Vistas a la página totales

viernes, 20 de noviembre de 2015

El Lápiz Mágico

(Foto: Passofinno)

Este lápiz es mágico, tiene un cuerpo bioplásmico a su alrededor, el poder del "Ki kung" le llaman, yo le digo aura. Por eso me acostumbré a escribir con él. Antes lo hacía con lapicero, por lo regular de tinta verde pero, me cambié a lápiz buscando un no sé qué... tal vez queriendo ahorrar papel (colaborar con el medio ambiente), además, si me equivoco al estar escribiendo, puedo borrar, añadir, corregir o quitar palabras que se concatenan con mala intención, con el ánimo de hacernos pensar más de la cuenta. Palabras brujas eso es lo que son.
Quizá también escribo a lápiz buscando fluidez o mas bien, evitando que en un futuro próximo o lejano, estas hojas se manchen, se destiñan, deteriorando las letras como ya me ha ocurrido antes con ciertos cuadernos de notas en los que había escrito: intentos poéticos, relatos experimentales, efusivos ensayos, crónicas dispersas, frases e ideas para posteriores cuentos y, principios de novelas inconclusas que de tanto estar en remojo, sudaron como manos de tímido, causando esa humedad que destruyó mis textos haciéndolos parecer como si fueran planos o mapas de antiguos tesoros piratas. Estoy seguro que así fue.

Pero, lo que en realidad quiero aquí contar, es sobre este lápiz con el que estoy escribiendo estas líneas. No sé porqué conté esas otras cosas anteriores, o mejor dicho: si lo sé, y es ahí donde está el detalle de este asunto del Lápiz Mágico. Cada vez que voy a escribir algo sale todo lo contrario a lo pensado, a la idea central del tema seleccionado. Él se adueña de mis manos, quiere forjar con ellas una distopía universal, tiene de esclavo a este pobre delitante como su pendolista de cabecera, me hace plasmar cosas que no tengo idea de donde salen, igual a como está ocurriendo en estos momentos con este calambur de letras cirílicas que acabo de borrar...
Será imposible seguir escribiendo por hoy, porque puedo cometer una barbaridad, presiento que este lápiz está como enojado, no quiere que yo revele su secreto, dice que es como quitarle la máscara a un luchador sabiendo que él es el vencedor; por lo que veo no es correcto, y puede desquitarse conmigo de alguna manera, está brillando más de la cuenta y con colores no muy sanos en los rayos de su aura, es mejor prevenir que curar; un lápiz mágico enojado es más peligroso que un escritor sin aplausos... "post hoc, ergo propter hoc" ¡hasta pronto! "sine die".

-¡Hola, hola!... ¿Hay alguien ahí?... ¡Hey oigan soy yo! (Decir YO es aliterativo, digamos que en parte si soy yo)... Bueno, bueno, hagamos de cuenta que ahí están...-

¡Tomen pa'qué lleven!

(Foto: Passofinno)

Tomen pa'qué lleven
Aquí me tienen
Denigrando con altura
De hombres y mujeres
Los hombres son bestias
Que en la cárcel se culean
Mafiosos y cacorros
Pirobos sin cultura
Caníbales con cuernos
Sicarios traidores
Jíbaros lavaperros
Dueños del infierno
Las mujeres son brutas
El hombre les pide
Que callen la boca
Le abren las patas
Le entregan la cuca
Somos deterioro social 
Herencia genética
De los que hoy nos acusan
Padres hipócritas
Mades alcahuetas
¿Por qué se asustan?
Creyeron que con dinero
Todo lo arreglaron
Se volvieron pistoleros
Y antes la cagaron
¡Tomen pa'qué lleven!
Aquí tienen lo que engendraron
Generación del anticristo
Ustedes lo Crearon
¡Tomen pa'qué lleven!
¡Tomen pa'qué lleven!
¡Tomen pa'qué lleven!

jueves, 19 de noviembre de 2015

Nada existe todo es mentira

(Foto: Passofinno)

Nada existe todo es mentira
 Este engendro se resiste
A ese que no existe
Y que tú llamas Dios
Como tampoco el Diablo existe
Ni la bondad ni la ira ni el amor
Todo es un engaño
La misma mentira año tras año
Familia honor y dignidad
Igual que la esperanza hacen daño
Nada existe todo es mentira
Si todo fuera verdad
Seríamos el sueño
De un dios borracho
Aléjate de todo
Todos son malos
El rico el pobre
El que peca el que reza
El que abraza el que aconseja
Te llevan por los cachos
Picos puñaladas van
De frente por la espalda
Pela el cobre y anda 
Cualquiera por la plata
¡Nada existe todo es mentira!
¡Solo hay putas!
¡Solo hay ratas!

