Ir al contenido principal

Nada suena

(Dibujo: Passinno)

Todas las cuerdas se las reventé a la guitarra, nunca pude con ella, ya no suena. Creo que se quedará condenada a un rincón, igual a donde tengo condenada mi alma.
No la hice mil pedazos por consideración con la madera, al fin y al cabo es de donde sale este papel en el que escribo esta decepción musical.
De verdad, que el mayor respeto, es un árbol el que me lo inspira; es el único que sin moverse de un lugar a otro, todo lo puede, todo lo da: Resistencia, valor, estoicismo, integridad, fuerza, alimento, abrigo, energía, sombra...
Hay en cada hoja, en cada rama, en el tallo, en la raíz, en la savia todo un conocimiento universal, lleva escrita la memoria genética de la naturaleza de principio a fin; por eso, el papel es su esencia, la reencarnación.
Mas, mi deseo era solo escribir sobre mi guitarra, sobre los acordes que se me enredaban en cada nota, sobre esa forma de rasgar como si estuviera chispeando mi machete en la calle antes de una pelea... pero es que ese olor de la madera, el de un árbol, el de una hoja de papel, el de los libros cerrados o abiertos, ese perfume silvestre, ese aroma de bosque ¡ay Dios! son como música a mi olfato. Será por ello que nunca aprendí a tocar esa bendita guitarra.
Me distraigo con facilidad.
Si canto con mi voz de tarro, las letras suenan como un poema borracho, las palabras me llevan a querer escribir una canción, y esa canción un poema, y ese poema un cuento y ese cuento una novela y... se me olvida que estoy tocando una guitarra, así como en este momento se me olvida lo que deseaba escribir... otro día será, porque hoy nada suena.

Comentarios

  1. Pobrecita esa guitarra, triste y muriendo de pena, olvidada en un rincón... ya no suena, ya no suena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Otro día más sin verte...

(Foto:Passofinno) "Ya, ya no puedo más
Ya me es imposible soportar
Otro día más sin verte..."

Y estás allá Donde el tirano bebe sangre Y se adueña de tus días Para que mis noches sean eternas.
Tu voz ya no escucho Solo el eco del recuerdo Suena en mis pesadillas Y calma la angustia.
El desespero se desborda Por las líneas de la paciencia. Como este grito que no escuchas Como estos llantos sin voz...
¡Ya no puedo más! Mi cabeza es un tambor de revólver Las balas están en tu olvido Los disparos en tu adiós.
Todo orden es mi caos Los versos sin rima
La cordura en mi locura Las palabras sin significado.
Otro día más sin verte.

Carambolo

(Dibujo: Passofinno)
Era un ábrete Sésamo en todo su esplendor, con solo mirar, la imaginación jugaba al conquistador: Una pluma de avestruz con sus barbas de igual tamaño, en filigrana de oro con un diamante azul como plumilla en el cálamo, y en el raquis escrito el nombre de Maat. Una jarra de alabastro con las vísceras y los órganos de un antiguo difunto, su color pálido muerto seguía intacto. Un pabellón de electro en miniatura, que al tocar hace sonar misteriosamente los acordes de una sambuca.
Dos brazaletes dorados con incrustaciones de turquesa que forman una espiral con cabeza y cola de cobra.
Una cadena doble de oro rosado, con cierre decorado en esmeraldas y ocho sellos giratorios que la ciñen.
Un escarabeo que lleva en su laspislázuli un pedacito de cielo.
Siete perlas negras, matizadas con el brillo tenue del inframundo, fijas en el centro de un ostracon tallado en piedra caliza de Tura.
Un gato egipcio, frontal policromado, labrado simétricamente en basalto y atento siem…

Entre vacíos

 (Foto: Passofinno)
Todo se torna vacío. No hay preguntas. Cualquier palabra que escucho es como si no tuviera sonido. Nada me llama la atención, hasta los poetas con sus versos me parecen gallinas culecas, son como un cacareo molesto, como si sus pasados pesaran tanto o más que esté presente donde la pedantería es grotesca y vanidosa, trifásica por lo latosa. Ya no hay escritores que valga la pena leer y  están haciendo quedar  en rídiculo a los antiguos, como si no les hubieran aprendido o entendido nada; casi todos los copian como autómatas, no son originales y se ufanan de sus lineas recicladas que solo son lastres sintácticos sin fuerza, rémoras incrustadas sin duendes, sin demiurgos, sin caballeros andantes con la locura como corona de la cordura.  Lo dulce tiene un sabor amargo, que empalaga, que fastidia. Ya nada de lo que leo o escucho me eriza la piel, ni me hace pensar, ni me anima a intentar cometer poesía. Creo que estoy muerto y mis átomos no se han desprendido porque no…