Vistas a la página totales

martes, 5 de abril de 2011

¡Los hombres no lloran!

...................................................................................... ..
"Las ideas claras son ideas acabadas y muertas. La poesía es anárquica en tanto cuestiona todas las relaciones entre objeto y objeto y entre forma y significado." ( Antonin Artaud )

-¡Los hombres no lloran!- Me lo decían todos los días y no se porque si yo jamás lloraba. Nunca comprendi exactamente porque insistían tanto en decirmelo, ni mucho menos entendía el porque me ignoraban cada vez que me decían:

-¡Los hombres no lloran!-

Cuando sus palabras hacían énfasis en esa frase, no mostraban ningún interés en mirarme de frente. Continuamente sus ojos se fijaban en otros lados, nunca hacía mí. Es como si al decirme:

-¡Los hombres no lloran!-

Hablaran contra un muro, un horizonte lejano, un ectoplasma desnudo, o en una especie de conjuro repetían en voz alta una y otra vez esas latosas palabras:

-¡Los hombres no lloran, los hombres no lloran, los hombres no lloran....!-

Y yo estaba allí, casi siempre entre el muro y el conjuro, pero ahora estoy seguro que a pesar de estar embadurnado de cansancio, yo para ellos era invisible, ¡por Dios que sí, maldita sea!
Me da rabia comprenderlo tan tarde, si lo hubiese captado antes odiaría menos y esta misantropía sería solo un tema para descrestar en las reuniones aburridas. De verdad que me habría gustado que me explicaran con más detalle que deseaban decirme con eso de que:

-¡Los hombres no lloran!-

Si no me hubieran ignorado tanto no sería tan resentido y tal vez, hubiere aprendido a llorar.
Pero ya hoy es demasiado tarde, otros lo hacen mejor, llorar o no llorar no esta en mi vademécum, esa prioridad la cedí hace rato a los ácratas y resilientes que saben mejor que hacer con ella.
Mi tiempo lo invierto en cosas inútiles -que es donde mejor suenan las sonrisas-, como pensar en que las sirenas existen y hablan lenguajes midrásicos con las burbujas del mar y, que es posible también habitar en el sol por el lado mas caliente aferrados a un heliotropismo a gran escala. Todo es cuestión de cálculos superfluos :
Dividir las matemáticas en una finta siniestra y multiplicar por menos cero los contubernios humanos, el resultado es el mismo que esperamos pero a la inversa; mejor dicho, una mamadera de gallo como dice Gabo, ejemplo:

( M/fs x -0cH= mdg2 )

.... Aún estoy conociendo mis lugares comúnes, lo que piso con mis pies, lo extraño de mi pieza donde duermo, lo que hay de exótico debajo de mi cama, lo misterioso de mi casa que cada vez encuentro de puertas para adentro. No me importa por ahora que nada concuerde, que todo sea bizarro y disfuncional, he ahí lo primero que debo conocer para entender lo demás; para que viajar si desconozco lo que tengo, si el dogma esta al frente de mis ojos y debo hacerlo sin llorar.

Se mi amor, que amorfa me buscas por todo rincón de tu mente y yo te beso toda vez que te presiento en cada grieta.
Se mi amor que huyes, al romper mis redes como lamia furiosa cuando atrapo tus sueños.
Se mi amor que cuando me encuentras, al instante te das cuenta que siempre estoy arriba y abajo, al centro, a lado y lado.

-¡Los hombres no lloran!-

Ojalá para mí fuera mentira y mi tópico y el mito jugaran la verdad a los dados o al ajedrez que es más lento, ya no tengo afán, pero solo los demiurgos que se ufanan de pronunciar: -¡fiat!- con el acento perfecto pueden ganar esa partida. Ellos tienen el poder para que de inmediato en un solo mandato se haga la luz: ¡Click!.... lastima los de yermo cerebro que la confunde con una marca de autos, precito es su destino.
Se que me odian cuando así pienso de ellos, pero la realidad es que no saben cribar las frases en su cerebro y además no soportan la abulia de mi sonrisa angelical ni lo áptero de mis espaldas. No es mi culpa y tampoco es de la vaca ¡Muuú!.... es de aptitud y actitud, mielgas en acción y devoción.

¡No soy culpable, te juro que no, es el destino el tirano, es más fuerte que yo !

Sabes mi amor que en la piel llevo todos esos años que te he amado, que poco a poco, a paso lento me muero por vos en cada intento que logro burlar al tiempo.
Sabes mi amor que te quiero mas que a nadie y a nada aunque tu rostro sea el de la ilusión.
Sabes mi amor que tu voz es mi alimento asi venga en toques como palos de ciego desde la distancia.
Sabes mi amor que jure amarte sin necesidad porque el juramento nació en mi alma impreso hasta el más allá y un poco más... Más y más... más... pero no se llorar, detritus del alma asi le llaman.

Con mis lastres sintácticos vuelvo al abisal.
.-.. --- ... .... --- -- -... .-
. . ... ... .. .-.. .-.. --- .-. .- -.