Ir al contenido principal

No estás viejo

(Foto: Passofinno)

Ella llegó contando los pasos como si se le fueran a acabar. Levantó la cabeza antes de tocar el ding - dong. Dudó unos instantes, había pasado tanto tiempo desde la última vez en que lo había hecho sonar, que pensó mejor en retroceder y no tocar. Recordó ese día anterior como si fuera hoy, era octubre, noche de Halloween por cierto, estaba recién pintada la puerta de negro mate, olía a esmalte, y con el primer toc - toc se impregnó los nudillos de pintura, esa fue la causa para que él comprara e instalara un timbre en la jamba, un día después.
-¿Quién es?- Se oyó una voz masculina desde el interior
-¡Soy yo, la Mano Negra!- Contestó ella desde su memoria
Él aceleró los pasos tan rápidos como los latidos de su corazón, era ella con esa voz coqueta e irreverente y tan aguda como su inteligencia.

Volvió a dudar en tocar el timbre o en seguir recordando ese momento cuando él abrió la puerta y su disfraz de Arlequín sonreía en sus ojos de Gatubela. Fue un encuentro como ese primero en el que los dos se conocieron, la noche de velitas en que ella iluminaba el paso de la Virgen con destellos de luces como si fueran estrellas traviesas... Ahora volvía a un nuevo encuentro, otro más como los hubo en ese pasado donde el saludo era un beso en un abrazo que parecía eterno, sin final...

Mejor no recordar, se dijo para sus adentros, el olvido es mejor no reblujarlo porque te puede atrapar en las telarañas de la memoria, y la memoria igual que la verdad duele si ríes o lloras, porque la nostalgia se compone de cosas buenas y malas que recoge de los destinos.

-¡Ding - dong!- Timbró

(¿Continuará?)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Directo al corazón... y no falles.

Con solo verte, mis ojos reconocieron tu imagen en mis sueños. La memoria descubrió que eres tú la que se adueñó de todos ellos. Ahora, con la realidad frente a mí, entendí que tú existes de verdad, que eres de piel perfumada, de temblor y fuego, de seguridad en la mirada, de voz de cielo. Nunca me pediste permiso para entrar, jamás tocaste las puertas, siempre cruzaste por ellas aun sin que se abrieran, y desde el primer momento que tus pasos dibujaron sus huellas en mis nubes lo hicieron con propiedad. Tú no necesitabas que yo lo permitiera, tú sabías que tenías todas mis licencias aun sin conocerte...  No me molesta que llegues cada noche y habites en mi mente, que reblujes en las celdas de mis ensueños ni en mis rincones de la fantasía. Sabes muy bien que yo soy lo que tu quieras que yo sea: esclavo y amo si lo deseas, fuerte o débil para tus caprichos, rebelde o manso según tus ideas.  Puedes, como siempre lo haces, mirarme con esos ojos tuyos donde yo habito desde hace años sin…

NOTECALLES

(Foto: Passofinno)
“No Te Calles” es una expresión que denota una protesta ante una injusticia, ante un insulto, ante una adversidad, o simplemente un grito de guerra. Es una invitación a no callar, una locución que interpreta esa necesidad de obtener una respuesta, de lograr que la razón se imponga sin doblegar a la voluntad. Podríamos decir que nos incita a la rebelión, nos empuja al cambio, nos alienta con fervor despertando esa fuerza en la voz, ese poder en la palabra; es la consigna que implica una orden desde el fondo de la conciencia, es vencer la enfermedad que nos oprime, es resolver toda calamidad.
“No Te Calles” está impresa en las canciones contra la censura, se ha reflejado en los críticos espejos de la poesía, se ha cantado e interpretado como un himno de redención, de clamor, de libertad…
“No Te calles” son tres palabras como si fueran una sola con el coraje de muchas. Son más que un enunciado, son un libro de páginas abiertas, es una línea marcada por el tiempo, escrita…

Palabras repetidas

                                                                                  (Foto: Passofinno) 
Tengo un montón de frases Y aunque están repetidas  Las quiero escribir Porque llevan tu nombre. 
Hace frío Y en tu piel hay calor. Mañana que ya no esté, Aunque haga calor Habrá frío en tu ser.
La hora, llega la hora Donde tú y yo Un alma sola Se divida en dos.
Vuélveme a querer En ese más allá, Donde volvamos a tener Esta aventura de amar…