Ir al contenido principal

Mala gente.


      (Dibujo. PASSOFINNO)

Esta cansada de rezar, de que todo lo que haga le sepa a oraciones. Si lo que Dios quiere es probarla se va a decepcionar  porque ya tiene podrida el alma, a maluco le sabe.

Su esposo le dice que aguante, que en lo fregao se conocen los valientes. De esos consejos también esta cansada. - ¡harta más bien! - diría su Mamá si la viera.

Valentía y hambre tienen sus diferencias, - no son compatibles - dicen los ricos.

El desayuno de hoy tuvo ese sabor a incienso, sería acaso por el milagro de haber hallado: tres tomates rojos, un gajo de cebolla y dos huevos totiados con los que hizo el hogao. Tal vez, algún vecino generoso se coló por el solar y los dejo en el poyo.
Así es como habla la caridad, en silencio como la voz de Dios. Habrá que recordarle a la próxima que no se le olviden las arepas.
Y, no es que quiera ser desagradecida y mucho menos conchuda, pero la verdad es que está hastiada hasta la coronilla de esos silencios, de esas misericordias, de esos pesares que mas parecen humillaciones. Alimentan el cuerpo pero enflaquecen el espíritu.

Era mejor cuando eran mala gente. Desde que su esposo dejó de beber y se metió a Alcohólicos Anónimos, no hace sino rezar esa estúpida oración de la serenidad, vive como si no le importara nada, se resignó a todo, parece un bonsái. Nihilismo en él e ironía en ella, son todas sus defensas.

Cuando ella era más mal genio y la cantaleta no era los lamentos de ahora, todo le funcionaba. El dinero fluía, así se gastara casi todo en drogas y licor o en mecato y chucherías pero a la cara de Bolívar se le veía ¿o era la de Santander o la Pola?... bueno, lo que si se, es que era a uno de esos patriotas que salen en los billetes ¡es que hace tanto tiempo que no ven uno, que hasta las caras se les olvidan!...

Ella no cree en la suerte, dice que es lo más parecido a un dèjá vu, una ilusión que cuando viene, inmediatamente se va. "Engaña bobos" así le llama.
El si cree en la suerte, esta convencido de que la suerte tiene carácter, que está con quien quiere estar sin importar si es bueno o malo, es dueña de su parecer y no se deja manipular de rezos ni olores raros. La suerte es quien es y punto. ¡No hay discusión!

Mañana, si logra conseguir algunos billetes con los rostros de algún prócer, científico o poeta, comprará otro billete pero de lotería. A ella le va a disgustar, le recordará lo hifueputa que es y le sumará lo irresponsable. Pero, en el fondo de su alma - que tiene podrida y sabe a maluco - habrá una esperanza que tapará ese olorcito... La esperanza del pobre es un billete de lotería.

Comentarios

  1. Un relato con mucho pulso, Passofino, sobre la pobreza y un poco sobre la soledad. Me ha gustado mucho, muy bien escrito y bien llevado, amigo. Me alegro de verte de nuevo por aquí.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Hola mi Geme, que bueno verte de nuevo por acá y regresas con un buen relato.

    Lleva mensaje el relato, eso es bueno.

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  3. es verdad querido amigo, "la esperanza del pobre es un billete de lotería", en tiempos de crisis sociales las salas de juego estan llenas de los dueños del pensamiento mágico, en un número cambiar la suerte y la vida..
    es una pintura de la realidad en mi país, saludos

    ResponderEliminar
  4. Excelente relato. Me gusta cómo nos narras una realidad triste de nuestros países latinoamericanos; miseria, hambre, soledad, esperanza...pero qué lástima que esa esperanza no sea en un futuro mejor a fuerza de trabajo y empeño sino en un simple boleto de lotería; sin embargo, si nos ponemos a ver, qué empeño va a tener una gente que no tiene ni qué comer. Es triste.
    Millones de gracias por tus letras, querido Passofinno.
    ¡Te dejo una abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …