Vistas a la página totales

martes, 11 de marzo de 2014

Es un ángel

Al despertar, están sus ojos abiertos, y en sus pupilas se lleva los míos...
Y así trascurre el día: 
En la mañana veo a través de ella. En la tarde escucho por sus oídos, y en la noche hablo por su boca.
Mi alma aprendió a latir con su corazón, y sus labios sienten sin que los toque, mis besos brujos desde la distancia...
¡Es un ángel! -me dijeron al oído- quien se sonroja con la misma facilidad que sonríe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario