Ir al contenido principal

El destino y yo.












Que se te partan los huesos en dos;
Eso duele.
Que se te caiga de las manos una fina porcelana y se rompa;
Se pierde plata .
Si es a tu nuevo blue-jean -que acabas de estrenar- al que se le hace un roto;
¡Qué importa , está de moda!
Si es un vaso que se te quiebra cuando saboreas el mejor de tus helados;
Eso a veces pasa... va y viene.

Lo único que no debes permitir nunca:
Es que tus sueños estén rotos,
Se te quiebre el espíritu,
Se rompa la ilusión,
Y se te parta el alma;
Porque el destino y yo...
Jamás te lo perdonaremos.

Comentarios

  1. Tampoco quiero sueños rotos, no quiero dolor, no quiero estar a la deriva, mi destino lo hago yo!
    Besitos de bambi.

    ResponderEliminar
  2. Si tú siempre estás cerca; los sueños tienen color, la radio rota nos deleita con su música, las habitaciones vacías están llenas de voz y color ....
    sueña para que yo no tenga que perdonar.

    Te quiero Poeta

    ResponderEliminar
  3. Vuelo de hada , Silencios : les propongo un trato , un dulce contrato , a lo mosquetero :
    ¡ Uno para todos , todos para uno
    para que nadie nos venza los sueños ,ni nos rompa el alma , ni nos dejen el corazón parti´o ja ja ja ja ja !!

    ResponderEliminar
  4. Hola querido Geme, que lindo poema sobre todo la parte final, es de un positivo enorme. "Lo que no debes permitir nunca, es que tus sueños estén rotos, se te quiebre el espíritu" que bello Mi geme. sobre todo "porque el destino y yo... jamás te lo permitiremos". Lindo mensaje. Hasta pronto amigo. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  5. Hasta pronto Mi Geme y que sea bien pronto .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …