Ir al contenido principal

¡Los hombres no lloran!

...................................................................................... ..
"Las ideas claras son ideas acabadas y muertas. La poesía es anárquica en tanto cuestiona todas las relaciones entre objeto y objeto y entre forma y significado." ( Antonin Artaud )

-¡Los hombres no lloran!- Me lo decían todos los días y no se porque si yo jamás lloraba. Nunca comprendi exactamente porque insistían tanto en decirmelo, ni mucho menos entendía el porque me ignoraban cada vez que me decían:

-¡Los hombres no lloran!-

Cuando sus palabras hacían énfasis en esa frase, no mostraban ningún interés en mirarme de frente. Continuamente sus ojos se fijaban en otros lados, nunca hacía mí. Es como si al decirme:

-¡Los hombres no lloran!-

Hablaran contra un muro, un horizonte lejano, un ectoplasma desnudo, o en una especie de conjuro repetían en voz alta una y otra vez esas latosas palabras:

-¡Los hombres no lloran, los hombres no lloran, los hombres no lloran....!-

Y yo estaba allí, casi siempre entre el muro y el conjuro, pero ahora estoy seguro que a pesar de estar embadurnado de cansancio, yo para ellos era invisible, ¡por Dios que sí, maldita sea!
Me da rabia comprenderlo tan tarde, si lo hubiese captado antes odiaría menos y esta misantropía sería solo un tema para descrestar en las reuniones aburridas. De verdad que me habría gustado que me explicaran con más detalle que deseaban decirme con eso de que:

-¡Los hombres no lloran!-

Si no me hubieran ignorado tanto no sería tan resentido y tal vez, hubiere aprendido a llorar.
Pero ya hoy es demasiado tarde, otros lo hacen mejor, llorar o no llorar no esta en mi vademécum, esa prioridad la cedí hace rato a los ácratas y resilientes que saben mejor que hacer con ella.
Mi tiempo lo invierto en cosas inútiles -que es donde mejor suenan las sonrisas-, como pensar en que las sirenas existen y hablan lenguajes midrásicos con las burbujas del mar y, que es posible también habitar en el sol por el lado mas caliente aferrados a un heliotropismo a gran escala. Todo es cuestión de cálculos superfluos :
Dividir las matemáticas en una finta siniestra y multiplicar por menos cero los contubernios humanos, el resultado es el mismo que esperamos pero a la inversa; mejor dicho, una mamadera de gallo como dice Gabo, ejemplo:

( M/fs x -0cH= mdg2 )

.... Aún estoy conociendo mis lugares comúnes, lo que piso con mis pies, lo extraño de mi pieza donde duermo, lo que hay de exótico debajo de mi cama, lo misterioso de mi casa que cada vez encuentro de puertas para adentro. No me importa por ahora que nada concuerde, que todo sea bizarro y disfuncional, he ahí lo primero que debo conocer para entender lo demás; para que viajar si desconozco lo que tengo, si el dogma esta al frente de mis ojos y debo hacerlo sin llorar.

Se mi amor, que amorfa me buscas por todo rincón de tu mente y yo te beso toda vez que te presiento en cada grieta.
Se mi amor que huyes, al romper mis redes como lamia furiosa cuando atrapo tus sueños.
Se mi amor que cuando me encuentras, al instante te das cuenta que siempre estoy arriba y abajo, al centro, a lado y lado.

-¡Los hombres no lloran!-

Ojalá para mí fuera mentira y mi tópico y el mito jugaran la verdad a los dados o al ajedrez que es más lento, ya no tengo afán, pero solo los demiurgos que se ufanan de pronunciar: -¡fiat!- con el acento perfecto pueden ganar esa partida. Ellos tienen el poder para que de inmediato en un solo mandato se haga la luz: ¡Click!.... lastima los de yermo cerebro que la confunde con una marca de autos, precito es su destino.
Se que me odian cuando así pienso de ellos, pero la realidad es que no saben cribar las frases en su cerebro y además no soportan la abulia de mi sonrisa angelical ni lo áptero de mis espaldas. No es mi culpa y tampoco es de la vaca ¡Muuú!.... es de aptitud y actitud, mielgas en acción y devoción.

