Ir al contenido principal

HALLY (Revelaciones de un alter ego detestable, IX)

(Tu eres mi soledad, simplemente porque no estás)

(Dibujo: Passofinno)

¡Japi berdi tuyú japiberdi tuyú!

Hoy debe ser tu cumpleaños. Me hubiera gustado escribirte un e-mail.
¿Me recordarás hoy, como te estoy pensando?

Te imagino, desnuda frente al espejo reflexionando si te arrancaras el cabello de la ira o probarás el helado de kiwi para los invitados. Yo creo que chocolates matará kiwi al derretirse con la sal en los labios.

Para quienes no la conocen, se llama Valeria, pero le decimos Hally por aquello de Gatubela modelando por los entejados de Batman ¿Recuerdan? Es su hobby favorito. Cuando trasnocha, se disfraza igual y maulla ¡Miauuú! Ronronea al filo de los bordes entre los limites de la calma y la paciencia ¡Aarrgghh! Aunque ella hubiera preferido que la llamaramos Paquita ¡Pilluela!

Recuerdo un cumpleaños anterior, tenías puesto ese vestido corto de flores con escote, las sandalias doradas con luciérnagas alrededor, los labios color provocación que despues borrarían mis labios... Olías a jazmín que brota como el amor en la noche; estabas en tu cuarto yo acariciaba tus pensamientos, contemplaba mis derrotas en tus derrotas, jugaba con las palabras en tus pupilas y tú me enredabas -como siempre- en versos.
Ese día mi imaginación jugó con tu cuerpo: Las flores de tu vestido corto las cosí alrededor de tu ombligo, por cada puntada un beso, me ayudaron las luciérnagas; el escote lo bajé donde queda más preciso, dio el talle. Los labios sin color volví y los pinté a mordiscos y las sandalias... las dejé puestas en tus pies, pronto llegaría hasta ellas. Ese día aprendí a desaprender, supe que la piel es la única que me vence en batalla. Ella dice ven, y yo voy y vuelvo cuantas veces me desee, mi obediencia es a tu carne Valeria Hally Paquita Japiberdituyú Hoy como ese día te deseo más y más ¿Donde estás?

Siempre quise decirte cosas que hoy tampoco te diré, como aquello de que no nos gustan los finales y el porqué. No te diré tampoco que fingimos no ver a las personas para no saludarlas, que inventamos compromisos para no asistir a otros, que robo tus citas y tus frases para crear conjuros que cazan brujas, que la fobia social nos alimenta, que tenemos nuestros odios en común contra los que se creen superiores sin serlo, que los complejos son de los otros no nuestros, que nos da asco obedecer, que la soledad es lo más parecido a la felicidad cuando es voluntaria, que solo cuando viajamos con el ser que deseamos sabemos si lo odiamos. No te lo diré Hally, Japiberdi tu yú.

Su amor es como el viento, no se ve pero se siente, te arrastra, a veces te acaricia te refresca te golpea, es un amor en las nubes en la montaña en la tierra, está en todas partes como Dios.
Sé que es una hechicera, soy consciente de ello. Toda la taumaturgia de la Guinevere y de Morgana le fue dada pero no se lo reprocho, por el contrario, lo disfruto; sobre todo cuando me convierte en sapo ¡Croack! es un juego que nos divierte cuando se nos acaban los abracadabras los ábrete sésamos. Ella me convierte en sapo ¡Croack! y me besa cada vez que me encuentra en el lago. Yo dejo que me halle muchas veces. Entre más encuentros más besos, todo es cuestión de matemáticas, puro arrebato.

Valeria Hally Paquita ¡Pilluela! Gatubela ¡Miauú! Guinevere Morgana Japi berdi tuyú tiene fuego hasta en su pelo que a veces es del mismo color, pelirroja le llamo cuando no me escucha. 
Sabe muchas cosas, conoce las palabras escondidas, hace malabares con ellas, algunas veces las utiliza como herramientas para cortar cadáveres, son dagas de tres filos; otras veces las utiliza para domar tigres de cristal... Lo que no sabe Hally, es que yo soy el dueño de sus jaquecas; cada vez que le dan es porque no me piensa. De sus rabietas y berrinches no me puede culpar, esas las heredó de un ancestro Celta o de una tal Boudica, lo sé con certeza porque ella misma lo dijo -ese día que hablo dormida- cuando botó al piso las cobijas azules (Que frío hizo esa noche, lo recuerdas?)

¡úyut idreb ipaJ!
(Junio 3)

Comentarios

  1. Todavía sigo celebrando ese 3 de junio tan inusual... ese día lo esperé desnuda en la playa, no me dio jaqueca, no lo vi llegar. Sabe que tiene la libertad de escribirme un e-mail, de jugar conmigo en el tejado, de enviarme señales de humo con su cigarrillo.
    Valeria, Hally, Paquita... qué importa, yo también siempre quise hacerle cosas que esta noche tampoco le haré.

    Dankeschön!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …