Ir al contenido principal

De la noche a la mañana

 (Dibujo:Passofinno)


De la noche a la mañana se hizo millonario, todo se le fue dando como por arte de su bonhomía, pero lo más extraño es que esta nueva riqueza que llegaba a su pobreza lo cambio todo: Su carácter jovial, sus formas educadas de decir y hacer las cosas, su noble pensamiento, sus generosos gestos; el imperioso afán por compartir se fue perdiendo con el nuevo cambio de vida.

-¡Lo perdimos!- Decían los que lo conocían cuando lo veían transitar por las calles en sus lujosos autos. No miraba a nadie. Su mirada al frente del parabrisas solo se concentraba en el horizonte, incluso no utilizaba el retrovisor porque era como observar el pasado. Todo lo que le recordara o se asimilara con la palabra "pretérito" lo detestaba. Aprendió a odiar muy rápido con los muchos centavos que ahora sumaban sus millones.
Escondió sus ojos tras unas gafas oscuras, ya las joyas que usaba en sus manos no le causaban alergia, como aquel carranchil que se le despertó cuando en la mano izquierda estrenó su primer reloj, la esclava de oropel en la derecha y la cadena de oro golfi con crucifijo y todo que pendió del cuello. Desde el día que vio como su piel producía velozmente un exantema, juró no volver a usar joya alguna y menos aún bisutería barata que lo hiciera aparentar como un camaján o un montañero de pueblo. Él era un hombre serio y no necesitaría de tanta pendejada para demostrarse a si mismo quien era...

Pero, en esta vida, de la noche a la mañana el mundo gira y gira. Lo que hoy pensamos, al día siguiente se olvida o con los años se acentúa para coger fuerza al primer giro que se le presenta, y sale volando como pepa de guama todo ideal que se cultiva en el orgullo, en la prepotencia o en la ignorancia. Nada es eterno aunque creamos que sí, y el destino tiene siempre planes que desconocemos.

Se le arraigó el odio hacia los pobres, para él ya no eran dignos de consideración, solo representaban la pobreza que genera la pereza. -¡Hay que meterles un taco por el culo para que se muevan, tienen que trabajar caminando y miando para que no hagan charcos, nada de contemplaciones con tanto hifueputa hambriento que todo lo quieren regalado, esa manada de zarrapastrosos viven con la mano extendida, no se puede ser caritativo con ellos porque de inmediato lo cogen a uno de mingo todos esos cabrones!- Eso fue haciéndose su discurso, las palabras de desprecio estaban siempre a la orden de la mañana, tarde y noche. Los códigos lo hacían más fuerte y a la vez más odiado, el temor que infundía era su cómplice, no le fue difícil tener pronto una recua humana a su servicio, tan dócil como un elefante domado que le pueden amarrar una pata con un lazo en cualquier rama. Un ejército de esclavos dominados por el miedo y las necesidades le obedecían antes de dar las órdenes, adquirieron una telepatía que envidiaría cualquier agencia de espionaje e informática.. Este hombre, que se volvió rico de la noche a la mañana, recomenzó a cambiar todo alrededor de su espacio, Olvidando cada uno de sus ideales, los mismos que soñó realizar algún día cuando fuera millonario.
Definitivamente esto de ser rico es para los pobres.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …