Ir al contenido principal

Mala gente.


      (Dibujo. PASSOFINNO)

Esta cansada de rezar, de que todo lo que haga le sepa a oraciones. Si lo que Dios quiere es probarla se va a decepcionar  porque ya tiene podrida el alma, a maluco le sabe.

Su esposo le dice que aguante, que en lo fregao se conocen los valientes. De esos consejos también esta cansada. - ¡harta más bien! - diría su Mamá si la viera.

Valentía y hambre tienen sus diferencias, - no son compatibles - dicen los ricos.

El desayuno de hoy tuvo ese sabor a incienso, sería acaso por el milagro de haber hallado: tres tomates rojos, un gajo de cebolla y dos huevos totiados con los que hizo el hogao. Tal vez, algún vecino generoso se coló por el solar y los dejo en el poyo.
Así es como habla la caridad, en silencio como la voz de Dios. Habrá que recordarle a la próxima que no se le olviden las arepas.
Y, no es que quiera ser desagradecida y mucho menos conchuda, pero la verdad es que está hastiada hasta la coronilla de esos silencios, de esas misericordias, de esos pesares que mas parecen humillaciones. Alimentan el cuerpo pero enflaquecen el espíritu.

Era mejor cuando eran mala gente. Desde que su esposo dejó de beber y se metió a Alcohólicos Anónimos, no hace sino rezar esa estúpida oración de la serenidad, vive como si no le importara nada, se resignó a todo, parece un bonsái. Nihilismo en él e ironía en ella, son todas sus defensas.

Cuando ella era más mal genio y la cantaleta no era los lamentos de ahora, todo le funcionaba. El dinero fluía, así se gastara casi todo en drogas y licor o en mecato y chucherías pero a la cara de Bolívar se le veía ¿o era la de Santander o la Pola?... bueno, lo que si se, es que era a uno de esos patriotas que salen en los billetes ¡es que hace tanto tiempo que no ven uno, que hasta las caras se les olvidan!...

Ella no cree en la suerte, dice que es lo más parecido a un dèjá vu, una ilusión que cuando viene, inmediatamente se va. "Engaña bobos" así le llama.
El si cree en la suerte, esta convencido de que la suerte tiene carácter, que está con quien quiere estar sin importar si es bueno o malo, es dueña de su parecer y no se deja manipular de rezos ni olores raros. La suerte es quien es y punto. ¡No hay discusión!

Mañana, si logra conseguir algunos billetes con los rostros de algún prócer, científico o poeta, comprará otro billete pero de lotería. A ella le va a disgustar, le recordará lo hifueputa que es y le sumará lo irresponsable. Pero, en el fondo de su alma - que tiene podrida y sabe a maluco - habrá una esperanza que tapará ese olorcito... La esperanza del pobre es un billete de lotería.

Comentarios

  1. Un relato con mucho pulso, Passofino, sobre la pobreza y un poco sobre la soledad. Me ha gustado mucho, muy bien escrito y bien llevado, amigo. Me alegro de verte de nuevo por aquí.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Hola mi Geme, que bueno verte de nuevo por acá y regresas con un buen relato.

    Lleva mensaje el relato, eso es bueno.

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  3. es verdad querido amigo, "la esperanza del pobre es un billete de lotería", en tiempos de crisis sociales las salas de juego estan llenas de los dueños del pensamiento mágico, en un número cambiar la suerte y la vida..
    es una pintura de la realidad en mi país, saludos

    ResponderEliminar
  4. Excelente relato. Me gusta cómo nos narras una realidad triste de nuestros países latinoamericanos; miseria, hambre, soledad, esperanza...pero qué lástima que esa esperanza no sea en un futuro mejor a fuerza de trabajo y empeño sino en un simple boleto de lotería; sin embargo, si nos ponemos a ver, qué empeño va a tener una gente que no tiene ni qué comer. Es triste.
    Millones de gracias por tus letras, querido Passofinno.
    ¡Te dejo una abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…