¡No soy culpable, te juro que no, es el destino el tirano, es más fuerte que yo !

Sabes mi amor que en la piel llevo todos esos años que te he amado, que poco a poco, a paso lento me muero por vos en cada intento que logro burlar al tiempo.
Sabes mi amor que te quiero mas que a nadie y a nada aunque tu rostro sea el de la ilusión.
Sabes mi amor que tu voz es mi alimento asi venga en toques como palos de ciego desde la distancia.
Sabes mi amor que jure amarte sin necesidad porque el juramento nació en mi alma impreso hasta el más allá y un poco más... Más y más... más... pero no se llorar, detritus del alma asi le llaman.

Con mis lastres sintácticos vuelvo al abisal.
.-.. --- ... .... --- -- -... .-
. . ... ... .. .-.. .-.. --- .-. .- -.

Comentarios

  1. Passofinno, qué bueno fue haber vuelto a tu blog, me has llenado de imágenes con este texto, me has hecho pensar en las decenas de llantos internos, de llantos ahogados y secos que alguna vez he pasado. Por suerte la vida me sonríe desde hace bastante tiempo, pero en mi alma conservo vívidos los recuerdos de épocas oscuras.
    Fue una alegría verte en mi espacio, sabes? No es un justificativo, pero la cantidad de seguidores me ha hecho olvidar de la calidad.
    Espero que compartamos lecturas más seguido.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. "Los hombres no lloran" Tuve dos hermanos, ahora solo uno, el otro murió. Tuve dos hermanos a quienes mi padre les repetía constantemente: "Los hombres no lloran"; como fui única mujer, me ponía en la fila y recibía la sentencia: "Los hombres no lloran" pues a poco ya no lloré.

    Precioso pasar por tu espacio.

    Muchos besos mi geme.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. En tu blog avisas “notecalles”, y más abajo, ya en la entrada escribes una pequeña maravilla a guisa de pequeña descripción. Y una se pone alerta… sabe que sobreviene algo bueno.
    Pero luego… están tus escritos, y leerte da sobresaltos, tensiones y relax, todo en uno y al mismo tiempo. Emociones puras, intensas y francas. Y a una se le eriza la piel y retiene el aliento. Entonces sucede la íntima maravilla… Passofino, tus letras son definitivamente exquisitas.
    Un cariño desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  4. "Los hombres no lloran", "las mujeres a la casa", "los niños vestidos de celeste", "las niñas de rosado"...¡Bobadas!, tanta nefasto pensamiento..."No se deben masturbar, es pecado". "Las chicas no hablan de sexo, menos desear, deben consentir al hombre"...Si continúo enumerando frases que nos han moldeado en nuestra niñez, quedaríamos listos para un sillón en el psiquiatra. Yo aprendí a expresar y gozar mi sexualidad, tú o el personaje del cuento pueden aprender a llorar, nunca es tarde.
    Un abrazo, escribes de maravilla.

    ResponderEliminar
  5. no solo las lágrimas son llanto, se llora de muchas maneras, interiormente el llanto grita su silencio que aturde, la muerte es llanto, el olvido es llanto....
    todos lloramos, hombres y mujeres
    te abrazo Passofino

    ResponderEliminar
  6. Un placer volver a leerte.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  7. Dios¡ he llegado de nuevo ; yo te he leído y al hacerlo te he sentido, las lagrimas que no brotan pero que punzan en el interior, la estela de tu tristeza que si tu no las has llorado yo a veces si, a lo mejor por los do; llorar no daña llorar libera
    Tu amante infielmente fiel un abrazo en la distancia y en el encuentro , ¿tus besos podrán borrar mis lágrimas?

    ResponderEliminar
  8. Hola Passofino, ya hace eones que no tenía comunicación contigo. Tuve muchos problemas con mi página anterior pero he creado otro sitio recargado de cosas nuevas, espero tenerte pronto por los mundos de las sombras. La dirección es: http://almascondenadas-df.blogspot.com/

    Y para seguir Almas condenadas en facebook es:
    http://es-es.facebook.com/pages/ALMAS-CONDENADAS/271727939514700

    Adiós, suerte y espero tenerte por los albores de la desolación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…