Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2009

¡Mi Papá me va a enloquecer!

Definitivamente no volveré a casa de mi Papá, ayer lo llamé y se lo dije: -¡Mirá apá! yo sé que de pronto te va a molestar lo que te voy a decir, pero debes saber que esta vez estoy decidido a no volver. La verdad es que no aguanto más tanto reblujo, tanto desorden... ¡Uf! me vas a enloquecer, por eso no extrañes si no me vuelves a ver por tu casa-
No me dijo nada, estaba al otro lado del auricular, pero no me dijo ni mú.  De seguro fue otra de sus estrategias para hacerme cambiar de idea. Siempre le han funcionado. Se queda en silencio, no habla. A mí me da intriga, me asalta la duda y voy de inmediato a ver que pasa... Se sale con la suya. Claro que... Tal vez puede ser que está jugando con su hermano al ajedrez.
Cuando juega al ajedrez no escucha a nadie, solo atiende al sonido de la ficha cuando toca la madera del tablero. Si  de pronto, contesta al teléfono, o se toma un café, o hace cualquier otro ademán; lo hace todo por inercia, como si estuviera sonámbulo. No quita la mirada…

Sísifo,Tánatos y yo

Un frío aliento se traga mis suspiros  La causa: el noma en mis palabras.

Mi cuerpo está vencido, no obedece  Truncan ilusiones la existencia cuando gritan los ecos del olvido. 
Eché a rodar por los filos mis desventajas  las había adquirido de atacar viajeros y asesinarlos en sus caminos 
De Sísifo heredo el peor de los castigos:  Recoger de los fondos las desventajas y subirlas nuevamente a la cima del infinito Una y otra vez se caen... se me caen mis destinos 
Tánatos me devuelve sus grilletes  el cansancio mío vuelve a recibirlos  Me atan, me condenan, que más da al fin y al cabo siempre fueron míos.

El paguro

El paguro no se esconde En la concha del caracol El solo quiere evitar al sol Así, a sus rayos responde.
A veces asi eres tú tambien Cuando ya llena de afujías Como ente raro te refugias En mi alma ausente de todo bien

El Maestro

El maestro y su cincel Sigue, sigue martillando Y del mármol va sacando La imagen que hay en él.
Sueño de plumas y laurel El maestro con su destreza Ágil acaba la pereza Que Morfeo tejió en él.

Preso enfermo

A cada instante, en todo momento Tu imagen está presente Tu nombre taladra incesante en mi mente  ¡Dolor agradable, tormento que satisface!
No puedo alejarte, ni dejar de pensarte Y aunque en contra de mi lo intento, Una y otra vez fracaso Y de muy dentro de mi, A ti, no puedo arrancarte 
En el día, al despertar te pienso En la tarde te recuerdo Y en la noche... En las noches te sueño 
No debo pensarte, ni recordarte, ni soñarte  Mas mi corazón a deberes no atiende Mi alma me lleva a ti Y mi conciencia me detiene 
Preso en la prisión de tu corazón estoy Enfermo en el hospital de tu amor. Dame la libertad con tu sonrisa Devuélveme la salud con tus besos  Sin tu sonrisa soy esclavo  Sin tus besos estoy enfermo Sin tu mirar todo me falta Y sin ti... poco a poco yo muero.

Cosa.

Quisiera escribir sobre cualquier cosa Pero es que esa cosa no se deja escribir. ¡Ah! un momento, siento que llega Parece dejar atarse a mi persona Llega lento  Igual como llega el alba a la mañana  Es un aroma de pétalos que despiertan De jardín en flor  Da la sensación de ser un beso del viento... Penetra hondo en mí Invadiendo cada uno de mis cerebrales chips ¡Sschiiiito! ¡No me la espanten!  Hagan silencio...
Los días pasan Y, el no verte los hace eternos  Infinitos son los segundos Los cuento como minutos Y las horas... no sé si las cuento 
El tic-tac del reloj Suena igual al Bum-bum de mi corazón Se hace tiempo mi cuerpo Y en mi mente siento Que estalla un loco cuerdo  Soy una bomba de tiempo...
Sigue mejor en el viento perdida No dejes que el traiga tu olor Sigue libre amor Para que esta cosa yo escriba.