Ir al contenido principal

¡Toc... toc... toc!


Seguía insistiendo tocaba a la puerta y en cada toque se escuchaba de su corazón un lamento hasta la madera se contagiaba, parecían urdidos sollozos.
Al fondo, acunada en el aire sonaba una canción atonal : ¡Ábreme la puerta!

-¡Toc... toc... toc!-
Por una rendija la miraba sin quererle abrir. Sigiloso, con pasos de ladrón me escabullía hasta el rincón de la cortina en un vaivén de aquí para allá.
Por la rendija le veía su rostro agotado y seco yá de llorar y por el rincón de la cortina, la ventana me mostraba pedazos de su alma mientras el macho alfa recogía con cuidado mis sombras para que en el piso del suelo, no me delataran.

¡Toc... toc... toc!
Esos golpes parecían suplicar un perdón, pedir un favor de un ingrato una gracia, un llamado de atención de unas rodillas que sangran pero mi corazón de piedra seguía ciego, sordo y mudo, la supuesta ofensa que ella me hizo ni con sangre se ha de lavar .

¡Toc... toc... toc!
Igual a como hice con el teléfono, no le contestaba ni le abría la puerta, sus puños estaban llenos de toctoc's, yo tenía dudas de ella, pero también dudaba de su infamia;  la intriga derrapaba la balanza, algo me decía que era inocente que la sierpe trama y el incubo miente, tres entes presentes una sola verdad.

¡Toc... toc... toc!
¡Por mi culpa por mi culpa por mi culpa!
Suenan igual esos toques en mi pecho como sermones cuándo rezo el credo el yo pecador
¡Por mi culpa por mi culpa por mi GRAN culpa!
¡No más por favor mi Amor! mi aguante esta hecho gelatina, trizas tengo la razón, todo taladra en mi mente: devoción, pasión, deseo, sacrilegio y carne; debo abrirle, debo contestarle, debo perdonarle pero... ¿De que? si ya sé que no es culpable, el culpable soy yo, así me lo dicen esos benditos toc-toc's ... -Deo gracia- .
---------------------------------------------""------------------------------------------------

" Solo quiero que surjas en mi
como la Fe en los desesperados "
( Vinicius de Moraes 1903-1980 ,`Ausencia ´ ).

Comentarios

  1. Eso si estuvo peor que el teléfono, aquí si la miraba el personaje masculino. Sabía quien era y sabía además que la exoneraba de culpa. ¡Terrible! ¡Terrible! Pobres ambos personajes.

    Tu no escribes seguido, pero cuando lo haces. ¡Que Dios nos guarde!

    Saludos cordiales Nestor.

    ResponderEliminar
  2. DEtrás de un toc toc se puede encontrar cualquier cosa... ¡Ahí nos diste tu resolución! Bravo. Qué bueno verte!

    ResponderEliminar
  3. Mi Bella pluma roja , mi adorada Geme , como siempre me encantan tus comentarios tienen su peso en oro y el valor en cada palabra , eres precisa y contundente tu análisis es claro breve y sustancioso y le sumas a ellos tu generosidad , ¡ saludos y Gran abrazo !

    ResponderEliminar
  4. Ursus Polaris , mi buen y querido amigo el gusto es siempre mio de saber de ustedes ¡ saludos !

    ResponderEliminar
  5. Vemgo a saludarte..toc toc ¿ae puede? me alegra haber llegado y disfrutar tu relato
    Un abrazo
    stella

    ResponderEliminar
  6. Que dolor me causa ese toc toc, perdonar queriendo no ser culpable y sabiendo que se es una tormenta toc toc te llamo en busca de mi redenciòn Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu aliento... Te mando un abrazo amigo. Aún no sé si volveré, y si lo hago, si será más pronto o más tarde. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. POR QUE EL AMOR SUELE SER TAN CRUEL?
    POR QUE NECESITA DE LA REDENCIÓN?
    ACASO EL AMOR, NO LO DA TODO?
    ESAS PREGUNTAS, LE DAN MISTERIO Y SEDUCCIÓN, EL AMOR, SOLO AMA, NO IMPORTA COMO. TE ABRAZO MI QUERIDO AMIGO, INOLVIDABLE AMIGO MIO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…