Ir al contenido principal

¡diantres!


Sustantivo masculino, también interjección gramatical que expresa una voz por alguna impresión súbita, un asombro.
-¡diantres!-, suena mejor que ¡dianches!, su sinónimo en el diccionario. Para mí siempre ha sido un lindo anatema, asexuado y en plural nunca en singular, así es más contundente : ¡diantres!

¿Dije lindo anatema ? ¿lindo?.... no me retracto, lo sostengo como príapo en acción, no hay marcha atrás. Hay maldiciones que según la forma de decirlas se tornan bellas, ¡diantres! es una de ellas.... sí, sí, ya sé que es una interjección, no estoy sordo, no estoy loco (?), ni soy taparo, ni soy tonto ( bueno, tal vez un poco), pero para mi es una hermosa ambigüedad como es también una hermosa anáfora las gemelas de no estoy; no estoy , ni soy, ni soy.

No sé porque hoy me levanté con esta palabra entre oído y oído como taladrando con odio el cacumen dormido; incluso, al tratar de despertar en la mañana pensé zonzamente que esa palabra arcaica no existía, que me la había inventado en el sueño hipnagógico de la noche anterior. Tuve la vaga sensación que hasta yo me había escapado de uno de mis mundos paralelos con ella debajo el brazo, -¡ diantres, me están buscando los cuasi marcianos!- exclamé asustado. Pero no,es verdad, si existe y no me están buscando, y ya sé porqué la he estado masticando, digiriendo todo el día como un dulce bocado. Sencillamente ahora recuerdo que desde muy niño ha estado agazapada entre el sotavento del subconsciente y el mesmerismo lenguaje, mas exactamente en un lugar que se llama catarsis retro impúber de donde salen (de vez en cuando), las ideas reprimidas.

¿Mesmerismo? ¿ en verdad dije mesmerismo?... ¿ será por lo de Batman el hombre murciélago, `Mangani-pamba-Neeta´?... huumm.... debe ser...

-¡diantres, me estoy yendo por la tangente!-

Recapitulemos:

En los tebeos de Batman y Robin (yo los conocí como historietas de aventuras o revistas de caricaturas. Me vine a dar cuenta que les decían tebeos cuando en cierta ocasión hablé de ellos con una española por Internet  Pensé que se burlaba de mi al decirme "tebeo", no sabía por donde podía estarme "viendo" si yo no uso webcams).... me perdí....¿en donde íbamos?....

-¡diantres, me estoy yendo nuevamente por las ramas!-

-¡Acción!-

Decía que, cuando leía las revistas de aventuras de Batman y Robin.... o ¿era la de Superman o las de Archie ?. No recuerdo bien, creo que eran todas. En cada una de ellas era muy frecuente encontrar esa palabra escrita en las nubes donde eran atrapadas las letras de los diálogos, ¡ si saben de cuáles nubes les hablo ?... ¿sí?...¡exacto, de esas mismas!, no las confundan con los diacríticos por favor ¿o.k. ?

Siempre he querido hacer algo con este tozudo diablo. Quizá un cuento fantasma de esos que se evaporan cuando le pones FIN como última palabra, o una canción donde el cantor sea un rockero extraterrestre de piel azul como los unicornios. Me podría arriesgar también con una crónica anunciada, acéfala de tiempo y geografía en el averno, pero con una novela jamás, se volvería como una película de ciencia ficción.
Hablando de diablos, se me estaba olvidando que hoy apenas me desayuné que diantre significa diablo, ¡por Dios que no lo sabía, lo juro por mi Madre que es lo mas sagrado!... Sin embargo: ¡diantres! me sigue gustando, no deja de ser un lindo eufemismo.

-¡diantres, me empezó a doler un diente!-, debe ser por prosodia de eufonías o porque en verdad me lastimé al pronunciar con arrebato bruxismo tantas veces :¡diantres! ,¡Huy, me duele!

"Nadie puede sentirse como en casa en su propio cielo hasta que no haya aprendido a estarlo en su propio infierno " ( Lewis F. Presnall ).

¿ Será verdad?...." La miseria es opcional, se toma o se deja", esto también lo dice él. Lo único que sé en estos momentos es que un dolor de diente es el dolor del condenado, mejor voy a empezar de una vez por todas a escribir ese relato con esta palabra de marras antes de que se me gaste maldiciendo este mal dental.

-¡diantres!-
Se le oyó decir entre dientes mientras agudizaba el águila hambrienta en su mirada. Sus dedos se cruzaban unos entre otros queriendo concentrar en sus manos toda la fuerza de su rabia, fundía con ellas un mazo para destruir de un sólo golpe la eucrática vida que lo había domado durante tantos años. No iba permitir un día más de edulcorante en los laureles, ni Dios ni el diantre lo impedirían.... Hoy tenía en sus músculos la fuerza de Sansón y en las entrañas, la acerbidad de Aquiles por la muerte de Patroclo....

-¡diantres, se me fue la paloma!-

Comentarios

  1. Hola Passofinno: ¡diantres! que buena entrada. Me encantó! Filosófica, penetrante, ¡exacta! La verdad es que es un gusto leerte, una y otra vez.
    Un abrazo desde Buenos Aires.
    Te espero por mis nuevos post, cuando quieras pasar.

    ResponderEliminar
  2. Passofinno, una excelente reflexión con un ritmo maravilloso. Me haces pensar en las palabras que apenas se usan en ciertos países. Yo soy de Brasil y vivo en Argentina, por lo tanto sé hablar en Argentino. "Diantres" me lleva directo a "Los tres mosqueteros", pues allí fue donde conocí la palabra, y me pareció coherente, pues suena francesa. Aquí jamás usarías ese término, parecerías un personaje salido de una historieta o de un libro del siglo XIX. Muchas de esas palabras me dejaron frío cuando las leí por primera vez, ejemplos: Rayos (que me sonó a rayos), cáspita (que me sonó a caspa), recórcholis (que me sonó a corcho), etc., etc.
    ¡Diantres, me fui por las ramas! Perdón por la extensión.
    Te dejo un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  3. Hola:
    Cada país tiene sus modismos, esa palabra en el sur de mi región significa niño campesino, nada más alejado de su significante nativa que es ¡diablos!; supongo que nació porque para nosotros diablillo significa niño astuto, infiero que desde allí derivó que la interjección diantre, se use como significante de pequeño campesino...
    Un abrazo para ti desde Santiago de Chile.

    ResponderEliminar
  4. Diantessss, se me ha ido la olla al leerte, jajajaja.
    Son geniales esas palabras que usamos y las repetimos a veces constantemente.
    Me gustó tu entrada, muy original.
    Besos y susurros entre anatemas

    ResponderEliminar
  5. Hola:

    Es una palabra que digo a veces para no soltar la "palabrota" muy a menudo usada por nosotros los colombianos, tu escrito explica claramente es uso adecuado de ella.

    Gracias por visitarme.

    Diantres, olvidaba desearte unas muy felices fiestas navideñas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mis blogs de entretenimiento. Estoy segura que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar
  7. Me alegra verte de nuevo por aqui, y disfrutar del placer de leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Vaya!!!
    Y ahora que digo? Diantres!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Paisano:

    Mil gracias por tu amistad y presencia, feliz Navidad en paz y unión familiar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Pasofino, llego con escaso tiempo, pero no quiero dejar de felicitarte este año que comienza
    Feliz año
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
  11. Señor Passofinno, un gusto haberlo tenido de regreso por los periplos de una Hal inexistente en el mundo de las emociones reales. Por lo demás, noto que goza de los festines decadentes en medio de delicias gramaticales. Buena y olvidada palabra (¿debo decir, palabrota?). Espero algún día levantarme con ella en la cabeza.

    ResponderEliminar
  12. Dulce amado no se si comic o películas en algún lugar de mi mente est´´a, me encanta tu juego de palabras el ir y venir en el discurrir de tus pensamientos pensé que yo era la desparecida pero ya veo que tu siempre amada infiel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…