Ir al contenido principal

Estas ganas de matarme .( I ).


Le dieron ganas de suicidarse, asi  le contó a su mejor amiga.

No es la primera vez que se lo dice (Desde que se conocen , y de eso hace ya muchos años), lo ha dicho un montón de veces; pero esta vez, ella empezó a preocuparse fuera de lo normal; mas, lo disimuló muy bien delante de él. Hizo como las últimas veces : se quedó callada,  mirando -como si no lo viera- y  haciendo un belfo con uno de sus labios.

El siguió hablando, o mas bien rumiando sus desgracias y tristezas; se notaba lo harto que estaba de todo y de todos, hasta de ella misma. Le reprochó su frialdad que le ganaba a la de él, le dijo sin groserías ni mala educación que el ya no creía en ella, que sentía que su amistad estaba gastada y que ni el ni ella habían hecho nada para repararla, que incluso estaba seguro que no habían repuestos para cambiar los que mal en ellos estaban.

¡Bla, bla, bla, bla, bla, bla...............!

Esa noche el habló sin parar y de los dos , él , es el que menos habla, pero esa noche una nefaria inspiración lo tenía por su cuenta, sentía la necesidad de asesinar su rabia, degollar la ira, inventar la frase lapidaria que la muerte envidiaría; iba en busca del único resultado que se podía dar, lo nefasto sería real. Por eso a cada palabra le puso pausas en cada letra para que al hablar lento se entendieran mejor, y no por decirlas con buena dicción perdieran la pasión enlazadas en las frases.

Habló como caminan los elefantes : " Lentos, firmes, seguros y aplastantes " , concisos le agrego yo.

(Cont.)

Comentarios

  1. No se por que nace ese deseo de asesinarse, se necesita valor para quitarse la vida. Otros dicen que es cobardía, yo creo que es valor. Si todos le temen a la muerte...Quitarse la vida es valor. Miro una tragedia en puerta. Espero el final.

    Besos.

    Te informo que estaré fuera quizás todo el mes de diciembre y parte de enero. Siempre estaré atenta a vuestras publicaciones cuando tenga tiempo entraré a comentarles. Muchos besos mi querido Geme.

    ResponderEliminar
  2. Un relato bien cocinado. Nunca entenderé a aquellos que deciden quitarse la vida. Supongo que eso deriva de algún tipo de enfermedad mental, como la depresión.
    Encantado de verte por aquí, cada vez entro menos.

    ResponderEliminar
  3. Mejor mata, que matarte!!!

    Passofinno muy buen relato, porque eso espero, que sea un relato. :)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Tuve un profesor que decía que quien se suicida es un valiente ante la muerte y un cobarde ante la vida, espero por la segunda parte en todo caso creo que cada quien tiene derecho de disponer su vida como le de en gana un beso tu infiel siempre fiel

    ResponderEliminar
  5. Quien no ha pensado en suicidarse alguna vez? Pero queremos ser cobardes y que nos recuerden como tal?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, entré a tu blog por un contacto, me pareció muy bueno, no quería salir sin decírtelo. Voy a seguirte. Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
    Un abrazo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Vengo a agradecerte los hermosos comentarios que dejaste en mis blogs. Llego llena de emoción y de esperanza. Cuando la generosidad de una persona es tan gigantesca como para elevar su pluma al máximo nivel y regalar el obsequio más preciado a quien escribe, como es ser su espectador y darle aliciente, ese SER (así con mayúsculas) es decididamente admirable. Dejas perfumado el aire cada vez que pasas por las letras, no sólo en tus entradas, si no por dónde vayas. Tus cálidas frases son contenido y continente. Me descubro ante vos. Eres admirable, ¡yo te admiro!
    Te deseo la mayor de las felicidades y un éxito inconmensurable.
    Un abrazo gigante desde Ciudad de Buenos Aires

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…