Vistas a la página totales

jueves, 9 de abril de 2009

Preso enfermo


A cada instante, en todo momento
Tu imagen está presente
Tu nombre taladra incesante en mi mente 
¡Dolor agradable, tormento que satisface!

No puedo alejarte, ni dejar de pensarte
Y aunque en contra de mi lo intento,
Una y otra vez fracaso
Y de muy dentro de mi,
A ti, no puedo arrancarte 

En el día, al despertar te pienso
En la tarde te recuerdo
Y en la noche...
En las noches te sueño 

No debo pensarte, ni recordarte, ni soñarte 
Mas mi corazón a deberes no atiende
Mi alma me lleva a ti
Y mi conciencia me detiene 

Preso en la prisión de tu corazón estoy
Enfermo en el hospital de tu amor.
Dame la libertad con tu sonrisa
Devuélveme la salud con tus besos 
Sin tu sonrisa soy esclavo 
Sin tus besos estoy enfermo
Sin tu mirar todo me falta
Y sin ti... poco a poco yo muero.

1 comentario:

  1. ¡Ah, tu mano en mi mano,con qué fuerza
    ahonda,trasmitía,reintegrando
    al tiempo
    al aire
    a la alegría
    a mí,mi misma vida
    desconocida ya,
    irrealizable sin tu mano! Rincón.1974

    Mdbqntf

    ResponderEliminar