Ir al contenido principal

Tristeza... más de ti














Y esta tristeza que vomita 
Se cuela por el cedazo de miserias
Pasa lo más fino 
Filoso dolor rasga  
Estorba 
Incomoda 
Fastidia 
Da asco pensar como ella piensa 
Se impregna 
Se adhiere 
Se inunda de baba
Hasta en los últimos rescoldos de ser y piel 
Caníbal de sonrisas 
Glotona de alegrías 
Le enojan los arco iris 
Se traga las miradas que brillan 
Las ilusiones que cabalgan
Corta el aliento 
Ahoga suspiros 
Despluma las alas de todo lo que vuela 
Siempre restan sus matemáticas 
Divide y suma
Sólo lo que le conviene.

Tristeza eres Dueña 
Ama y Señora 
Knut de castigo
Para quién se rebela 

Un día de estos 
No muy lejano 
Te haré un drenaje...
Y en un sólo tiro
Me darás 
la Libertad.

Comentarios

  1. "En este tiempo" (Norma Segades)
    Ya sé que habrá mañanas sin tus besos,
    sin tu piel
    donde el sol despeña el polen
    de su estambre escarpado,
    sin tus ojos tiñéndome de estrellas
    y aromas
    y espesuras
    y racimos
    la salvaje matriz de la esperanza.
    Ya sé que
    en la maraña
    la vida está afilando sus relojes,
    taladrando silencios transparentes,
    precipitando zarpas.
    Sé,
    pero aquí me quedo.
    Soy custodio
    del sueño,
    del verano,
    de la magia,
    de esta ternura azul hecha raíces,
    de tu risa descalza.
    Quiero quedarme aquí,
    en este tiempo
    en que sólo tenemos las palabras
    y caderas de lunas fronterizas
    y pájaros sin miedo
    y ciegas madreselvas en las tapias.
    Quiero quedarme aquí,
    quiero quererte
    en este territorio,
    en esta tregua,
    en esta adolescencia trasnochada
    y andar con la alegría en bandolera
    con la insolencia socavando escarchas
    y la franqueza al viento
    y las caricias
    y algún ramaje cómplice de vuelos
    deshojando campanas.
    Quiero quererte aquí,
    donde te quiero,
    en este tiempo de riberas lacias,
    al borde de la sed
    y los incendios
    bajo la quieta luz de las acacias.

    ResponderEliminar
  2. De lujo el aporte que pones anónimo en esta entrada con la poesía de Norma Segades-Manias ,poeta de Santa fe Argentina, directora de la revista de literatura Gaceta literaria virtual ( http://gacetaliterariavirtual.blogspot.com ), he aquí otra muestra de su fascinante poesía .
    "Acerca de los Elfos "
    "Dicen que los pequeños Elfos se engendran con esperma de luna en los hondos silencios de la noche.
    Durante siete eclipses se alimentan del polen de almudenas silvestres,
    pero sólo los Elfos destinados al reino aguardan otra ausencia para nacer al mundo de los hombres .
    Cuentan que de los ojos de los principes Elfos nacen las mariposas.
    Bandada tras bandada
    anaranjadas, deslumbrantes , suaves
    irisando en su vuelo las gotas de rocío dormido en las corolas .
    Y que cuando el susurro de sus alas invade los imsonios de los corceles blancos,
    las capturan de nuevo entre los párpados para impedir que mueran desangradas sobre cuernos de plata ." ( Norma Segades )

    ResponderEliminar
  3. Así que... la Luna es macho. ¡Me gusta más así!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…