Ir al contenido principal

De anti editoriales y otros delitos

(Foto: Passofinno)

Después de leer algunos editoriales sobre diversos temas, donde la opinión toma rumbos por caminos asfaltados, por trochas y por atajos; queda la impresión de que toda solución propuesta al lector, no llega a su destino, ni conduce a la meta que habría de llegar.
Parece como si las palabras al ir tejiendo el texto se van descosiendo al final. La expolición se camufla en las frases, y no es por ignorancia ni falta de gramática, y menos aún de ingenio y creatividad por que de esto y más nos sobra a los colombianos; si no, que lo dicho se torna en pescadilla como un círculo vicioso que se traga su propia cola. Todo está bien escrito, pero nos sigue faltando los cinco para el peso, se requiere que el aforismo aflore con la credibilidad de la ¡Eureka! y no haya quien o porqué deba refutar. Se necesita un editorial que plantee el problema y que al menos nos oriente a la solución, sin dejarnos desviar a los sofismas ni a las entelequias.
De distinta forma todos los editoriales dicen lo mismo, y nos dejan un acertijo en cada lectura. Sé que hay un riesgo al generalizar, peo si leemos entre líneas y logramos encontrar la semiología que hay entre los espacios de cada palabra, podemos redescubrir que la guerra y la paz son los protagonistas del bien y del mal que nos aquejan, que están cabalgando hacia todas las direcciones y han permeado todo asunto a tratar.
Sin embargo, el bien y el mal se mezclan astutamente jugando a dos bandos. Se disfrazan, se dilatan, y los hilos que se destejen en cada argumento, manejan al bien y al mal como a títeres que lanzan piedras en los caminos asfaltados, enroscan maleza en las trochas y tienden enredos en los atajos. Es como si algo más estuviera detrás de ellos, y no digamos que son los extraterrestres para no perder credibilidad, pero algo aí está pasando.
Se publican editoriales, se escriben textos y notas, se busca afanosamente que los contenidos expliquen al detalle el porqué de las cosas; y pasa como en el drama de Sísifo que al llegar a su destino, la piedra se derrumba igual que las palabras en las columnas de opinión. Todo cae al abismo, y es necesario retroceder como en un túnel del tiempo para empezar nuevamente a encontrar las razones, que desde y antes de la Independencia, no hemos podido decantar para hallar la esencia de nuestra idiosincracia.
Llevo un tiempo pensando en como escribir un anti editorial donde lo que proponga en él, este de acorde con la opinión. Algo imposible de lograr. Por más que se intente inventar el lego en las palabras que edifiquen una verdad como la gran panacea, estoy casi seguro que así como puede ser un anti editorial no es nada raro que se pueda convertir en un delito o hasta en una grave enfermedad que ni el bálsamo del feo Blas pueda solucionar.
En el país de la felicidad también el bien y el mal pueden bailar, reír y gozar; la cárcel es posible para el inocente y el poder para los culpables, el sagrado corazón puede arder y no quemar o viceversa. Por eso, hoy no quise pensar más en cómo escribir este anti editorial, y me arriesgué sin anestesia a hacerlo sin freno, para ver si de pronto llego a donde deberían llevar los caminos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …