Ir al contenido principal

¡JALOGÜIN!


Nunca le podía decir que no, a todo lo que me decía siempre le dije que sí. Si me preguntaba que si iba a amanecer con ella, azurrunchaito en la cama haciendo cositas; automáticamente le decía que sí aunque tuviera mil cosas más para hacer, y a sabiendas de lo que me esperaba al llegar al otro día a la casa. 
Si me preguntaba el querer repetir la dosis después de la cuarta, yo le decía que sí, que no había quinto malo. Qué sí la quería ¡qué si! Qué si la amaba ¡qué si! Qué si le era fiel ¡qué sí! Que si el mundo le daba  ¡qué sí que a sus pies! ¿Qué, qué, qué, qué? ¡Sí, sí, sí, sí!

Era imposible resistirse a su tentación, la voluntad se albergaba en mi falo sin querer salir de su punto "G" . Era tentadora con solo verla, su mirada tenía todas mis respuestas ¡para que preguntar! sus piernas moldeadas por el deseo me despertaban un zururú dentro de mi piel, algo así como una ansiedad, un tembleque disimulado, un cosquilleo delicioso e irresistible en mis genitales; todo se ponía en guardia, se paraba todo, hasta el pelo se erizaba; lo único que no se paraba era el corazón, ese músculo latía mas fuerte, se aceleraba como un bólido de la fórmula uno (F-1) y ni que decir, cuando me hablaba casi entre dientes mordiendo suavemente el lóbulo de mi oreja izquierda por donde empezaban a entrar sin pagar peaje los sonidos del pecado .

-Te adoro vida mía amor mío papi hermoso dueño y señor mío lindo divino hazme tuya como quieras así, así   ay  ay  aaahhhh, más, más mi corazón  mi brujito ¡ay! ¡ayayayyy  uuffff  aaajjhhhaahh!-
...Y mil palabras más que salían de su escondite, voces de grueso y bajo calibre, susurradas  acorraladas, repetidas, gemelas, inquietas, dulces, agresivas, suaves, mudas, gemidas, salvajes, pícaras, coquetas, Groseras ¡Muy Groseras! todas en carnaval de lujuria desnudando la libido, que es mejor no decirlas porqué se espanta el escándalo...

Lo que no podré olvidar jamás son sus besos, eran brujos con candela y fuego, mordelones vampírescos, carnudos de labios gruesos, indecentes como ninguno, vírgenes abiertos, putos sin compasión. Siempre me decía cuando engarzaba su lengua a la mía -como lamia furiosa- que nadie me besaría como ella me besa, que ese era el secreto, que ni lo intentara probar con otra, que era inútil hacerlo, que no encontraría otros labios dispuestos y otra mas bruja que ella y... hasta el día de hoy se ha cumplido el conjuro (si así podemos llamarlo) aunque yo estoy sospechando que es brujería.
¡Sus besos, esos besos! Me los recuerdan unos amantes en sombras, que vienen a mi lago cuando empieza a caer la noche de rodillas ante el ocaso; donde yo, desde una piedra, sentado, los veo con envidia y remordimiento con la esperanza puesta en unos labios. Se besan y se besan sin descanso, con descaro, hacen retroceder al tiempo de puntitas como queriendo actualizar los momentos que no han estado juntos, son lenguas voraces. Ella se lo quiere tragar como una boa constrictora y él, busca y busca con su boca tragársela primero ...
Sólo una vez le dije que ¡No! y no debí hacerlo, fue la única vez, lo hice inconsciente, como por inercia, estaba tan embelesado viendo sus entrepiernas que me cogió fuera de base, no capté mi respuesta, no medité en la consecuencia, lelo, zurumbático quedé cuando caí en cuenta de mi tonta respuesta... Me preguntó que si me iba a disfrazar en el Halloween y le dije que ¡No! y ¡Zass! ¡que dije Dios mío! Dos letras fatales salieron de mi boca, boca loca que tanto se equivoca y se abre y se cierra mas veces que la puerta de un burdel y esas dos letras en palabra corta cambiaron mis afortunados ¡Sí! por un imprevisto ¡No! me disfrazaron para siempre, las tomó como un insulto irreparable. Acéfalo de excusas y disculpas, no pensó dos veces mi castigo y la condena porqué le ofendí con un maldito ¡No! su día más sagrado... Ipso facto, con un hábil tic de su nariz me trasformó en un vulgar sapo: ¡Croack, croack!

Coda:
Si algún día
Me ves sentado
En la piedra del lago,
Ten compasión
Y bésame sin asco
Igual o mejor
Que la tentadora,
Ese es el secreto
Para borrar de mi
Este conjuro o brujería
Como yo le llamo,
Y seré para ti
Por siempre tu esclavo
¡Croack, croack!

Nota: Los besos solo se aceptan de mujeres, son los únicos que pueden transformarlo
¡Croack, croack!


Comentarios

  1. jajajaja ay amiguis cuanto extrañaba estos escritos que tanto me divierten y me animan en verdad y uf que voltaje no? con esa brujilla sersi jaja y bueno espero encontrrte por ahi en algún lago entonces y ya vere si me animo porque quizás con un beso mío quedas pero comnvertido en otra cosa nunca se sabe jajaj

    ResponderEliminar
  2. Con tus besos mi amiguis , de seguro quedo convertido en un Bambi ja ja ja ja ja ,tus besos también embrujan ja ja ja ja , te quiero belleza , un besotote !!

    ResponderEliminar
  3. Ay!!!!!

    Poeta jamás cambiaras, y lo mejor, es que no quiero que cambies, así eres perfecto.
    Gracias por unas carcajadas tempranas.
    TQM
    Mis besos jamás te falten.

    ResponderEliminar
  4. ¡Uy! Eres desastrozamente encantador :-)

    ResponderEliminar
  5. Huele a Halloween , está cerca y ya van llegando mis brujillas preferidas ja ja ja ja , menos mal que aquí en este blog puse un parqueadero para escobas jajajaja y sin cobrar !!ja ja ja ja .
    Silencios , Mi Divina , si supieras la alegría que me dio saber que le saqué a tu tristeza unas carcajadas tempranas , tu sonrisa me hace bién .MBSQJTF,J´TA.

    Anónimo :¡ MMMMMMmmmmmmmmmmmmmmmuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa !

    ResponderEliminar
  6. jajaj que alegria volver a leer cosas asi de ti.

    Mis besos tambien los tienes.

    ResponderEliminar
  7. Mtx , recibo tus besos y tus sonrisas , me alegra que estes aquí !!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …