Vistas a la página totales

sábado, 29 de noviembre de 2014

Ya te lo dije Alter Ego

No sé que haces aquí. Te he prohibido de mil maneras que escribas, y tú como si nada ocurriera, insistes cada vez que yo me descuido; y te entrometes en este blog intentando cometer poesía, crear universos a través de cuentos fallidos, relatos imprecisos de historias absurdas y sin sentido, principios de novelas cuya narrativa se detiene sin argumentos en los primeros párrafos ...

¿Por qué eres tan terco?

Te he cerrado este sitio y no te ha servido. Contra todo principio has trasgredido mis propias leyes, no me has respetado mi ignorancia y te has burlado de mi poca inteligencia. 
Te importa muy poco que yo sea el hazmerreir que da la cara y que sustenta cada una de tus letras. Desnudas a cada lector una biografía de mí que no existe, inventas un mundo que no me pertenece si tú muy bien sabes mi problema con la poesía, el odio oculto que guardo como un misterio a todo aquello que presume y rezuma en la literatura, a las mentiras de la historia, lo fingido de toda la geografía humana que se presenta en el teatro de las vanidades, el maldito histrionismo que no se despega después de un acto...

Ya te lo he dicho Alter Ego, obedece, no quiero hacer contigo lo que he hecho con los demás.
Estas advertido.

martes, 25 de noviembre de 2014

Puntos suspensivos

El Universo es un poema
Lleno de puntos suspensivos...
Como estrellas están puestos
En los renglones del infinito

sábado, 15 de noviembre de 2014

Solo escribo

No sé de nada. Son otros los expertos. Si algo aprendo, fácil se me olvida, solo me quedan en la memoria restos de palabras, como si fueran de un naufragio intelectual: 
Una frase, que de vez en cuando saco como un paraguas para que escampe mi ignorancia. Algunos títulos de libros o textos, que a veces los confundo, entre el denotativo y lo connotativo. Un drenaje en el pozo del conocimiento, que cada vez que se intenta llenar, de inmediato se seca. Solo se puede rescatar las ganas de saber pero con una desmotivada curiosidad... Yo no sé de lo que debería saber, solo escribo.

No estoy solo

Trato de entenderme. Me busco hasta donde no estoy. En lo poco que me encuentro, creo comprender que soy parte de un todo. No soy una rueda suelta, ni soy un piñón extraviado. Pertenezco a algo que mi mente vislumbra pero con penumbras, con destellos raros, uno que otro rayo vago de luz dorada o plateada según mis ánimos... No estoy solo

domingo, 26 de octubre de 2014

Son sus labios...

Sigo inventando nuevas palabras que no esten gastadas para que las estrenen sus labios...

sábado, 12 de julio de 2014

Sin sueño, ni sueños

(Foto: Passofinno)

Es tarde, y no debería serlo porque apenas son las primeras horas de un nuevo día. 
Todavía está obscuro, el prusia del cielo se confunde con lo negro de las nubes. Empieza a oler a pedacitos de besos idos en la noche, a murmullos de ecos que se bañaron con las sálivas de los enamorados. Huele a silencios, como los alientos de los fantasmas, huele a vientos gastados en otras tierras.
Destejiendo el tiempo -a veces como la Penélope- cambio de colores a los hilos de los segundos, para componer aquellos minutos que no me quedarón bien.

Aquél, quien dice que soy Yo, lo he despachado a dormir. Es un pobre tonto, yo le llamo el rey de los ilusos, es un tipo supremamente aburrido, un anacoreta anodino, vive como si estuviera en clausura, en un cuarto que apenas tiene dos por dos. Cuando no está leyendo, se la pasa escribiendo, y no pocas veces dibujando, todo el que lo conoce se desilusiona e inmediatamente de su memoria, se le resbala la falsa imagen que adquirió. 
Piensa, piensa y piensa en sus descansos. Vive del aire porque renunció a todo. Él dice, que lo que debía hacer hace tiempo, no lo hizo; y ahora que le queda poco de ese tiempo se ha propuesto hacer lo que debío hacer, no quiere ir al infierno por los caminos que conduce el talento perdido... 
¡Qué estulto ese Yo que dice ser quien no soy! ¡Cómo si todo fuera tan fácil! ¿Será que cree que los cheques los tiran debajo las puertas?.... 
Estoy seguro que terminará como todos los demás que intentan lograr lo que antes no pudieron. Acabará con la lengua pegada en la pared, y muerto de la pereza intelectual, esa misma que cuando se arraiga desde joven no hay quien la venza. Dormir en los laureles es muy cómodo. Ya es tarde para él y no quiere saberlo, sigue forzando circunstancias que solo están en su contra, ni lástima me da...

