Ir al contenido principal

Tristeza... más de ti














Y esta tristeza que vomita 
Se cuela por el cedazo de miserias
Pasa lo más fino 
Filoso dolor rasga  
Estorba 
Incomoda 
Fastidia 
Da asco pensar como ella piensa 
Se impregna 
Se adhiere 
Se inunda de baba
Hasta en los últimos rescoldos de ser y piel 
Caníbal de sonrisas 
Glotona de alegrías 
Le enojan los arco iris 
Se traga las miradas que brillan 
Las ilusiones que cabalgan
Corta el aliento 
Ahoga suspiros 
Despluma las alas de todo lo que vuela 
Siempre restan sus matemáticas 
Divide y suma
Sólo lo que le conviene.

Tristeza eres Dueña 
Ama y Señora 
Knut de castigo
Para quién se rebela 

Un día de estos 
No muy lejano 
Te haré un drenaje...
Y en un sólo tiro
Me darás 
la Libertad.

Comentarios

  1. "En este tiempo" (Norma Segades)
    Ya sé que habrá mañanas sin tus besos,
    sin tu piel
    donde el sol despeña el polen
    de su estambre escarpado,
    sin tus ojos tiñéndome de estrellas
    y aromas
    y espesuras
    y racimos
    la salvaje matriz de la esperanza.
    Ya sé que
    en la maraña
    la vida está afilando sus relojes,
    taladrando silencios transparentes,
    precipitando zarpas.
    Sé,
    pero aquí me quedo.
    Soy custodio
    del sueño,
    del verano,
    de la magia,
    de esta ternura azul hecha raíces,
    de tu risa descalza.
    Quiero quedarme aquí,
    en este tiempo
    en que sólo tenemos las palabras
    y caderas de lunas fronterizas
    y pájaros sin miedo
    y ciegas madreselvas en las tapias.
    Quiero quedarme aquí,
    quiero quererte
    en este territorio,
    en esta tregua,
    en esta adolescencia trasnochada
    y andar con la alegría en bandolera
    con la insolencia socavando escarchas
    y la franqueza al viento
    y las caricias
    y algún ramaje cómplice de vuelos
    deshojando campanas.
    Quiero quererte aquí,
    donde te quiero,
    en este tiempo de riberas lacias,
    al borde de la sed
    y los incendios
    bajo la quieta luz de las acacias.

    ResponderEliminar
  2. De lujo el aporte que pones anónimo en esta entrada con la poesía de Norma Segades-Manias ,poeta de Santa fe Argentina, directora de la revista de literatura Gaceta literaria virtual ( http://gacetaliterariavirtual.blogspot.com ), he aquí otra muestra de su fascinante poesía .
    "Acerca de los Elfos "
    "Dicen que los pequeños Elfos se engendran con esperma de luna en los hondos silencios de la noche.
    Durante siete eclipses se alimentan del polen de almudenas silvestres,
    pero sólo los Elfos destinados al reino aguardan otra ausencia para nacer al mundo de los hombres .
    Cuentan que de los ojos de los principes Elfos nacen las mariposas.
    Bandada tras bandada
    anaranjadas, deslumbrantes , suaves
    irisando en su vuelo las gotas de rocío dormido en las corolas .
    Y que cuando el susurro de sus alas invade los imsonios de los corceles blancos,
    las capturan de nuevo entre los párpados para impedir que mueran desangradas sobre cuernos de plata ." ( Norma Segades )

    ResponderEliminar
  3. Así que... la Luna es macho. ¡Me gusta más así!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …