Ir al contenido principal

No estás viejo

(Foto: Passofinno)

Ella llegó contando los pasos como si se le fueran a acabar. Levantó la cabeza antes de tocar el ding - dong. Dudó unos instantes, había pasado tanto tiempo desde la última vez en que lo había hecho sonar, que pensó mejor en retroceder y no tocar. Recordó ese día anterior como si fuera hoy, era octubre, noche de Halloween por cierto, estaba recién pintada la puerta de negro mate, olía a esmalte, y con el primer toc - toc se impregnó los nudillos de pintura, esa fue la causa para que él comprara e instalara un timbre en la jamba, un día después.
-¿Quién es?- Se oyó una voz masculina desde el interior
-¡Soy yo, la Mano Negra!- Contestó ella desde su memoria
Él aceleró los pasos tan rápidos como los latidos de su corazón, era ella con esa voz coqueta e irreverente y tan aguda como su inteligencia.

Volvió a dudar en tocar el timbre o en seguir recordando ese momento cuando él abrió la puerta y su disfraz de Arlequín sonreía en sus ojos de Gatubela. Fue un encuentro como ese primero en el que los dos se conocieron, la noche de velitas en que ella iluminaba el paso de la Virgen con destellos de luces como si fueran estrellas traviesas... Ahora volvía a un nuevo encuentro, otro más como los hubo en ese pasado donde el saludo era un beso en un abrazo que parecía eterno, sin final...

Mejor no recordar, se dijo para sus adentros, el olvido es mejor no reblujarlo porque te puede atrapar en las telarañas de la memoria, y la memoria igual que la verdad duele si ríes o lloras, porque la nostalgia se compone de cosas buenas y malas que recoge de los destinos.

-¡Ding - dong!- Timbró

(¿Continuará?)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Directo al corazón... y no falles.

Con solo verte, mis ojos reconocieron tu imagen en mis sueños. La memoria descubrió que eres tú la que se adueñó de todos ellos. Ahora, con la realidad frente a mí, entendí que tú existes de verdad, que eres de piel perfumada, de temblor y fuego, de seguridad en la mirada, de voz de cielo. Nunca me pediste permiso para entrar, jamás tocaste las puertas, siempre cruzaste por ellas aun sin que se abrieran, y desde el primer momento que tus pasos dibujaron sus huellas en mis nubes lo hicieron con propiedad. Tú no necesitabas que yo lo permitiera, tú sabías que tenías todas mis licencias aun sin conocerte...  No me molesta que llegues cada noche y habites en mi mente, que reblujes en las celdas de mis ensueños ni en mis rincones de la fantasía. Sabes muy bien que yo soy lo que tu quieras que yo sea: esclavo y amo si lo deseas, fuerte o débil para tus caprichos, rebelde o manso según tus ideas.  Puedes, como siempre lo haces, mirarme con esos ojos tuyos donde yo habito desde hace años sin…

No, por favor

(Foto: Passofinno)
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento mien…

Ahí no están

(Medellín)
Estrellas en el cielo, Donde los fantasmas de luz 
viven eternos. Hace años partieron, Escupieron su brillo 
En la inmensidad.
¿Quiénes son? se preguntarán: ¡Son ellas, las que alumbran! ¡Son las mismas, ahí están! Sujetas al universo De cuerdas invisibles En siglos suspendidas; De no creer, pero es verdad.
En el pasado, volaron, Como si un soplo divino
 hubiese alzado sus arenas. Tú, yo; todas se ven
Jugando al infinito…
Son solo una ilusión, 
Una idea, un reflejo, Un olvido y su afán, Un apego al recuerdo; Te juro que ahí no están.