que hombres soldados de guerra. Aquél espíritu aguerrido y bravo de mi teniente se había apoderado de el de nosotros, haciéndose uno solo.
Por eso ese día que no olvido, salimos todos sin pensar en el peligro ni el riesgo que ibamos afrontar ¡ Para qué temer si ahí iba mi teniente !

(Continuara)

Comentarios

  1. Como puede dar tanta confianza y seguridad una persona de firmes convicciones.

    Linda anécdota.

    Mucho gusto de leerte Mi Geme.

    Deseo que el año 2010, traiga para ti mucha salud, amor y tranquilidad.

    Aída.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Mi Geme ,las personas dan o quitan según sus formas de ser .
    ¡ FELIZ Y PRÓSPERO AÑO NUEVO PARA TI Y TODA TU HERMOSA FAMILIA MI ADORADA AMIGA !

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo, te he leído tantas veces, te he escuchado algunas más, he conseguido admirar cada letra. Porque eres Grande amigo, y lo sabes.
    Así siempre me gusto leerte, como tu sabes, y nadie más.

    Mis besos siempre, en la distancia de una cercanía como es la del corazón
    TQM

    ResponderEliminar
  4. QUE BUEN DIBUJO, AMIGO MIO¡¡¡¡

    LA HISTORIA ME GUSTA POR QUE VALORA LA FORMACION ACADEMICA DEL MILITAR. EN ESTE PAIS POR LAS CULPAS Y ABUSOS DEL PASADO, JUZGAN A LAS FUERZAS ARMADAS, NO A LOS CULPABLES, NO TENEMOS EJERCITO¡¡- SIENDO QUE FUE UN GENERAL QUIEN NOS DIO LIBERTAD. TE FELICITO PASSOFINNO, POR EL RECUERDO DE UN BUEN SOLDADO.

    ABRAZOS DE PAZ Y SALUD , A TI Y TUS AFECTOS, QUERIDO AMIGO

    ResponderEliminar
  5. Sali a dar un paseo por la blogosfera y me encontre con tu blog, me agrado muchisimo todo lo que he leido.
    Me quedo por aqui si me lo permites. Te invito a mi blog siempre que lo desees.
    Saludos Eternos.

    ResponderEliminar
  6. ESTABA NAVEGANDO Y TE ENCONTRÉ, ME ALEGRÉ PRIMERO POR QUE SOMOS MONTAÑEROS DE PURA CEPA,QUE VIVA ANTIOQUIA Y SEGUNDO ME GUSTÓ MUCHO TU ANÉCDOTA.TE ESPERO POR MIS BLOG:TROVAS Y COPLAS POR CAMABEL
    Y TROVAS VIAJERAS
    FELIZ AÑO NOS VEMOS EN EL 2010

    ResponderEliminar
  7. Te diré unas letras de una canción:
    "No quiero soldados/ quiero guerreros/
    /Los he visto luchar/ Que me muera con un dedo"
    Pues eso, no me gusta la educación militar, lo considero un lavado de tarro más descarado que el ordinario. En el futuro las guerras se harán con internet y las bolsas. (¿En el presente?).

    Feliz entrada y salida de año! Que el 2010 venga cargado de dulces frutos!!!
    Un abrazo fraternal!

    ResponderEliminar
  8. Te Deseo lo mejor para este año 2010 que va a entrar dentro de nada. Por favor, no dejes de aportar tu sonrisa y tu visión bella de las cosas.
    El Niño del Espejo

    ResponderEliminar
  9. ¡ Ay mi Silencios , mi divina amiga , sabes de mi admiración y adoración por ti y por tus letras , tu eres la Grande !
    Mis besos que jamas te falten .

    Nonna :Este es un cuento que escribí hace ya muchos años y que la idea central se me dió a través de un sueño y lo matice de experiencias en mi juventud , quise rescatarlo y es por eso que publico en este blog la primera página , ya veremos si me ánimo a publicarlo por apartes .
    ¡ saludos y un gran abrazo !!

    Eterno , seas bienvenido siempre a este también tu blog , es un placer tenerte y leer tus comentarios , pronto visitare tu blog para que podamos compartir .
    ¡ saludos !

    Belén Manrique Castaño : ¡ Bienvenida Montañera !, es un honor compartir contigo , esperame por tu blog , se que lo disfrutare y encontrare esencias de esta tierra Antioqueña
    ¡ Ave María pués !

    Ursus Polaris :Mis abrazos y saludos mas sinceros para ti mi buen amigo !!

    El Niño del espejo : Gracias por tus afectos y por permitirme compartir tu hermosa poesia y lo maravilloso de tu blog y tu sincera amistad ¡ saludos !

    ¡ A cada uno de vosotros , mis mejores deseos para que este nuevo año que comienza los llene de prosperidad y les conceda mucha Vida , Salud, Libertad , Amor ,Sabiduria , Buena Suerte y muy Buena Fortuna !

    ResponderEliminar
  10. Es cierto, como la forma de ser de una persona hace que actuemos o nos sintamos de un modo u otro. Como siempre un placer leerte.
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  11. Mtx : Totalmente de acuerdo y el placer ha sido mío el volver a leer tus comentarios mi preciosa y valiente amiga ¡ un beso para ti !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …