Ir al contenido principal

Relatos de un difunto. II ( Cont...)

(Dibujo y letra: Passofinno)

De pronto el camión que nos llevaba se detuvo al borde de la calzada. Había tres cruces, dos eran mal hechas con matarratón, sin señas y con enredaderas. La otra, tallada en piedra con nombre extranjero al que le habían rayado -tal vez con rabia o desespero- algunas letras sin lograr borrarlas. Sentí pesar.

No se que tiempo pasó desde aquél momento al salir del antro de mis angustias, el tiempo voló como polvo en el viento, sin detenerse como siempre. En su trascurrir, entre las rendijas de la carrocería, fui contemplando los asombrosos paisajes, la dicha enorme de recrearlos ante mis ojos me tenían sonámbulo.

Titánicas montañas se desplazaban a lado y lado del camino, como queriendo alcanzar con sus cimas y rascar con sus picos el azul. Veía las nubes atiborradas que las abrazaban y besaban en un juego continuo de pasión, parecía una orgía sagrada, pues unas nubes se iban y otras venían como novias alborotadas de pueblo. Nada podían hacer las infieles montañas para retener alguna si así lo hubiesen deseado; a las que osaban pasar, tenían que complacerlas.

Delicias fue descubrir los tímidos destellos de luz, que se escondían por cada grieta. me extasié hasta el clímax con cada sombra que amenazaba lluvia, la soledad de lo infinito pincelaba sus matices; aunque no se viera, el trono de Dios estaba allí...comprendí que la vida es linda a pesar de las desdichas, que el paraíso y el infierno solo existen en la conciencia de cada ser...

Vi también pasar una bandada de golondrinas que me llamó mucho la atención por su habilidad al volar, me recordaron al cuarto pelotón, solo la diferencia entre ellas y el, era que las golondrinas sabían a donde iban y nosotros no. Mi teniente no lo ignoraba, por orden y cautela no lo había revelado a sus soldados, pero con que él lo supiese bastaba, nosotros estábamos dispuestos a seguirlo hasta las mismas tripas de la tierra si era preciso.


Un ave rara y gigante pasó persiguiéndolas en la misma dirección, parecía un pterosaurio o un pájaro de las tormentas, fue muy veloz para averiguarlo, no era buen presagio, esa clase de animal solo existe en la memoria del pasado. Miré a todos mis compañeros para saber si también la habían visto, sólo uno me miraba fijamente con el temblor del desierto, era el guajiro que se echaba la bendición y rezaba con los labios una oración wayúu.

-Arena, sol y viento- me pareció escuchar.

Ese perfume, mixtura de flores silvestres, hierba fresca, monte rebelde, campo abierto, selva... mi selva.
Ese aroma que llegaba cual encomienda directa a la petición de mi olfato; no quería que se fuera, como no quería que aquél día de destino incierto hubiese cumplido su cita con el tiempo. Pero, pedirlo era un sacrilegio, que más podía pedir si mis deseos se estaban cumpliendo: poder ver, sentir, oler mi tierra fértil, la que no defrauda las manos callosas del que la trabaja, la que alimenta las bocas hasta saciarlas, la que ahora me aspiraba en un suspiro.
Con razón alguien que levantó un plantío de una hipérbole, dijo una vez en mi pueblo que sembró un huevo y le brotó un árbol de gallinas... pedir más ese día, hubiera sido gula.

(Continuara)

Comentarios

  1. «He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él»...

    ResponderEliminar
  2. Mi adorada y admirada Hal.
    No es mi costumbre contestar -hoy por hoy- los comentarios en las entradas como lo hacía antes.
    Y no es por mala voluntad, sino por la falta a veces de tiempo, ya que por épocas me alejo de la Internet y me da vergüenza al volver, ver y saber que contesté algunos y otros no (Sufro de pena ajena, propia y de uno que otro complejo, o tal vez de muchos).

    Más sin embargo hoy me obligo a hacerlo con usted, por el gran respeto que le tengo, la profunda admiración y digamos que la infatuación eterna por su inteligencia y Belleza. Y, además también porque -como lo he hecho con algun@s que me comentan- de escribirles por correo y darles mis razones por no contestarles.
    Me debo hacerlo a usted -mi hermosa Guinevere- por este medio ya que desconozco su correo.
    Además, quiero que sepa que le sigo con gran entusiasmo y que disfruto leerle esos versos rebeldes, irreverentes, de chocolate y sal que se derriten en la lengua, en la comisura de los labios; con los que usted me atrapa y me deja entrar a su mundo de los mil colores.

    P.D: Yo también he descubierto -como dijo Clint Eastwood en los puentes de Madison: "No quiero necesitarte porque no puedo tenerte"- que tiene usted todas mis licencias y hasta mi pasaporte con sellos y todo. Puede escribirme cada vez que lo desee y si así a bien lo tiene, y espero que no le moleste el que yo así lo haya hecho. Si le disgusta, le aseguro que este mensaje se auto destruirá en...cinco, cuatro, tres... digamos que cuando usted lo diga.
    Reciba mis saludos, un gran abrazo y este beso sincero de profunda admiración y veneración!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…