Ir al contenido principal

Hechicera.

Esta ahí. Siempre.Ocupa todo mi pensamiento. Hoy le dibujé un corazón con tinta verde como si fuera un verso de un poema de los que escriben los enamorados. Ella vino con pasos de felino. Vestía el azul prusia de la noche del espejo. Me dio un beso. Se fue como vino... en un cálamo. Dejó un regalo adornado  con un  cinturón de doble vuelta y escrito con letras de  arena del desierto de las moaxajas. -Namaste- dije al leerlo. Me lo devoré en un suspiro. Primero lo aspiré. Alimentó mi ego encantó el espíritu. Funcionó el hechizo ¿Seré sapo? -¡Croack!- 

Hace frío y tengo conectado el ventilador. Soy extraño y disfuncional. Mundo bizarro. Universo paralelo. Del tiempo viajero. Voy y vengo. Me gusta provocar y huir. Ataco si me atacan. Beso con frases los resentimientos. Mi corazón no tiene código de barras ni fecha de vencimiento. Todo es un arte. Un proceso que se muerde la cola. Le llaman dialelo. De mi boca sale un calambur de palabras como si fuera un carrusel  Siempre gano estando vencido. Se me volvió costumbre dar en el blanco. Vuelo desafiante por el terreno de la fantasía y luego vuelvo caminando a la realidad sin un rasguño. ¡Cave canem! Muerde callado.

A cada instante en todo momento tu imagen esta presente. No puedo alejarte ni dejar de pensarte. No por favor no quiero escribir versos. Y aunque en contra de mí lo intento una y otra vez fracaso y de muy dentro no puedo arrancarte. Dolor agradable tormento que satisface. -¡ Croack!- Necesito un beso brujo. ¡Rápido! En el día al despertar te pienso en la tarde te recuerdo y en la noche... en las noches te sueño. ¿Sera que no quiero hacerme caso? Otra vez viene mi problema con la poesía si llega con su vuelo esta noche me convertiré en un espantapájaros. No debo pensarte ni recordarte ni soñarte más mi corazón a deberes no atiende. Mi alma me lleva a ti mi conciencia me detiene. Dicen que lo peor que se le ha hecho a la humanidad ha sido con la conciencia como espada. El fiat de las palabras escondidas son la voz y el poder del silencio. No necesito conciencia harto tengo con mi alma con mi corazón con esta razón sin razón. Soy rebelde y con causa con efecto sin rabia. Serenidad y paciencia mucha paciencia decía Kalimán. El pueblo es la voz de Dios... por eso el mundo está como esta sordo ciego mudo. Soy quien soy y más o menos peor igual soy un sueño de un endriago de un demiurgo de un fantasma borracho ¡No! soy un príncipe mendigo un unicornio azul un sapo ¡Croack!

-¡Croack!- ¡urgente! ¡Please! un beso! ¡ Croack! ¡Kiss me!
-¿Francés?-
O.k. Así esta mejor. Eres una bruja.-¡Muuua!- Te devuelvo el beso. 

Comentarios

  1. Muy original, un placer leerte.
    Te dejo un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me van a felicitar en el próximo aquelarre: como que les voy a llevar un cazador de brujas profesional!

    ResponderEliminar
  3. Neruda escribía con tinta verde sus versos de amor. Bellísimo texto.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…