Ir al contenido principal

Relatos de un difunto. II ( Cont...)

(Dibujo y letra: Passofinno)

De pronto el camión que nos llevaba se detuvo al borde de la calzada. Había tres cruces, dos eran mal hechas con matarratón, sin señas y con enredaderas. La otra, tallada en piedra con nombre extranjero al que le habían rayado -tal vez con rabia o desespero- algunas letras sin lograr borrarlas. Sentí pesar.

No se que tiempo pasó desde aquél momento al salir del antro de mis angustias, el tiempo voló como polvo en el viento, sin detenerse como siempre. En su trascurrir, entre las rendijas de la carrocería, fui contemplando los asombrosos paisajes, la dicha enorme de recrearlos ante mis ojos me tenían sonámbulo.

Titánicas montañas se desplazaban a lado y lado del camino, como queriendo alcanzar con sus cimas y rascar con sus picos el azul. Veía las nubes atiborradas que las abrazaban y besaban en un juego continuo de pasión, parecía una orgía sagrada, pues unas nubes se iban y otras venían como novias alborotadas de pueblo. Nada podían hacer las infieles montañas para retener alguna si así lo hubiesen deseado; a las que osaban pasar, tenían que complacerlas.

Delicias fue descubrir los tímidos destellos de luz, que se escondían por cada grieta. me extasié hasta el clímax con cada sombra que amenazaba lluvia, la soledad de lo infinito pincelaba sus matices; aunque no se viera, el trono de Dios estaba allí...comprendí que la vida es linda a pesar de las desdichas, que el paraíso y el infierno solo existen en la conciencia de cada ser...

Vi también pasar una bandada de golondrinas que me llamó mucho la atención por su habilidad al volar, me recordaron al cuarto pelotón, solo la diferencia entre ellas y el, era que las golondrinas sabían a donde iban y nosotros no. Mi teniente no lo ignoraba, por orden y cautela no lo había revelado a sus soldados, pero con que él lo supiese bastaba, nosotros estábamos dispuestos a seguirlo hasta las mismas tripas de la tierra si era preciso.


Un ave rara y gigante pasó persiguiéndolas en la misma dirección, parecía un pterosaurio o un pájaro de las tormentas, fue muy veloz para averiguarlo, no era buen presagio, esa clase de animal solo existe en la memoria del pasado. Miré a todos mis compañeros para saber si también la habían visto, sólo uno me miraba fijamente con el temblor del desierto, era el guajiro que se echaba la bendición y rezaba con los labios una oración wayúu.

-Arena, sol y viento- me pareció escuchar.

Ese perfume, mixtura de flores silvestres, hierba fresca, monte rebelde, campo abierto, selva... mi selva.
Ese aroma que llegaba cual encomienda directa a la petición de mi olfato; no quería que se fuera, como no quería que aquél día de destino incierto hubiese cumplido su cita con el tiempo. Pero, pedirlo era un sacrilegio, que más podía pedir si mis deseos se estaban cumpliendo: poder ver, sentir, oler mi tierra fértil, la que no defrauda las manos callosas del que la trabaja, la que alimenta las bocas hasta saciarlas, la que ahora me aspiraba en un suspiro.
Con razón alguien que levantó un plantío de una hipérbole, dijo una vez en mi pueblo que sembró un huevo y le brotó un árbol de gallinas... pedir más ese día, hubiera sido gula.

(Continuara)

Comentarios

  1. «He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él»...

    ResponderEliminar
  2. Mi adorada y admirada Hal.
    No es mi costumbre contestar -hoy por hoy- los comentarios en las entradas como lo hacía antes.
    Y no es por mala voluntad, sino por la falta a veces de tiempo, ya que por épocas me alejo de la Internet y me da vergüenza al volver, ver y saber que contesté algunos y otros no (Sufro de pena ajena, propia y de uno que otro complejo, o tal vez de muchos).

    Más sin embargo hoy me obligo a hacerlo con usted, por el gran respeto que le tengo, la profunda admiración y digamos que la infatuación eterna por su inteligencia y Belleza. Y, además también porque -como lo he hecho con algun@s que me comentan- de escribirles por correo y darles mis razones por no contestarles.
    Me debo hacerlo a usted -mi hermosa Guinevere- por este medio ya que desconozco su correo.
    Además, quiero que sepa que le sigo con gran entusiasmo y que disfruto leerle esos versos rebeldes, irreverentes, de chocolate y sal que se derriten en la lengua, en la comisura de los labios; con los que usted me atrapa y me deja entrar a su mundo de los mil colores.

    P.D: Yo también he descubierto -como dijo Clint Eastwood en los puentes de Madison: "No quiero necesitarte porque no puedo tenerte"- que tiene usted todas mis licencias y hasta mi pasaporte con sellos y todo. Puede escribirme cada vez que lo desee y si así a bien lo tiene, y espero que no le moleste el que yo así lo haya hecho. Si le disgusta, le aseguro que este mensaje se auto destruirá en...cinco, cuatro, tres... digamos que cuando usted lo diga.
    Reciba mis saludos, un gran abrazo y este beso sincero de profunda admiración y veneración!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …