Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2012

Relatos de un difunto. II ( Cont...)

(Dibujo y letra: Passofinno)
De pronto el camión que nos llevaba se detuvo al borde de la calzada. Había tres cruces, dos eran mal hechas con matarratón, sin señas y con enredaderas. La otra, tallada en piedra con nombre extranjero al que le habían rayado -tal vez con rabia o desespero- algunas letras sin lograr borrarlas. Sentí pesar.
No se que tiempo pasó desde aquél momento al salir del antro de mis angustias, el tiempo voló como polvo en el viento, sin detenerse como siempre. En su trascurrir, entre las rendijas de la carrocería, fui contemplando los asombrosos paisajes, la dicha enorme de recrearlos ante mis ojos me tenían sonámbulo.
Titánicas montañas se desplazaban a lado y lado del camino, como queriendo alcanzar con sus cimas y rascar con sus picos el azul. Veía las nubes atiborradas que las abrazaban y besaban en un juego continuo de pasión, parecía una orgía sagrada, pues unas nubes se iban y otras venían como novias alborotadas de pueblo. Nada podían hacer las infieles mon…