Ir al contenido principal

Estas ganas de matarme .( I ).


Le dieron ganas de suicidarse, asi  le contó a su mejor amiga.

No es la primera vez que se lo dice (Desde que se conocen , y de eso hace ya muchos años), lo ha dicho un montón de veces; pero esta vez, ella empezó a preocuparse fuera de lo normal; mas, lo disimuló muy bien delante de él. Hizo como las últimas veces : se quedó callada,  mirando -como si no lo viera- y  haciendo un belfo con uno de sus labios.

El siguió hablando, o mas bien rumiando sus desgracias y tristezas; se notaba lo harto que estaba de todo y de todos, hasta de ella misma. Le reprochó su frialdad que le ganaba a la de él, le dijo sin groserías ni mala educación que el ya no creía en ella, que sentía que su amistad estaba gastada y que ni el ni ella habían hecho nada para repararla, que incluso estaba seguro que no habían repuestos para cambiar los que mal en ellos estaban.

¡Bla, bla, bla, bla, bla, bla...............!

Esa noche el habló sin parar y de los dos , él , es el que menos habla, pero esa noche una nefaria inspiración lo tenía por su cuenta, sentía la necesidad de asesinar su rabia, degollar la ira, inventar la frase lapidaria que la muerte envidiaría; iba en busca del único resultado que se podía dar, lo nefasto sería real. Por eso a cada palabra le puso pausas en cada letra para que al hablar lento se entendieran mejor, y no por decirlas con buena dicción perdieran la pasión enlazadas en las frases.

Habló como caminan los elefantes : " Lentos, firmes, seguros y aplastantes " , concisos le agrego yo.

(Cont.)

Comentarios

  1. No se por que nace ese deseo de asesinarse, se necesita valor para quitarse la vida. Otros dicen que es cobardía, yo creo que es valor. Si todos le temen a la muerte...Quitarse la vida es valor. Miro una tragedia en puerta. Espero el final.

    Besos.

    Te informo que estaré fuera quizás todo el mes de diciembre y parte de enero. Siempre estaré atenta a vuestras publicaciones cuando tenga tiempo entraré a comentarles. Muchos besos mi querido Geme.

    ResponderEliminar
  2. Un relato bien cocinado. Nunca entenderé a aquellos que deciden quitarse la vida. Supongo que eso deriva de algún tipo de enfermedad mental, como la depresión.
    Encantado de verte por aquí, cada vez entro menos.

    ResponderEliminar
  3. Mejor mata, que matarte!!!

    Passofinno muy buen relato, porque eso espero, que sea un relato. :)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Tuve un profesor que decía que quien se suicida es un valiente ante la muerte y un cobarde ante la vida, espero por la segunda parte en todo caso creo que cada quien tiene derecho de disponer su vida como le de en gana un beso tu infiel siempre fiel

    ResponderEliminar
  5. Quien no ha pensado en suicidarse alguna vez? Pero queremos ser cobardes y que nos recuerden como tal?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, entré a tu blog por un contacto, me pareció muy bueno, no quería salir sin decírtelo. Voy a seguirte. Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
    Un abrazo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Vengo a agradecerte los hermosos comentarios que dejaste en mis blogs. Llego llena de emoción y de esperanza. Cuando la generosidad de una persona es tan gigantesca como para elevar su pluma al máximo nivel y regalar el obsequio más preciado a quien escribe, como es ser su espectador y darle aliciente, ese SER (así con mayúsculas) es decididamente admirable. Dejas perfumado el aire cada vez que pasas por las letras, no sólo en tus entradas, si no por dónde vayas. Tus cálidas frases son contenido y continente. Me descubro ante vos. Eres admirable, ¡yo te admiro!
    Te deseo la mayor de las felicidades y un éxito inconmensurable.
    Un abrazo gigante desde Ciudad de Buenos Aires

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Haz que suene la campana, quiero verme en tus ojos...

(Dibujo: Passofinno)
Era tanto el deseo de verte que no esperé a que hicieran sonar la campana. Yo mismo me escabullí sin que el profesor, ni alguno de los alumnos del salón de clases se percataran de mi salida. Corrí ansioso al lugar del toque, y sin pensarlo dos veces jale el cordón con tanta fuerza que se desprendió el badajo de la campana, cayendo tan estrepitosamente desde el segundo piso que por poco no le reventó en la cabeza al rector. Igual, tan veloz como llegué, huí de ahí; por fortuna nadie se dió cuenta que fue mi amor por ti el que produjo tanto escándalo, y ese solo fue el primero de los muchos que habrían de llegar... Desde ese día nadie la volvió a tocar, el tilín - tilán que anunciaba la hora del recreo o de la salida, no volvió a sonar.  Creo que fue cosa de las directivas del colegio, el que resolvieron que sería un peligro volver a instalar el badajo y se pudiera presentar otro accidente donde no se tuviera la misma suerte y pudiese salir alguien herido o quizás -…

El sábado en la noche

(Dibujo: Passofinno)
Siempre son la mismas palabras, todas hablan del sol de la luna, de los vientos, del mar o las estrellas. Todas están curtidas por el tiempo, la pátina se ha cansado de pintarlas, parecen desgarbadas, su sonido ya no es igual es atonal, de ecos vacíos, porosos con zumbidos que al leer resecan la boca y rajan los labios. Palabras gastadas que se acomodan como los zapatos viejos que ya no tienen suelas y se les entran las aguas y las piedras, toda la arena al caminar porque están rotas, como están rotos los sentimientos, los corazones que laten de ira, sin más emociones que su odio y su envidia.

Hay que empezar a hablar con la lengua afuera como lo hacen los perros cuando tienen sed, cuando dicen que están cansados, que no los jodan más. Hay que empezar a hablar como lo hacen los gatos, con maullidos, y ronroneos cuando están enamorados, todo lo quieren ya y se les da. Hay que empezar a hablar como lo hacen los ruiseñores que cuando trinan sus cantos en la mañana se…

No, por favor

("Un adiós")
Fue un ruego en un susurro. Sus labios en mis labios, por cada beso dejaban escapar un rumor: -No, por favor- le escuchaba sin hacerle caso, mi amor era más fuerte que la razón… Le besaba tan apasionado, que a pesar de sus ruegos no se resistía. Solo pronunciaba esas palabras -No, Por favor- como una oración ante un pecado sagrado. Ella, como yo, nos amamos; pero nos dijimos adiós. Su adiós fue anunciado, decidido; el mío en contra de la voluntad. Esa noche, iba a ser la gran noche, por tanto tiempo el día esperado. Subimos al alto de la colina, no hubo obstáculos, el camino estuvo despejado, y al llegar a la cima ella tuvo frío, temblaba un poco, se abrigó para entrar en calor. El viento estaba generoso porque a pesar de su fuerza, nos acariciaba. Digamos que era una brisa fresca que invitaba a que estuviéramos abrazados mientras nos besábamos. Hubo momentos de silencio a cada intervalo cuando mirábamos la ciudad, nuestra ciudad. Yo quería adivinar su pensamiento …