Ir al contenido principal

¡Adiós!


Los adioses tienen el poder de volar. La sola palabra adiós -cuando se pronuncia- suena a cristales rotos; es como si unas alas alzaran el vuelo mientras se les caen las plumas como lágrimas de bacarat, pero qure no regresan a recogerlas, saben que están hechas pedazos.

Llorar la despedida impulsa los vuelos sin mirar atrás, no hay marcha con reversa.
Decir adiós rompe todas las normas, a veces son los ojos los que se encargan de decir ese adiós. 
Otras veces son las palmas abiertas mostrando las lineas de la vida, ciclos vitales. 
Mis adioses en las despedidas los doy de espalda, si miro de frente no me voy.

El adiós duele -eso es cierto- y duele más cuándo se le dice adiós a un fantasma, se despide de una ilusión o de un sueño; pero lo acompañará por siempre un dolor que no se calma, una lágrima dispuesta y un ¡ay! como saeta atravesada en el corazón; esos adioses que no vuelven con caminos que nunca alcanzan el horizonte, son los que en verdad duelen.

¡Adiós!
Es hoy la palabra que no se esconde.
Un ósculo que quiso ser rebelde
Y profanar lo sagrado.
Una huella que se borra,
Una memoria sin voz,
Una rosa negra como testimonio
Una ingratitud como tirano
Un olvido que venció... 
¡Adiós es la palabra clave!

Comentarios

  1. Es demasiado adios. Espero que no te estés despidiendo mi querido Gemelo. Quiero seguir leyéndote. Ah, y por favor no te olvides de los amigos. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Un adiós entre amigos significa hasta pronto.
    Que tu adiós nunca llegue.
    Raquel

    ResponderEliminar
  3. Pido mil perdones, ando algo perdida y liada.
    No puedo decir Adiós aunque a veces necesite hacerlo.

    Te quiero Mi Poeta

    ResponderEliminar
  4. Adiós es una palabra dura de asimilar, como dice la canción (ignoro de quién es, sólo he oído versiones de este clásico del jazz) "Everytime/we say goodbye/I die a little"...
    Abrazos, nuestro inspirado poeta...!

    ResponderEliminar
  5. Mi Geme , lastimosamente tendré que irme y espero que este adiós sea como dice mi adorada Raquél " : Un adiós entre amigos es un hasta pronto " , ojalá así sea y que la distancia sea corta para no demorar mucho el regreso . Mi Divina Silencios , a ti se te perdona todo y mas y además no hay de que pedir perdón , tienes todas mis licencias y sabes que te quiero yo mucho mas . Ursus Polaris :eres un joven sabio e inteligente , tienes ese Don de GENTES , ME SIENTO ORGULLOSO DE CONSIDERARME TU AMIGO , ¡ ABRAZOS MI AMIGO !

    ResponderEliminar
  6. ¿?....volveré....no sé cuando ,pero volveré ....no me falles ....

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué es el Adiós? El adiós que se siente sólo significa una cosa: ¡Eres humano!

    ResponderEliminar
  8. Adiós mi príncipe decía la princesa desde la ventana, Adiós mi vida hasta siempre.

    ResponderEliminar
  9. Una vez me encontré con un hombre que ya conocía. No de ahora... Había olvidado su sonrisa y su voz. Tampoco recordaba su rostro ni su nombre. No me daba cuenta de su cercanía desde siempre: Es que la vida suele ser engañosa. Pero no contaba conque él es mañoso y tremendo; anda con paso fino cuando quiere y deja huella como el zorro.
    En fin, sólo me acordé de una historia que una vez me contaron. Tenía que ver con reencuentros y tiempos sin tiempo, de aquellos que no marca el reloj ni tus ansias. Con mirar en otros ojos la propia mirada y hacer silencio ante lo incomprensible.
    Ese silencio a veces es necesario para alcanzar el sosiego. Yo lo necesito mucho.
    Siempre has estado y no lo sabía. Siempre has estado y lo sé. Siempre estarás, de eso estoy segura. Siempre estaré... en silencio.

    ResponderEliminar
  10. No quiero un adiós...no lo acepto!!! mejor un hasta pronto ok

    ResponderEliminar
  11. Es la vida. Ir, venir, salir, volver...
    Me alegraría que volvieras. Un abrazo enorme, allá dónde te encuentres

    ResponderEliminar
  12. El adios siempre deja amargo sabor en la boca, y un poco vacio el corazon.Yo te digo hasta siempre. no me falles tu..... no nos falles.

    ResponderEliminar
  13. Amigazo seré breve "el Adiós" es un ciclo, luego viene inevitablemente "el Hola". Solo espero no equivocarme en mis afirmaciones, pero yo sé que veré ese HOLA.
    Si se calla el cantor calla la vida......
    Un abrazo de tu hermano pampero.

    ResponderEliminar
  14. Pepe , el adiós no tiene respuesta , ni el mismo adiós la conoce jajajaja , eso creo yo .
    Silencios : ¿ Está aún la Princesa en la ventana ?
    Anónimo : Siempre estarás , de eso también estoy seguro , necesito mirar en tus ojos mi mirada .
    Vuelo de hada : Yo tampoco lo acepto , el adiós no es invencible , los soñadores siempre lo vencemos .
    El niño del espejo , que bueno encontrarte acá ,me animas con tu presencia ¡ saludos !
    MTX : No te fallo , no hay vacíos ni habrá amarguras , que lujo tenerte aquí ¡ un abrazo !
    Mr. Musik :¡ HOLA AMIGAZO ! ja ja ja ja , y un abrazo Colombiano de este tu hermano !!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…