Ir al contenido principal

De la noche a la mañana

 (Dibujo:Passofinno)


De la noche a la mañana se hizo millonario, todo se le fue dando como por arte de su bonhomía, pero lo más extraño es que esta nueva riqueza que llegaba a su pobreza lo cambio todo: Su carácter jovial, sus formas educadas de decir y hacer las cosas, su noble pensamiento, sus generosos gestos; el imperioso afán por compartir se fue perdiendo con el nuevo cambio de vida.

-¡Lo perdimos!- Decían los que lo conocían cuando lo veían transitar por las calles en sus lujosos autos. No miraba a nadie. Su mirada al frente del parabrisas solo se concentraba en el horizonte, incluso no utilizaba el retrovisor porque era como observar el pasado. Todo lo que le recordara o se asimilara con la palabra "pretérito" lo detestaba. Aprendió a odiar muy rápido con los muchos centavos que ahora sumaban sus millones.
Escondió sus ojos tras unas gafas oscuras, ya las joyas que usaba en sus manos no le causaban alergia, como aquel carranchil que se le despertó cuando en la mano izquierda estrenó su primer reloj, la esclava de oropel en la derecha y la cadena de oro golfi con crucifijo y todo que pendió del cuello. Desde el día que vio como su piel producía velozmente un exantema, juró no volver a usar joya alguna y menos aún bisutería barata que lo hiciera aparentar como un camaján o un montañero de pueblo. Él era un hombre serio y no necesitaría de tanta pendejada para demostrarse a si mismo quien era...

Pero, en esta vida, de la noche a la mañana el mundo gira y gira. Lo que hoy pensamos, al día siguiente se olvida o con los años se acentúa para coger fuerza al primer giro que se le presenta, y sale volando como pepa de guama todo ideal que se cultiva en el orgullo, en la prepotencia o en la ignorancia. Nada es eterno aunque creamos que sí, y el destino tiene siempre planes que desconocemos.

Se le arraigó el odio hacia los pobres, para él ya no eran dignos de consideración, solo representaban la pobreza que genera la pereza. -¡Hay que meterles un taco por el culo para que se muevan, tienen que trabajar caminando y miando para que no hagan charcos, nada de contemplaciones con tanto hifueputa hambriento que todo lo quieren regalado, esa manada de zarrapastrosos viven con la mano extendida, no se puede ser caritativo con ellos porque de inmediato lo cogen a uno de mingo todos esos cabrones!- Eso fue haciéndose su discurso, las palabras de desprecio estaban siempre a la orden de la mañana, tarde y noche. Los códigos lo hacían más fuerte y a la vez más odiado, el temor que infundía era su cómplice, no le fue difícil tener pronto una recua humana a su servicio, tan dócil como un elefante domado que le pueden amarrar una pata con un lazo en cualquier rama. Un ejército de esclavos dominados por el miedo y las necesidades le obedecían antes de dar las órdenes, adquirieron una telepatía que envidiaría cualquier agencia de espionaje e informática.. Este hombre, que se volvió rico de la noche a la mañana, recomenzó a cambiar todo alrededor de su espacio, Olvidando cada uno de sus ideales, los mismos que soñó realizar algún día cuando fuera millonario.
Definitivamente esto de ser rico es para los pobres.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…