Ir al contenido principal

Los poetas no mueren


Los poetas no mueren, se trasforman que es otra cosa. 
Algunas veces, divagan como fantasmas por sus versos antes de convertirse -después del último suspiro- en una rosa, en un sueño que baila o en un duende que enamora.
La naturaleza les dio ese poder porque están hechos con los primeros polvos del Big-bang, esa primera explosión fue el hálito divino que los lanzó a la eternidad.

Los poetas no mueren, parecen que estuvieran muertos cuando agonizan, pero no es así; es sólo que están cambiando de piel, se regeneran al instante como las colas de las lagartijas, las estrellas de mar, los tentáculos de los pulpos, el axolotl Cortaziano para camuflarse entre los vivos.

¿Por qué lo hacen? ¿Por qué transformarse, regenerar y camuflarse? 
¡Pues pa´que no los jodan más! 

Les llegó la hora de hacer lo que siempre quisieron y aprovechan -con la tal muerte- la oportunidad. 
Es un pacto secreto genético entre la parca y ellos: Ellos fingen que mueren y convencen a el todo mundo para no poner en ridículo a la muerte, y la muerte se vuelve su cómplice, para que ellos hagan por siempre ¡lo que les dé la gana! ¡hasta invisibles pueden ser si así lo quieren! 
Tienen derecho a entrar a todas partes, sin pedir permisos y a cualquier hora como lo hacen sus versos,  No-cover y en V.I.P.
¡Los poetas no mueren! mucho menos este, llamado MARIO BENEDETTI.

Comentarios

  1. ...En una rosa, en un sueño que baila... LOS POETAS NO MUEREN.
    ¡Qué hermosas palabras! Me inclino ante tu imaginería. Hacía tiempo que no leía algo tan especial.

    ResponderEliminar
  2. Si Benedetti te hubiera conocido, de seguro que te hace sucesor de sus obras, de sus versos y de todo!! porque eres el mejor de los poetas.
    Besitos de bambi.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo ....me sonrojas , escondes mis palabras .
    edmicara : Mi Amiguis , mi Bambi tu también colaboras a que me sonrojes , eres muy generosa .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…