Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2014

Sin sueño, ni sueños

(Foto: Passofinno)
Es tarde, y no debería serlo porque apenas son las primeras horas de un nuevo día.  Todavía está obscuro, el prusia del cielo se confunde con lo negro de las nubes. Empieza a oler a pedacitos de besos idos en la noche, a murmullos de ecos que se bañaron con las sálivas de los enamorados. Huele a silencios, como los alientos de los fantasmas, huele a vientos gastados en otras tierras. Destejiendo el tiempo -a veces como la Penélope- cambio de colores a los hilos de los segundos, para componer aquellos minutos que no me quedarón bien.
Aquél, quien dice que soy Yo, lo he despachado a dormir. Es un pobre tonto, yo le llamo el rey de los ilusos, es un tipo supremamente aburrido, un anacoreta anodino, vive como si estuviera en clausura, en un cuarto que apenas tiene dos por dos. Cuando no está leyendo, se la pasa escribiendo, y no pocas veces dibujando, todo el que lo conoce se desilusiona e inmediatamente de su memoria, se le resbala la falsa imagen que adquirió.  Piensa…