Ir al contenido principal

¡Riinng...!


¡Rinnngg... riinngggg... Riiinnngggg! Ese aparato no dejaba de sonar, yo sabía que era ella con sus ojos cerrados y en su oído derecho pegado el auricular.
Cuándo las personas tienen afán o están muy apuradas taconean al piso, golpean al muro y le ponen un sello personal a los teléfonos que las delata, sobre todo si esas personas tienen que ver conmigo, soy muy perspicaz.

¡Rinnngg... riinngggg... Riiinnngggg! De verdad no quería contestarle, mi orgullo herido me lo impedía, sus palabras de antes lo pintaron de negro y lo dejaron desnudo en medio del frío; no quiero contestarle pero como siempre soy muy flojo ante la insistencia y termino diciendo sí a todo, si hubiese sido mujer de la vida alegre de seguro le ganaría a Lycisca su apuesta en promiscuidad.

¡Rinnngg... riinngggg... Riiinnngggg! Ante cada sonido me hacía el fuerte, me dibujaba con el dedo índice un corazón de piedra en el pecho, rezaba al cielo oraciones sin eco, apretaba mi labio inferior como belfo de caballo, no debería contestar pero...  
Sino quería hacerlo ¿porqué estaba allí? sino quería escuchar  porqué no me había ido?
Creo que hubiera sido más fácil echar a andar, correr si es posible pero no estar aquí oyendo esos malditos ¡Riiinnngggg´ss!

Comentarios

  1. Hola Pasoff :)
    Y si estabas ahí es porque querías estar.
    Bueno...Dudando...
    Quiero suponer que sigue en la próxima!!!
    Beso

    ResponderEliminar
  2. Al final, contestaste y era un operador de una compañía telefónica... jajajaj.
    Buen relato.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Mi estimado Geme, nada te hubiera costado contestar, para que estar sufriendo frente al teléfono. O bien si no quieres contestar, descolgar y volver a colgar. O dejar descolgado. Uffff, cuanto sufrimiento. ¿Y si no era ella? jaj. Buen texto. Encantada de saludarte. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ringgg...ringg...contesta carajo que es una emergencia!!! jajaj
    Que bueno volverte a leer, tu como siempre con esas historias tan simpáticas =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. lo que no te imagimabas
    que yo te estaba extrañando
    me consegui tu teléfono
    y te estaba llamando

    riiiiiig riiiiiiig
    y nadie respondia
    y lo que te estoy diciendo
    es una grande mentira

    me encantótu entrada
    te lo digo de corazón
    peo leerte de nuevo
    fue lo que másme gustóóóóóóóóóóóóóó

    ResponderEliminar
  6. Rowen : Supones bien y ya salió del horno y sabres si dude ja ja ja ja
    ¡ un abrazo !

    Emilio : buen ingenio y de buen humor , ese apunte debio haber sido el final jajajaja
    ¡ saludos !

    Mi GeME , MI ADORADA AMIGA !!encantado estoy yo de saludarte , leerte y como siempre tenerte aquí cerquita de mi corazón !!

    Belén Manrique Castaño : La reina de la trova y la copla montañera ,mi bella paisita , ¡ que creatividad Dios mio ,CUÁNTA SONRISAS SACAS A MIS LABIOS , que fino humor en cada linea de tu comentario , eres un encanto todo un primor , te voy a enmarcar jajajaja. Muy pronto volveremos a compartir en nuestros blogs , por ahora estoy en unas supuestas y cortas vacaciones y las estoy aprovechando para publicar un poco y tratar de leer a mis amigos en sus blog's y quizás en un futuro cercano volver a compartir con comentarios y que también se acorten estas ausencias de la internet ¡ ojala asi sea ! por ahora solo me queda darles mis saludos , un gran abrazo y mi admiración a cada uno de USTEDES MIS BUENOS AMIGOS BLOGUEROS !!

    ResponderEliminar
  7. VUELO DE HADA :Mi Bambi , anda belleza que vuelva y suene ya se que es una emergencia y voy a contestar jajajaja
    ¡ un beso amiguis !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…