 Yo en cambio, el verdadero Yo, soy Noctámbulo, nunca tengo sueño, ni ilusiones, ni esperanzas, me gusta vivir sin esas cadenas, solo son ataduras que te impiden ser libre. A estas horas es cuando mi sombra finge ser blanca y casi siempre lo logra. No sé porqué lo hago, pero lo disfruto, así como me encanta meter dedos en las llagas a todos los que me caen mal (Que no son pocos).
Si les contara de mis andanzas por estos lares y por otros en los que vuelo, de seguro me odiaran más de lo que puedan quererme. Pero no puedo hacerlo, tengo otros planes que incluyen el amarme, no me es difícil lograrlo porque siempre tengo palabras nuevas para estrenarlas en unos labios, por algo me dicen el Sabroso. Esta es otra de mis cualidades, el ser un pretencioso disimulado. 
Es inevitable ¡que le vamos a hacer!

Siempre miento, y parece que no, cuando más lo hago es cuando sueno más sincero. Parezco un tambor de redoble cuando señalo a quien voy a fusilar, no se confien de mí, siempre estoy a salto de mata...

lunes, 23 de junio de 2014

Versos en tu espalda

Hoy te inventaré un poema 
Escribiré cada verso 
Con mis dedos en tu espalda. 
Sentirás en tu piel cada palabra...

sábado, 14 de junio de 2014

El poeta silueta

¿Lo ven?...
¿Será que se esconde?...
¿Dónde estás poeta?...
¿Sos una sombra... o silueta?

martes, 3 de junio de 2014

Lo quiero todo

 (Dibujo: Passofinno)

Soy de extremos.
Muy mal compañero de viaje.
Continuamente, cambio de opinión. 
Todo lo que escribo es realidad y fantasía, son palabras que nacen de lo muerto, del pasado, de la ilusión, de los sueños, de lo vivido, de los deseos, de lo contradictorio, de lo odiado, de lo amado, de la nada. 
El odio y el amor son mi constante compañía.
Hay momentos en que nada quiero con instantes en que lo quiero todo. 
No se molesten en juzgarme o entenderme, yo solo soy mi propio verdugo.

jueves, 20 de marzo de 2014

Escucha

Escúchame mirando que ando en silencio hablando, 
Óyeme con los ojos mientras cierro los labios.

martes, 11 de marzo de 2014

Es un ángel

Al despertar, están sus ojos abiertos, y en sus pupilas se lleva los míos...
Y así trascurre el día: 
En la mañana veo a través de ella. En la tarde escucho por sus oídos, y en la noche hablo por su boca.
Mi alma aprendió a latir con su corazón, y sus labios sienten sin que los toque, mis besos brujos desde la distancia...
¡Es un ángel! -me dijeron al oído- quien se sonroja con la misma facilidad que sonríe.

domingo, 16 de febrero de 2014

Infatuación

  (pintura. Charles paul landon 1768-1826)

Era mi profesora de arte y literatura; desde el primer momento que la sentí -aún sin verla- me enamoré. Escuchar su voz fue la puntada final. Aura y voz hicieron el papel de Dios en la imaginación, por obra y gracia de su encanto nació la ilusión.
La infatuación de inmediato ocupó en todos mis espacios su lugar.

No se me ocurrió a mí lo que hoy se cuenta aquí a dos voces. Esos primeros renglones son un testimonio de uno de mis alter egos. Es un trampantojo, maestro del "trompe l'oeil", un espurio nacido en contra de mi voluntad, al cuál, intenté al máximo no darle vida, porque sabía de antemano lo que podría sufrir con esa tal infatuación. 
El amor paga caro la devoción que se profesa por una ilusión, sobre todo cuando el ser amado es un adlátere escapado de otro alter ego ajeno y lejano.
No sé si podrán entender, podrá costar algún esfuerzo, allá cada quien. No les explicaré más, la ingratitud tiene todas las respuestas, y el desencanto toma cada día más fuerza.

-Solo es envidia lo que tiene este demiurgo que dice ser mi creador, porque yo como su alter ego, sigo en la infatuación de una ilusión a la que le daré vida. Seré un dios, tendré más alas que Icaro, no me las quemará el sol cuando vuele alto; ni las olas mojarán mis plumas cuando vuele bajo al llegar a las playas de su mar...-

Debo evitarlo, es por tu bien mi rebelde alter ego. No es envidia, no es rencor...

-Confiesa cobarde, si no es envidia, si no es rencor, es... son... ¿celos?-

lunes, 27 de enero de 2014

Yo sigo.

 (Foto: Medellín, por Passofinno)

Yo sigo en mi alcoba, `reboto en sus paredes como una pelota de letras´...
Hay veces que `tomo piedras en las manos, para lanzarlas desde la ventana a los vecinos´.

Todos llevamos oculto un monstruo, aquél que nos ve cuando miramos muy fijo en el espejo.