Ir al contenido principal

Relatos de un difunto III ( Cont.)


Aquél brusco freno del camión, me hizo volver en sí del alegre letargo. Habíamos llegado al comienzo de nuestro principio.
Bajar fue lo primero, luego formarnos, después oír a mi teniente -con su voz de mando- darnos a cada uno su parte de la misión:

-¡Destino a cumplir soldados!: por ese atajo que ven al frente, iremos a buscar un hato de bandoleros que huyen después de cometer otro de sus tantos crímenes. ¡ Óiganlo bien! hay que hacerlos prisioneros, si no se puede, no se preocupen, porque entonces ya ellos nos habrán hecho pedazos y no estaremos vivos para comprobarlo. ¡Por lo tanto mis soldados! estaremos exonerados de toda culpa ante un concejo de guerra, porque por error y por descuido... ¡Por pendejos! habremos perdido el juego sin imponer nuestras reglas y pagaremos con la vida la triste derrota... ¡Por pelotas! así que escojan: ¡mueren por tontos o viven por vivos!-

Elocuente arenga de mi teniente, que en un chasquido, sin tapujos ni rodeos directo al grano, nos destapó la embotellada verdad de nuestro futuro avatar; morir o vivir así estaba escrito.
Nuestro rumbo incierto y obscuro empezaba esclarecerse sin dejar las sombras ¡ahí iba, el cuarto pelotón loma abajo, del atajo señalado por el índice de mi teniente!

Un silencio tácito de nuestros labios y hasta de nuestras pisadas al caminar, se asociaba al medio ambiente, solo se escuchaba la respiración, imposible de evitar por ser lo natural de estar vivos.
Lo silente era señal de lluvia, pues aquellas nubes negras, después de mimar y seducir a las sensuales montañas; querían descargar su semen de agua en ellas, dándole la fertilidad que nace en sus entrañas.

Pronto llegamos, donde con un ademán de la mano en alto de mi teniente, nos ordenaba detenernos. Su vista de lince y oídos de tísico tuvieron su primer contacto con el peligro, así nos lo hizo saber sin hablar, en los ojos se leía su pensamiento.

Nos agazapamos divisando el horizonte...
Éste mi teniente y su olfato de perro se las sabían todas... ¡Ahí estaban, que carajo!... un montón de puntitos verdes que parecían moscardones revoloteando en la mierda de los matorrales, esos eran los guerrilleros que buscábamos y a los cuáles mi teniente llamaba bandoleros.

Comentarios

  1. Interesante este Relato de un difunto, por lo que veo existen dos anteriores, es el primero que veo publicado.

    "querían descargar su semen de agua en ellas, dándole la fertilidad que nace en sus entrañas."

    Esta figura literaria me parece muy bella y si lo vemos desde ese punto de vista es así, el agua fertiliza la tierra es una buena analogía.

    El cierre me hace pensar que todos consideraban bandoleros a los guerrilleros, y desde el punto de vista de un ejército creo que los guerrilleros son bandoleros. ¿Que será el ejército para los guerrilleros?

    Saludos, es un gusto pasar por tu espacio. Ya hacía tiempo que no publicabas.

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  2. Es como mirar una película de acción... tus letras tienen mucho realismo.
    Un placer leerte, te dejo un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Un placer volver a leerte, estimado compatriota. Retratas muy bien la azarosa y sufrida vida del soldado, del soldado colombiano que ha sido y será un héroe nacional.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Recuerde que para estas cosas le tengo el bálsamo de Fierabrás...Cuente con eso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …