Ir al contenido principal

Muerto en vida (II, Cont.)


Pensar se me volvió costumbre, actuar como pienso ¡NO!. Lo que me dice la razón lo hago sin corazón, lo que me dicta el corazón lo hago sin razón. Soy un contradictorio empedernido, visitador incansable de los extremos.
Ecuanimidad, justicia, cordura, estabilidad, buen tino; son solo conceptos que pierden todo valor ante sus antónimos. La verdad es débil cuándo la mentira la confunde, la verdad no tiene dueño y de la mentira todos somos los amos, predominan los culpables asi sean inocentes. Violencia y paz se camuflan cambiando de plumaje según la ocasión, siendo la violencia mas predecible. La paz es mentira y suena a tiros de guerra ¡pas, pas, pas! sin zetas y con mas ruido. Definitivamente el hombre no es nadie, donde nadie es hombre.

Cuando contemplo la ciudad en las largas noches de mis noctámbulos pensamientos, llegan hasta mi sus olores de bruma salvaje, perfumes de piel sin descanso y tímidas luces de esperanza que se prenden y se apagan como culos de cocuyo. Siento que sus calles me hablan, ligeras las unas, tartamudas las otras. El eco de pisadas fantasmas las han pavimentado con idioma propio, donde su caló me cuenta sus secretos y los que me calla se los voy sacando cuándo las recorro con mis pasos. Las calles de la ciudad son las líneas donde se escribe la historia de ella, todos somos protagonistas en ese libro.

Los días pasan y se hacen eternos, sobre todo cuando albergan dolor. las horas se trepan en los minutos y los segundos se trasforman en duendes traviesos que retrasan los tic-tacs del reloj. Muchos de esos días, grises como la calima, negros como la sombra, confundidos en el tiempo los recuerdo. Como cosa extraña son los que mas se amañan en la memoria, tienen hamaca propia y sillas mecedoras; a veces fuman tabaco, dibujando con sus espectros de humo las cicatrices de aquellos recuerdos que no se borran, se columpian en sus miserias  fabricando en hupe la yesca que prende las burlas contra nuestros rostros de angustia por no poder alejarlos ....se adueñaron de nuestros pecados, hacen con ellos lo que les da la gana...Un día de éstos y no muy lejano los voy a ahogar en el leteo. El único de esos días que no podré ahogar en ese río infernal, será mi `día mas negro´, aquél que aún sigue vigente por casi medio siglo y tiene por nombre: "Cinco de Diciembre"...

Cinco de Diciembre... cinco de diciembre... cinco de diciembre...

Creo que no será posible `amigo´ escribir sobre ese día -el más negro de mi vida- y tampoco sobre los demás relatos de este `muerto en vida ´, pues mi corazón es una colcha de retazos y el sólo intentarlo me lo volverá nuevamente en hilachas; para reconstruirlo ni el mismo doctor Frankeistein podrá. Por lo tanto dejo sin piso su propuesta y sin bases la contra propuesta mía. Los muertos en vida como yo, andamos como zombie y somos ajenos a cualquier contrato y no al dolor; déjeme en mi soberbia pretensión darle un consejo:

-No crea en los muertos porque ellos tienen ahogada la voz y, mucho menos crea en los vivos si están muertos; esos se burlan de todo, hasta de ellos mismos, es su forma de locura, así despistan al enemigo - .

Comentarios

  1. Querido amigo:
    Me dejé llevar por tu escrito, mientras mordía un par de galletas, que se contraían en mis manos, si mostraba tensión en mis manos. Me dejaste con varios cuestionamientos y pensamientos girando en mi cabeza, y eso es fruto de un buen texto...Navegas por las aguas de las reflexiones oscuras, lóbregas, pero insertas dentro de un café, y unos cuantos cigarros...Seguiré leyéndote, "muerto en vida", pero tienes más vitalidad que cualquier supuesto "vivo".
    Un beso para ti, y te agradezco tan bellas palabras, esparcidas con dulzura en mi Blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola mi Geme, la verdad, no creo que un muerto en vida escriba en la forma como lo haces tú. Te digo que tu texto me llegó a lo más profundo del alma.

    Eres ¡Fabuloso! mi querido Geme, te llevas el texto íntegro sin hacer ni siquiera una escalita, me encantó y salgo de tu casa con una lágrima reprimida en mi pobre corazón. Qué está dando alguna patada de ahogado. Un beso mi Geme.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. PASSOFINNO, TU ERES UN ALMA EN CARNE VIVA, REFLEXIONANDO SOBRE LAS PENAS HUMANAS..

    TE ABRAZO ANMIGO MIO

    ResponderEliminar
  4. Si los muertos escriben así de sentimental y bonito yo te voy a hacer una tumba en mi casa.
    FELICITACIONES.QUE BONITOOOOOOOOOOOOO

    ResponderEliminar
  5. Una lectura fancamente literaria y con tintes filosóficos. Escribiste este relato sentando cátedra, pues su peso específico se hace evidente al leerlo. Ya nos entregaste la segunda parte de tu muerto en vida, digna sucesora de lo que nos regalaste hace un tiempo. Muy bien elaborado, ¡EXCELENTE AMIGO! Un sabor muy particular el que queda.
    Felicidades, ya estamos atentos a cuándo continúan las confesiones de tu personaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que excelente segunda parte, eres un magnifico escritor much@s deberíamos aprender de ti, y sobre todo de tu humildad ...

    Besos de susurros

    ResponderEliminar
  7. He disfrutado con la lectura. tanto o mas que de la primera. enhorabuena. una bella pluma la tuya.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Pues si los muertos en vida escribieran como tu!
    la de libros que leer por Dios paso por aqui y se siente mas que vida en esta letras.
    Un abrazo y nada que mejor que nuestra propia vida para que necesitamos mas descripción!
    Un abrazo....

    ResponderEliminar
  9. Passof...
    Me estaba dejando llevar por la musicalidad de tu escrito. Sonreía, leía y pensaba que genio...¿Podría estar haciendo todo eso al mismo tiempo? ¿Una forma de locura? (yo no despisto a nadie jaja)
    Pero de pronto me puse muy triste...
    Te ofrezco
    ¿Un cálido abrazo?¿Un beso?¿Las dos cosas?
    Son tuyos.
    Besitos.
    Sobrevivirás. Lo sé. Puedo ver más allá...

    ResponderEliminar
  10. Hola, soy Damián Fryderup.
    Sólo pasaba para decirte que tu blog es muy bueno (creo que soy el único en la red que tiene un blog desastroso).
    Sigue escribiendo y llenado de júbilo el alma de la gente.
    Adiós y suerte passofino (no sé si lo escribí bien).

    ResponderEliminar
  11. Me siento honrado con cada uno de los comentarios que tan generosamente Ustedes me han escrito en esta entrada ; son una motivación mas y un motor de ánimo que me impulsan a tratar de hacer las cosas cada vez mejor . Son ustedes mis maestros de los que tanto me enseñan y les aprendo y a la vez soy su admirador y lector de cada uno de sus maravillosos blogs , mil y mil gracias por compartir vuestros conocimientos .
    ¡ saludos y un gran abrazo !

    ResponderEliminar
  12. Mi ilustre amante virtual, ahora se la razón de la infidelidad, como ya has dicho soy una romantica pero te cuento un secreto, sólo podría ser infiel con un amante brillante e inteligente, así que valio la pena la infidelidad virtual jaja.
    Ahora si y en serio, Passofino me cautivaste con lo leído, más allá expresas que la tesis es destruida por la antitesis, lo que es verdad deja de serlo en la misma medida que exista la mentira...Me recuerdas en algo a lo soficista en la primera parte de tu libro,poco o nada en que creer, cuando son dos caras de la misma manera, de ahi que la verdad adsoluta sea subjetiva.Me trajiste a la mente un poema que se llama verdades amargas,presumo conoces y cuanta amargura guarda ese corazón, que renuncia a seguir en su cometido ante el ¿miedo? ¿el temor? de volver a destruir un corazón ya cocido a retazos pero ya consolidado...
    Eres genial, mi excelso escritor colombiano,nosotros ahora tan cerca y tan lejos cuando antes eramos países hermanos un besazo Poeta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …