Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2013

De la realidad a la ficción.

(Foto: Passofinno)
Hablo desde la ficción. Siempre entro a ella por la realidad sin ningún rasguño. En mi fantasía es donde mejor me encuentro, pero ultimamente siento que me hace daño. Los años siguen pasando y la ilusión no toma cuerpo alguno. Yo quiero creer, pero ya no sé en que o quien... Mi mundo se deshace. Ya no pregunto, de antemano sé que no hay respuestas, el silencio es el dueño de ellas. Nunca pensé que amar tanto fuera tan dañino. Nunca pensé que el poder del amor se dejará vencer por el tiempo, la distancia, el olvido... Debí aprender a caminar sin huellas, sin dejar rastro alguno ¿Para qué?... Si es porque la muerte cree que le huyo, se equivoca, es solo hacía ella, a donde va mi camino. Hoy quiero salir de mi ficción y entrar a la realidad pero temo a las heridas, la realidad es tan cruel como lo es el amar sin medidas, sin tiempo, sin distancias, sin olvidos.

Nada suena

(Dibujo: Passinno)
Todas las cuerdas se las reventé a la guitarra, nunca pude con ella, ya no suena. Creo que se quedará condenada a un rincón, igual a donde tengo condenada mi alma.
No la hice mil pedazos por consideración con la madera, al fin y al cabo es de donde sale este papel en el que escribo esta decepción musical. De verdad, que el mayor respeto, es un árbol el que me lo inspira; es el único que sin moverse de un lugar a otro, todo lo puede, todo lo da: Resistencia, valor, estoicismo, integridad, fuerza, alimento, abrigo, energía, sombra...
Hay en cada hoja, en cada rama, en el tallo, en la raíz, en la savia todo un conocimiento universal, lleva escrita la memoria genética de la naturaleza de principio a fin; por eso, el papel es su esencia, la reencarnación. Mas, mi deseo era solo escribir sobre mi guitarra, sobre los acordes que se me enredaban en cada nota, sobre esa forma de rasgar como si estuviera chispeando mi machete en la calle antes de una pelea... pero es que ese …

Espía personal.

(Foto-edición: Passofinno) ESPÍA PERSONAL Seis meses vigilando al nuevo vecino.
Parodia subjetiva a contrapropuesta simétrica de adaptación antónima en orden paralelo de la crónica de Andrés Felipe  Solano: “Seis meses con el salario mínimo":


Capítulo I:
1). De austeridad y celibato, fue la primera impresión que me causó el nuevo vecino al llegar a la casa de los Carrasquilla. Me supongo que la monocromática vida que debe de llevar, sólo la divide esos dos votos. Se le ve cansado, pálido un poco, hasta las gafas le pesan. De seguro le tocó dormir el día anterior en una covacha de mala muerte en esas residencias del centro, donde todo huele a pecueca y creolina. Trae una maleta en la que no habrá más de dos o tres mudas de ropa y uno que otro artículo personal. No suelta el periódico de una de sus manos, lo aferra como si fuera su salvación; desde acá alcanzo a visualizar parte de la sección de los clasificados, debe estar buscando empleo y pieza; por lo que toca, una de dos ya encontró. …