Ir al contenido principal

¡Adiós!


Los adioses tienen el poder de volar. La sola palabra adiós -cuando se pronuncia- suena a cristales rotos; es como si unas alas alzaran el vuelo mientras se les caen las plumas como lágrimas de bacarat, pero qure no regresan a recogerlas, saben que están hechas pedazos.

Llorar la despedida impulsa los vuelos sin mirar atrás, no hay marcha con reversa.
Decir adiós rompe todas las normas, a veces son los ojos los que se encargan de decir ese adiós. 
Otras veces son las palmas abiertas mostrando las lineas de la vida, ciclos vitales. 
Mis adioses en las despedidas los doy de espalda, si miro de frente no me voy.

El adiós duele -eso es cierto- y duele más cuándo se le dice adiós a un fantasma, se despide de una ilusión o de un sueño; pero lo acompañará por siempre un dolor que no se calma, una lágrima dispuesta y un ¡ay! como saeta atravesada en el corazón; esos adioses que no vuelven con caminos que nunca alcanzan el horizonte, son los que en verdad duelen.

¡Adiós!
Es hoy la palabra que no se esconde.
Un ósculo que quiso ser rebelde
Y profanar lo sagrado.
Una huella que se borra,
Una memoria sin voz,
Una rosa negra como testimonio
Una ingratitud como tirano
Un olvido que venció... 
¡Adiós es la palabra clave!

Comentarios

  1. Es demasiado adios. Espero que no te estés despidiendo mi querido Gemelo. Quiero seguir leyéndote. Ah, y por favor no te olvides de los amigos. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Un adiós entre amigos significa hasta pronto.
    Que tu adiós nunca llegue.
    Raquel

    ResponderEliminar
  3. Pido mil perdones, ando algo perdida y liada.
    No puedo decir Adiós aunque a veces necesite hacerlo.

    Te quiero Mi Poeta

    ResponderEliminar
  4. Adiós es una palabra dura de asimilar, como dice la canción (ignoro de quién es, sólo he oído versiones de este clásico del jazz) "Everytime/we say goodbye/I die a little"...
    Abrazos, nuestro inspirado poeta...!

    ResponderEliminar
  5. Mi Geme , lastimosamente tendré que irme y espero que este adiós sea como dice mi adorada Raquél " : Un adiós entre amigos es un hasta pronto " , ojalá así sea y que la distancia sea corta para no demorar mucho el regreso . Mi Divina Silencios , a ti se te perdona todo y mas y además no hay de que pedir perdón , tienes todas mis licencias y sabes que te quiero yo mucho mas . Ursus Polaris :eres un joven sabio e inteligente , tienes ese Don de GENTES , ME SIENTO ORGULLOSO DE CONSIDERARME TU AMIGO , ¡ ABRAZOS MI AMIGO !

    ResponderEliminar
  6. ¿?....volveré....no sé cuando ,pero volveré ....no me falles ....

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué es el Adiós? El adiós que se siente sólo significa una cosa: ¡Eres humano!

    ResponderEliminar
  8. Adiós mi príncipe decía la princesa desde la ventana, Adiós mi vida hasta siempre.

    ResponderEliminar
  9. Una vez me encontré con un hombre que ya conocía. No de ahora... Había olvidado su sonrisa y su voz. Tampoco recordaba su rostro ni su nombre. No me daba cuenta de su cercanía desde siempre: Es que la vida suele ser engañosa. Pero no contaba conque él es mañoso y tremendo; anda con paso fino cuando quiere y deja huella como el zorro.
    En fin, sólo me acordé de una historia que una vez me contaron. Tenía que ver con reencuentros y tiempos sin tiempo, de aquellos que no marca el reloj ni tus ansias. Con mirar en otros ojos la propia mirada y hacer silencio ante lo incomprensible.
    Ese silencio a veces es necesario para alcanzar el sosiego. Yo lo necesito mucho.
    Siempre has estado y no lo sabía. Siempre has estado y lo sé. Siempre estarás, de eso estoy segura. Siempre estaré... en silencio.

    ResponderEliminar
  10. No quiero un adiós...no lo acepto!!! mejor un hasta pronto ok

    ResponderEliminar
  11. Es la vida. Ir, venir, salir, volver...
    Me alegraría que volvieras. Un abrazo enorme, allá dónde te encuentres

    ResponderEliminar
  12. El adios siempre deja amargo sabor en la boca, y un poco vacio el corazon.Yo te digo hasta siempre. no me falles tu..... no nos falles.

    ResponderEliminar
  13. Amigazo seré breve "el Adiós" es un ciclo, luego viene inevitablemente "el Hola". Solo espero no equivocarme en mis afirmaciones, pero yo sé que veré ese HOLA.
    Si se calla el cantor calla la vida......
    Un abrazo de tu hermano pampero.

    ResponderEliminar
  14. Pepe , el adiós no tiene respuesta , ni el mismo adiós la conoce jajajaja , eso creo yo .
    Silencios : ¿ Está aún la Princesa en la ventana ?
    Anónimo : Siempre estarás , de eso también estoy seguro , necesito mirar en tus ojos mi mirada .
    Vuelo de hada : Yo tampoco lo acepto , el adiós no es invencible , los soñadores siempre lo vencemos .
    El niño del espejo , que bueno encontrarte acá ,me animas con tu presencia ¡ saludos !
    MTX : No te fallo , no hay vacíos ni habrá amarguras , que lujo tenerte aquí ¡ un abrazo !
    Mr. Musik :¡ HOLA AMIGAZO ! ja ja ja ja , y un abrazo Colombiano de este tu hermano !!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …