Ir al contenido principal

Palabras escondidas (I)

(Dibujo: Passofinno)

Entre palabras y puntos suspensivos encontré su huella. Ella y ellas, son las que se esconden.

Las palabras, cuando las quiero usar no se dejan, brincan a saltitos entre los puntos suspensivos. Son como las mujeres, sino las consientes, las contemplas, las acaricias, no lo entregan todo, son un enigma.

Hoy, por ejemplo, se me repitieron algunas, se colaron en este texto, vienen de otro anterior; así son ellas: traviesas, dueñas de todo, de los sueños, de la ilusión, de la fantasía, de los juegos, de la magica realidad; se escapan de los renglones, viven en la mina de un lápiz; coquetean, sonrien... palabras, palabras.

"Usar" no debe ser lo correcto. Ahí es donde pienso que estoy fallando. Cuando por finalidad tengo el "usar" a las palabras, ellas se deben sentir como si fueran un objeto, una mercancía... 
A las palabras hay que tratarlas con respeto, con elegancia, con cariño. Incluso a las soeces o vulgares, a las incomodas, a las que suenan como si estuvieran de trasteo en el cielo, corriendo un escaparate o fritando chorizos.
En una sola palabra: se deben humanizar. 
Podrá sonar fuera de tono, pero es la verdad. La palabra merece el lugar que en realidad ocupa en todos los escenarios: La palabra es primero (¿O lo fue el silencio?), solo cuando fue pronunciada por primera vez se conoció al silencio como la otra mitad. Podríamos decir que luz y oscuridad son la palabra y el silencio, y que todas dos son la voz del Creador, de Dios.

Silencio, es masculino; palabra, es femenina (asexuadas ¿Importa el sexo?)

Las palabras en los silencios germinan en las manzanas del paraíso. Tienen el poder de ocultar y callar, de engañar y enseñar, de reir y dar placer. Son el bien y el mal, el Abraxas, el yo creador, el destructor. Son amor sexo, odio dolor, son lo que son y más.
Los silencios nunca callan, son palabras escondidas.

Trato de explicarme a diario como entender la forma de llegar a ti sin palabras ¿Podría tu silencio darme una respuesta?... 
Las palabras están gastadas, necesito nuevas, recién salidas del silencio, de aquellas que brotaron de la oscuridad a la luz como la primera, las que dominaron los silencios.

Palabras escondidas son las que tengo cuando te veo. Tú estás unida a ellas. Tú eres mi palabra perdida, mi palabra ganada, la del silencio, la de la alegría, la que se oculta, la que se olvida, la que escondida me hace un guiño desde mi cerebro...
Tú eres, las únicas palabras que en verdad quiero tener en mi diccionario.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…