Vistas a la página totales

viernes, 22 de mayo de 2009

¡Hola!


Te estuve llamando
Y el teléfono repicó, repicó y repicó...
¡Que desespero!
Mis ojos daban vueltas por sus órbitas 

El Ring-ring de tu aparato
Fue muy claro,
Hizo las veces de tu voz:
¡No estoy! ¡No estoy! ¡No estoy!

Insistentemente me lo decía
Y mi corazón que se trepó a mis oídos,
No quería entender.
Si hubiese hecho
Desde un teléfono público mis llamadas,
Lo hubiera reventado contra la cabina
¡Crash!

Deseaba oírte.

Mi alma enredada en su esperanza
Creía con ansiedad que
Al antónimo de sus lágrimas:
Tu sonrisa, iba a escuchar...

Todavía del todo,
No dudaba de tu amor 
¡Pero no, es verdad!
¡Te fuiste, te fuiste y ya!

Me convertiste en otro más
De los que no creían
En el final de los comienzos.
Convencido de ello,
Crédulo estoy de que...
Tu adiós fue verdad 

Nuevamente este equivocado
Le da la razón a los sabios:
Me engaño para aprender
Que todo viene y todo va
Y que de seguro, otra vez,
Me volveré a equivocar.

2 comentarios:

  1. Eso eres y soy, en tu aventura
    la mía. Ya el temblor sube y la mano
    no acaricia la rosa que solía.

    Compartes hoy mi verso, la insegura
    llama donde mi sangre te habla,hermano,
    con presencia breve, todavía.

    ResponderEliminar
  2. Silencios ....es un honor que tus palabras habiten estos lugares .¡ Mis besos que jamas te falten !!

    ResponderEliminar