Eso de escribir

(Foto: Passofinno)

"¿Cómo ha de tener autoridad en lo grande el que se muestra olvidadizo y negligente en lo pequeño? Nadie es responsable de las equivocaciones involuntarias; pero no merece nombre de escritor formal quien deja sustituir a sabiendas un yerro, por leve que parezca" (Historia de los heterodoxos españoles, por Marcelino Menéndez y Pelayo)


Me gusta escribir pero no soy escritor, lo intento sin saber, y debería comprometerme a serlo. Pero del dicho al hecho hay un trecho que se debe llenar con dedicación, entusiasmo, contemplación, asombro, fantasía, curiosidad, ira, amor, engaño, pasión, dolor, motivación, y como cosa rara -siempre paradójica- sin la preocupación ni el afán de llegar; haciéndose cómplice de la contradicción, de la pereza intelectual, de la eterna dualidad de la que están hechos todos los que escribimos desde la alcoba o en el sofá. El verdadero interés está en escribir por esa necesidad que no se puede evitar, con la que hay que cumplir como si fuera fisiológica o espiritual, o las dos a la vez.
Me considero mejor un escribidor, un juntaletras, o como alguna vez me dijeron: un tejedor de palabras que intenta aprender el hacer bien sus puntadas, identificando en cada nueva costura los lastres sintácticos. Aprendiendo en cada insomnio a caminar por los dédalos noctámbulos, a leer la simbología de los sueños y a cuadrar en la ortografía de la palabras, las matemáticas.
La sola palabra: ESCRITOR, me infunde un profundo respeto e incluso hasta un poco de miedo. La asocio con la autoridad, el poder, el bien saber para mal o parabién de quien la ejerce y la lee. Implica algo más que simples sílabas o fonemas, mucho más que responsabilidad, deberes o derechos; ese vocablo no es solo letras, ni es un título para presumir, ni inflar en el pecho con el superfluo aire del ego. No es gratuito creer que el cielo o los infiernos están siempre acechano debajo de su línea.
Ser escritor es ser un dios, un demiurgo creador de infinitos mundos paralelos que está por encima de su vanidad pero por debajo de la belleza, rindiendo honores como fiel vasallo de lo sublime. Es un dios esclavo de la imaginación, y el Numen es el dueño de su tiempo.Sus plabras son el Fiat que encajan con maestría y fantasía en los piñones de la creación, ni le faltan ni le sobran, siempre son las precisas; tienen el ritmo, la eufonía, la prosodia, y la sintaxis correcta. La literatura es su trono y la Poesía su universo, eterna va implícita en cada renglón.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

La triple moral

(Dibujo: Passofinno)


Está de moda

La triple moral

La que a todos importa

Pero nadie aplica

Cuando critican

A diestra y siniestra

Del fracaso y la derrota

De los que abren la bocota

Hablando sin parar

Lo dice la Diva

La Mencha y la Gaviota

Tres que son Una

Y en cada una

Una moral

Suma y multiplica

Lo que divide la conciencia

Ya no hay ciencia

En la pica pica

Da lo mismo la paciencia

Y la vergüenza

Que tener triple moral

La del aroma

(M.R. d F.)

Fue un día de mercado, de aquellos que cuando uno se levanta sabe que si dispara un tiro no dará en el blanco: La cara triste, pelo reblujado, arrugas como de ciruelas pasas; así de ese tamaño tenía hasta la mirada.
Estaba desencajado, me había acabado de despertar, y para colmo de males sin ganas de ir al centro comercial porque los odio cuando tengo poca plata.
Pero ese día iba a ser de no olvidar. Un olor como salvaje irresistible, suave y silvestre a la vez fue percibiendo mi sinestesia, debía seguirlo, y me indicaba la ruta al supermercado.
Juro por Dios que el cielo bajó para ver su paso fino. El viento se colaba en su cabello contemplando cada mechón. Impregnó todo de su esencia. Era ella, la del aroma...

De anti editoriales y otros delitos

(Foto: Passofinno)

Después de leer algunos editoriales sobre diversos temas, donde la opinión toma rumbos por caminos asfaltados, por trochas y por atajos; queda la impresión de que toda solución propuesta al lector, no llega a su destino, ni conduce a la meta que habría de llegar.
Parece como si las palabras al ir tejiendo el texto se van descosiendo al final. La expolición se camufla en las frases, y no es por ignorancia ni falta de gramática, y menos aún de ingenio y creatividad por que de esto y más nos sobra a los colombianos; si no, que lo dicho se torna en pescadilla como un círculo vicioso que se traga su propia cola. Todo está bien escrito, pero nos sigue faltando los cinco para el peso, se requiere que el aforismo aflore con la credibilidad de la ¡Eureka! y no haya quien o porqué deba refutar. Se necesita un editorial que plantee el problema y que al menos nos oriente a la solución, sin dejarnos desviar a los sofismas ni a las entelequias.
De distinta forma todos los editoriales dicen lo mismo, y nos dejan un acertijo en cada lectura. Sé que hay un riesgo al generalizar, peo si leemos entre líneas y logramos encontrar la semiología que hay entre los espacios de cada palabra, podemos redescubrir que la guerra y la paz son los protagonistas del bien y del mal que nos aquejan, que están cabalgando hacia todas las direcciones y han permeado todo asunto a tratar.
Sin embargo, el bien y el mal se mezclan astutamente jugando a dos bandos. Se disfrazan, se dilatan, y los hilos que se destejen en cada argumento, manejan al bien y al mal como a títeres que lanzan piedras en los caminos asfaltados, enroscan maleza en las trochas y tienden enredos en los atajos. Es como si algo más estuviera detrás de ellos, y no digamos que son los extraterrestres para no perder credibilidad, pero algo aí está pasando.
Se publican editoriales, se escriben textos y notas, se busca afanosamente que los contenidos expliquen al detalle el porqué de las cosas; y pasa como en el drama de Sísifo que al llegar a su destino, la piedra se derrumba igual que las palabras en las columnas de opinión. Todo cae al abismo, y es necesario retroceder como en un túnel del tiempo para empezar nuevamente a encontrar las razones, que desde y antes de la Independencia, no hemos podido decantar para hallar la esencia de nuestra idiosincracia.
Llevo un tiempo pensando en como escribir un anti editorial donde lo que proponga en él, este de acorde con la opinión. Algo imposible de lograr. Por más que se intente inventar el lego en las palabras que edifiquen una verdad como la gran panacea, estoy casi seguro que así como puede ser un anti editorial no es nada raro que se pueda convertir en un delito o hasta en una grave enfermedad que ni el bálsamo del feo Blas pueda solucionar.
En el país de la felicidad también el bien y el mal pueden bailar, reír y gozar; la cárcel es posible para el inocente y el poder para los culpables, el sagrado corazón puede arder y no quemar o viceversa. Por eso, hoy no quise pensar más en cómo escribir este anti editorial, y me arriesgué sin anestesia a hacerlo sin freno, para ver si de pronto llego a donde deberían llevar los caminos.

SACUDE, JURA, PROMETE

(Foto: Passofinno)


Desesperada está

Mi mente que no te toca

Mi ilusión que no te besa

Mis ojos que no te sueñan

Sacude tus piernas

Baila mientras juras

Promete y siente

Que hay una corriente

Que sube por tus venas

Dispara tu amor

Da en el blanco a mi corazón

Regálame tus problemas

Yo tengo la solución

Sacude jura promete

Bailemos los dos

En esta habitación

Compromete tu piel

Con esta pasión

Cierra los ojos

Dámelo todo

Escucha grita miente

Sacude jura promete


martes, 17 de noviembre de 2015

¡DURO CONTRA EL MURO!

(Foto: Passofinno)
----------------
Bota
Todo lo que sobra
Duro contra el muro
Pule tu derrota
Brota como roca
Obstruye el paso
Como el fracaso
Pero no las ganas
Vuela sin alas
Del cielo al infierno
Y viceversa 
Con fuerza
Contigo
Sin ti
Con ilusión
Sin esperanza
Da igual
Lo dice el sabio:
Fortalece
Lo que no mata.
Soy cucaracha
Soy bestia
Soy animal
¡Duro contra el muro!