Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2013

Relatos de un difunto III ( Cont.)

Aquél brusco freno del camión, me hizo volver en sí del alegre letargo. Habíamos llegado al comienzo de nuestro principio.
Bajar fue lo primero, luego formarnos, después oír a mi teniente -con su voz de mando- darnos a cada uno su parte de la misión:

-¡Destino a cumplir soldados!: por ese atajo que ven al frente, iremos a buscar un hato de bandoleros que huyen después de cometer otro de sus tantos crímenes. ¡ Óiganlo bien! hay que hacerlos prisioneros, si no se puede, no se preocupen, porque entonces ya ellos nos habrán hecho pedazos y no estaremos vivos para comprobarlo. ¡Por lo tanto mis soldados! estaremos exonerados de toda culpa ante un concejo de guerra, porque por error y por descuido... ¡Por pendejos! habremos perdido el juego sin imponer nuestras reglas y pagaremos con la vida la triste derrota... ¡Por pelotas! así que escojan: ¡mueren por tontos o viven por vivos!-

Elocuente arenga de mi teniente, que en un chasquido, sin tapujos ni rodeos directo al grano, nos destapó la e…

Hechicera.

Esta ahí. Siempre.Ocupa todo mi pensamiento. Hoy le dibujé un corazón con tinta verde como si fuera un verso de un poema de los que escriben los enamorados. Ella vino con pasos de felino. Vestía el azul prusia de la noche del espejo. Me dio un beso. Se fue como vino... en un cálamo. Dejó un regalo adornado  con un  cinturón de doble vuelta y escrito con letras de  arena del desierto de las moaxajas. -Namaste- dije al leerlo. Me lo devoré en un suspiro. Primero lo aspiré. Alimentó mi ego encantó el espíritu. Funcionó el hechizo ¿Seré sapo? -¡Croack!- 
Hace frío y tengo conectado el ventilador. Soy extraño y disfuncional. Mundo bizarro. Universo paralelo. Del tiempo viajero. Voy y vengo. Me gusta provocar y huir. Ataco si me atacan. Beso con frases los resentimientos. Mi corazón no tiene código de barras ni fecha de vencimiento. Todo es un arte. Un proceso que se muerde la cola. Le llaman dialelo. De mi boca sale un calambur de palabras como si fuera un carrusel  Siempre gano estando v…