Ir al contenido principal

Tenemos días... (II)


(Foto: Passofinno)


Magister dixit: "Cada día trae su propio afán" (Aforismo, que alguna vez un sabio plantó en la memoria genética de los desesperados), pero esta clase de días, cuándo llegan los traen todos juntos, si se trata de atormentar no son avaros.
Unos afanes, vienen encadenados, cansados, con la lengua afuera, lo han probado todo para lograr su libertad, sus esfuerzos son diuturnos -`beri-beri´-yo los llamo. Otros, llegan despacito, dando tumbos o a saltitos como arrancando pétalos a las flores con el índice y el pulgar, perdieron su seguridad, la jugaron a los gallos.

Los afanes que uno cree que son menos , son mas . Por sus nubes negras se asoman a montones casi todos disfrazados de demonios. Siempre tratan de acomodarse en los minutos, se adueñan de los segundos, su ataque es preciso, parecen un reloj Suizo. Son los mas estúpidos pero lo ignoran o se hacen los locos, deberían gastar su tiempo en ahorcar fantasmas u orinando espejos cromados, y no perderle en tragar cacumen de los homo sapiens. ¡Malditos!, como los demás están marcados, llevan la señal, se sienten y se creen de mejor clase de una categoría sin igual.

-¡Mentira!- Entre ellos mismos asi lo dicen pero no se oyen, siguen como si nada pasara haciendo carrizo muy dediparados como los viejos y obsoletos nobles, huelen a cerumen ¡Están sordos de tanta maldad!

Los afanes son infinitos, leoninos, no beben del leteo; se aferran como rémoras en las naves de estos días, son el lastre del tirano, la cacosmia es su vicio perpetuo.
(Cont...)

Comentarios

  1. Pero son afanes al final. "Cada día trae sus propios afanes", depende de cada quien que se prolonguen. Hay afanes tan, pero tan de mal gusto que te amargan, mejor es no hacerles caso pasarlos de largo y entrar en otro afán. Interesante. Continúo esperando la continuación.

    Un fuerte abrazo mi Geme.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. NO DEJES DE BUSCAR EN LOS DÍAS POR VENIR, LA NOBLEZA DE ALGÚN AFÁN, QUE SEGURO ESTÁ ESPERANDO QUE TU LO ENCUENTRES, PARA COMPARTIR TU VIDA.
    NO TODOS SON AMARGOS
    TE ABRAZO QUERIDO AMIGO

    ResponderEliminar
  3. Passofino yo siento que te conozco, hace eco en mí tus palabras, no se que tan sabio era el que escribió el conocido aforismo lo que si está claro como todo lo que se dice para evadir nuestra realidad es una forma de justificar la vida de los desesperados, en el fondo todos somos geneticamente desesperados sin causa inicial y sin destino conocido, esa tremenda verdad hace que nos inventemos historias que justifiquen los afanes sobre todos esos que por patología huelen tan mal me rindo a sus pies jaja Tu amada infiel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…